Por esto las mejores siestas son después de tomar café

Energía y medioambiente

Por esto las mejores siestas son después de tomar café

Es normal que todos los días después de la hora de la comida nos de sueño.

por The Objective

Es normal que todos los días después de la hora de la comida nos dé sueño. Esto tiene que ver con la digestión y los ciclos cicardianos. Por esta razón, varios estudios recomiendan que, de ser posible, mejor que elegir entre tomar una siesta o tomar un café, hagamos una siesta de café.

Una forma de mantenernos alerta durante el resto del día es dormir entre 10 a 20 minutos pero después de tomar un café. Suena extraño, pero no lo es tanto. De hecho, tiene una explicación científica. Los efectos de un café tardan entre 15 y 25 minutos en activarse por completo, por lo que tras tomarlo y dormir unos 20 minutos, despertarás alerta.

Para entender el por qué de este comportamiento hay que comprender la función de la cafeína en el cerebro. Esta sustancia, al llegar al cerebro, busca bloquear una molécula llamada adenosina. Es aquí donde se inicia una competencia entre ambas.

La adenosina es una molécula o un subproducto de la actividad cerebral que nos recuerda que debemos descansar.

Por esto las mejores siestas son después de tomar café 1

El café tarda entre 15 y 25 minutos en hacer efecto. | Foto: Samantha Gades | Unsplash

Si la cafeína interrumpe su función, compitiendo con esta, sentiremos menos cansancio. Sin embargo, la cafeína no puede bloquear toda la adenosina cerebral y hay puntos donde esta incluso consigue unirse a sus receptores. Ahí es donde entra en juego la siesta o ‘power nap’.

La cafeína requiere de algunos minutos para hacer efecto. Se trata del tiempo justo para hacer una siesta que por un lado limpia un poco el cerebro de la adenosina pero a la vez  resulta suficiente para permitir que la cafeína tenga un efecto más fuerte.

Un estudio de la Universidad de Loughborough, en Reino Unido, demostró que los participantes que tomaron una siesta de 15 minutos después de tomar un café cometieron menos errores en un simulacro de conducción a los que fueron sometidos tras despertarse, en comparación con aquellos que solo tomaron o la siesta o el café.

Otro análisis demuestra cómo las siestas de café también son beneficiosas para personas que han descansado poco. El estudio se basó en un experimento a 24 hombres a quienes dejaron sin dormir durante casi 24 horas, solo les permitieron tomar algunas siestas cortas durante el día. A 12 de ellos se les dio un placebo, y a los otros 12 se les dio cafeína antes de tomar las siestas. Resultó que los que tomaron el placebo realizaron significativamente peor una serie de pruebas cognitivas, en comparación a sus puntuaciones iniciales. Por su parte, los que sí habían tomado cafeína lograron puntuaciones iguales o superiores a las iniciales.