¿Por qué Hollywood ha anunciado ya ocho películas, series y documentales sobre el Caso GameStop?
Foto: DADO RUVIC| Reuters

Cultura

¿Por qué Hollywood ha anunciado ya ocho películas, series y documentales sobre el Caso GameStop?

¿Qué dice de la industria audiovisual esta fiebre por los proyectos basados en hechos reales?

por Fátima Elidrissi

Actuando de manera coordinada a través de un foro de Reddit, un grupo de jóvenes inversores no profesionales logró inflar el precio de la acciones de esta compañía, provocando pérdidas millonarias a las élites financieras de Wall Street que especulaban con sus pérdidas. Acto seguido, la meca del cine comenzó a anunciar proyectos inspirados en su hazaña, al menos ocho hasta la fecha. ¿Por qué MGM, Netflix o HBO quieren contar esta historia? ¿Estar basada en un hecho real es una garantía de éxito? ¿Qué dice de la industria audiovisual esta fiebre por el Caso GameStop?

 

A finales de enero la compañía GameStop copaba los titulares de todo el mundo con un escándalo financiero nunca visto. En pocas palabras, miles de pequeños inversores del foro WallStreetBets en la plataforma Reddit pusieron en jaque a algunos fondos de inversión que habían apostado que el valor de esta cadena de tiendas de videojuegos caería. ¿Cómo? Comprando sus acciones de manera coordinada para que el precio subiera. Su plan estalló cuando los fondos de inversión empezaron a recomprar las acciones que habían vendido para tratar de minimizar las pérdidas, provocando un aumento todavía mayor de su precio, y Elon Musk puso la guinda al compartir en Twitter el enlace a la comunidad de Reddit. El resultado: en tres días las acciones de Gamestop subieron más de 400%.

Lo más llamativo de la historia, o lo que muchos medios y usuarios de redes destacaron, es que un grupo de jóvenes inversores no profesionales había hackeado el sistema provocando pérdidas millonarias a la élite financiera de Wall Street que especulaba con el fracaso de compañías como GameStop. Rápidamente, Hollywood puso en marcha todo tipo de proyectos inspirados en estos modernos Robin Hoods, hasta la fecha, ocho películas, documentales y series.

Metro-Goldwyn-Mayer, abreviado MGM, fue la primera compañía en anunciar su película de Gamestop el pasado 1 de febrero. Su plan: adaptar un libro que Ben Mezrich todavía no ha escrito, La red antisocial, con la esperanza de repetir sus éxitos anteriores. Pues el periodista es el famoso autor de Millonarios por accidente, base de la película sobre el nacimiento de Facebook La red social; o Bringing Down the House (2003), libro sobre el equipo de blackjack del MIT que con sus conocimientos matemáticos asaltó Las Vegas y que también fue llevado a la gran pantalla en el filme 21: Blackjack.

Acto seguido, Netflix dijo que trabajaba en una película sobre Gamestop junto a Mark Boal, oscarizado guionista de la película sobre la persecución y captura de Osama bin Laden La noche más oscura, y el actor Noah Centineo, estrella de varios telefilmes juveniles de la plataforma, entre ellos A todos los chicos de los que me enamoré. Y una semana después puso en marcha un documental.

HBO también se ha subido al tren de GameStop con una serie del productor de Déjame salir, Jason Blum, y el periodista y creador de Billions Andrew Ross Sorkin. Jaime Rogozinski, el fundador de WallStreetBets, ha vendido la historia de su vida a RatPac Entertainment y el director de X-Men Brett Ratner. XTR, la productora detrás del sorprendente You Cannot Kill David Arquette, trabaja en otro documental. Igual que Jonah Tulis, director de Console Wars. Y Pinky Primse, en la miniserie To the Moon.

¿Por qué Hollywood ha anunciado ya ocho películas, series y documentales sobre el Caso GameStop? 2

Jaime Rogozinski, fundador de r/WallStreetBets | Imagen vía @WallStreetBets Twitter.

«La clave de todos estos anuncios está en cómo captar la atención del espectador», explica Elena Neira, profesora de los estudios de Comunicación en la UOC y autora del libro Streaming Wars. «Estamos en un entorno con muchísima competencia, con muchísimas plataformas y  muchísima rotación de contenido, así que el hecho de unir un contenido a un tema que está de actualidad le da una visibilidad natural que es valiosísima a la hora de que no quede sepultado entre todas las horas de programas que se estrenan semana a semana», explica.

«Hoy en día el gran enemigo de un título ni siquiera es que sea bueno o malo, sino que el espectador sencillamente no sepa que está ahí. Por mucho trabajo que hagan los algoritmos y las plataformas por ponerlos en valor, el hecho de que haya una conversación natural con un tema, de alguna manera acaba conectando el contenido con la actualidad. Y a la inversa, nos encontramos con temas que eclosionan en popularidad a partir de series como ha pasado con Gambito de dama y el ajedrez», añade. 

En este contexto, la etiqueta de basado en hechos reales consigue que un proyecto audiovisual destaque entre la multitud y, en opinión de Concepción Cascajosa, profesora de Comunicación Audiovisual de la Universidad Carlos III de Madrid, el caso de GameStop podría servir como detonante para hablar de otros temas candentes. «Creo que ahora hay interés en las empresas tecnológicas y en hablar de todo el poder que tienen, lo poco reguladas que están o las posibilidades que tienen de generar un impacto social muy rápido sin que sepamos las consecuencias. Esta es una historia que permite desarrollar este tipo de premisas y engarzarlas a otra gran tendencia, el mundo económico y sus disfuncionalidades», señala. 

«Tengo la sensación de que muchos de estos proyectos ya se estaban larvando, por ejemplo, en relación a las comunidades de Reddit, y de pronto, pasa esto, de manera que se convierten en algo mucho más vendible o los creadores pueden llevarlos hacia ese terreno», continúa diciendo Cascajosa. «Realmente, escribir sobre algo que todavía está ocurriendo es muy complicado porque, ¿cuál es el interés dramático de estas crisis más allá de lo que ya sabemos? Yo creo que el caso de GameStop podría ser el clímax o el punto de inicio de una historia ficcional», añade. 

¿Por qué Hollywood ha anunciado ya ocho películas, series y documentales sobre el Caso GameStop?

«¿Cuál es el interés dramático de estas crisis más allá de lo que ya sabemos?» se pregunta Concepción Cascajosa. | Foto: Carlo Allegri | Reuters.

Hablando de los documentales, Neira destaca que el propio formato está gozando de una renovada popularidad tanto por el empuje de las plataformas de streaming, donde se consumen en los famosos maratones y luego se relacionan muy fácilmente con otros contenidos similares, como por el momento que vivimos. «En esta sociedad infoxicada los documentales te ayudan a comprender un problema y, en el caso de noticias y fenómenos muy puntuales, conocer todos los detalles de esa historia insólita de una manera mucho más profunda», señala la profesora de la UOC. 

Ciertamente, no todos estos proyectos, actualmente en fase de preproducción, verán la luz. De hecho, esta carrera responde tanto a la necesidad de asegurar el talento como al interés por desanimar a posibles adversarios. Pero la ocasión para ponerlos en marcha es ahora o nunca. «Quizás la parte más difícil de un proyecto no es ya que te vean, sino levantarlo, que una persona decida invertir. Y el momento para hacerlo es cuando el fenómeno está de máxima actualidad», afirma Neira. «Si un estudio, una plataforma de streaming o una cadena de televisión toma la decisión de invertir en este proyecto es porque considera que el tema tiene interés y que se va a mantener lo suficiente como para que el espectador quiera verlo», remata la profesora teniendo en cuenta que, normalmente, este tipo de producciones necesita  uno o dos años para completarse, quizá más ante el incierto escenario provocado por la crisis del coronavirus.

A la recurrente pregunta de si Hollywood se está quedando sin ideas, ya sea, en este caso, por confiar sus narraciones a historias basadas en hechos reales, o en muchos otros, producir infinitas secuelas, precuelas o remakes de propiedades conocidas, Cascajosa responde con un no rotundo. «Creo que es un error considerar el audiovisual como algo original porque la experiencia nos indica lo contrario. Desde sus inicios, Hollywood ha utilizado materiales previos, ya sea del teatro, la literatura o hasta de atracciones de parques temáticos. Simplemente, ahora existe una cierta tendencia de adaptaciones que toman elementos relacionados con la realidad y la sensación de cierta inflación en el sentido de que hay muchas plataformas produciendo con la necesidad de diferenciarse», señala la profesora. 

Sin ir más lejos, Neira recuerda que la crisis financiera de 2008 generó también una avalancha de documentales, películas y series. Como también hicieron el movimiento #MeToo o los escándalos de Harvey Weinstein y Roger Ailes. Y Cascajosa menciona la historia de Richard Jewell, un vigilante de seguridad celebrado como un héroe y luego acusado de terrorismo durante los atentados ocurridos en las Olimpiadas de Atlanta de 1996 que en 2019 protagonizó la película homónima de Clint Eastwood y en 2020 la serie de Netflix Manhunt: Deadly Games.

A modo de conclusión, Neira recuerda que los estudios de consumo que se han realizado durante la pandemia indican que el consumo online ha aumentado exponencialmente, tanto el número de horas de vídeo como el número de plataformas por hogar. De manera que todos estos proyectos también vienen a alimentar su insaciable apetito en un momento en que la distribución digital se ha convertido en una prioridad. «El hecho de que otro tipo de entretenimientos no estén disponibles va a beneficiar a las plataformas, que están intentando no quedarse sin contenido, algo muy poco probable», concluye. 

Fátima Elidrissi

Periodista freelance. Colabora con El Mundo y The Objective. Sus pasiones son la televisión, el cine, la literatura y el teatro.