The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Por qué Canelo contra Golovkin es el combate del año

Foto: John Locher | AP

Canelo Álvarez nació hace 27 años en Jalisco. Comenzaron a llamarle así, Canelo, por su cabello pelirrojo y su piel pálida y con pecas. Pero en su familia desde pequeño le llamaban Santitos –su nombre es Santos Saúl Álvarez- y fue su hermano Rigoberto quien le descubrió el boxeo. Era blanco de burlas en el colegio y el boxeo fue su refugio. Como no podía entrenar en un gimnasio, lo hacía en la calle. Cuando cumplió 15 años disputó su primer combate profesional y el contrincante apenas le aguantó cuatro asaltos: cayó en nocaut y nació una estrella. Solo cinco años después, Canelo se proclamó campeón del mundo y se llevó al hombro el cinturón superwelter de la WBC tras derrotar al británico Matthew Hatton.

Le llaman Triple G o GGG porque su nombre es tan complicado como los personajes de las novelas de Tolstoi: Gennady Gennádievich Golovkin tiene la sonrisa del asesino y golpea con la dureza de un martillo. El campeón kazajo tiene 35 años y un hermano gemelo que se retiró porque sus padres no quisieron que se enfrentaran: ahora forma parte de su staff técnico. Sus dos hermanos mayores murieron en combate para el ejército ruso, uno en 1990 y otro en 1994. Pero mucho antes le inculcaron la pelea callejera: le desafiaban a provocarlas y cada día luchaba contra alguien. Ningún boxeador de peso medio ha logrado un porcentaje de victorias por nocaut como él (33 de 37 victorias).

Nunca ninguno de los dos, ni como amateur ni como profesionales, ha besado la lona. Es el combate del año -quizá del siglo- entre dos campeones indiscutibles. Está el orgullo en juego y tres cinturones: Golovkin arriesga sus títulos de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) y del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Canelo no soporta a la organización del CMB y asegura que no aceptará el título. Canelo busca la gloria enfrentándose al oponente más peligroso. Golovkin quiere demostrar que no le pesarán los 12 asaltos a sus 35 años. Si es que el combate no termina antes.

“Es un combate que va a crear afición”, dice Castillejo

“Esto va a ser la bomba”, dice Javier Castillejo, la gran leyenda del boxeo español. “Será un gran espectáculo, un gran combate de boxeo. Se enfrentan dos campeones, dos estrellas. Es un combate que va a crear afición”. Canelo y Golvkin guardan atributos muy distintos, tienen modos particulares de afrontar los combates, pero comparten un objetivo claro: en todas las peleas persiguen la victoria por nocaut. “Son dos boxeadores diferentes”, explica Castillejo, ocho veces campeón del mundo. “Pero son grandes pegadores. Quizá Canelo sea un poco más veloz y Golovkin un poco más fuerte. Golovkin busca siempre el K.O.. Canelo, con su velocidad y su buena técnica, intentará no recibir ese castigo”.

Castillejo muestra una simpatía particular por Canelo, aunque ve más favorito al kazajo. “Me gusta mucho Canelo”, dice, casi en confesión. “Por su personalidad, por su boxeo. No conozco mucho a Golovkin personalmente, pero le he escuchado mucho en entrevistas. Pienso que es un gran campeón, un boxeador complicado, muy duro. La pelea va a ser difícil”.

Por qué Canelo contra Golovkin es el combate del año 1

Canelo y GGG, días antes del combate. | Foto: Steve Marcus/Reuters

Nada tendrá que ver con la parafernalia que orquestaron Mayweather y McGregor, que “lo hicieron por dinero y por la fiebre del espectáculo”, como dice Castillejo. En cambio, esta es una pelea “de verdad”, como sostuvo Óscar de la Hoya. Todos los aficionados del boxeo esperan con impaciencia este enfrentamiento. No importa lo que hicieron el americano y el irlandés hace unas semanas porque ya es agua pasada; la pelea de esta noche será recordada. “La gente que sabe de boxeo, que lo ama, quiere ver algo interesante y difícil para ambos“, concluye Castillejo. “Quieren ver a grandes campeones”. Canelo y GGG lo son.

Ayer pasaron por la báscula los contrincantes, más serios que nunca, y se miraron fíjamente a los ojos por última vez hasta esta noche. Ambos empataron en el peso -160 libras-, como acordaron. “No tengo miedo a nadie y estamos a un día de que vean quién es Canelo”, advirtió el mexicano. El kazajo fue más contundente hace unos días: “En mis combates no hay supervivientes”. Dos años organizándose este combate y ya está aquí. Las Vegas está paralizada. El T-Mobile congregará a 20.000 personas y con el comienzo de la pelea a las 20 horas (horario local), millones de personas en todo el mundo quedarán pegadas a sus pantallas. En España, el combate puede verse por PPV a través de Bein Sports -conectan a las 4.30 horas- y en Opensport. ¿El precio? 12 euros.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.