The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Por qué plataformas como Netflix o Pornhub son malas para el medioambiente

Las visualizaciones de contenido audiovisual en 'streaming' representan el 1% de las emisiones globales

Foto: DESIGNECOLOGIST | Unsplash

Cuando elegimos qué serie va a protagonizar nuestro próximo maratón o con qué vídeo casero vamos a dar rienda suelta a nuestros placeres más ocultos lo hacemos sin saber la huella que estas decisiones dejan en el planeta.

La transmisión y visualización de vídeos en streaming genera 300 millones de toneladas de dióxido de carbono al año, es decir: casi el 1% de las emisiones globales. Los servicios de video bajo demanda, como Netflix, representan un tercio de estas emisiones, y los videos pornográficos online, como los del portal Pornhub, generan otro tercio. Solo YouTube emitió alrededor de 11 millones de toneladas de dióxido de carbono en 2016.

Estos son los resultados del informe del laboratorio de ideas francés The Shift Project, realizado por un grupo de científicos que analizaron los informes de las empresas proveedoras de internet y el tráfico de datos a nivel global. Después, estimaron la cantidad de electricidad necesaria para transportar esos datos y ver los vídeos en diferentes dispositivos, desde smartphones hasta televisores.

Entre otras conclusiones, los investigadores descubrieron que los vídeos porno emiten la misma cantidad de CO2 que países como Bangladesh, Bélgica o Nigeria.

Por qué plataformas como Netflix o Pornhub son malas para el medioambiente

Para el Netflix and Chill no necesitamos el Netflix. | Foto: Thought Catalog | Unsplash

A mayor resolución, mayor emisión

La industria del audiovisual va encaminada hacia una resolución cada vez mayor. Por ejemplo, ya está aquí el 8K, un sistema que multiplica por cuatro la resolución del 4K. Esto, según el informe de The Shift Project, contribuirá irremediablemente a aumentar las emisiones. Lo mismo podría ocurrir con el lanzamiento de servicios de transmisión de videojuegos, como Stadia de Google, pero el informe no llega a estimar su impacto real.

La organización responsable del informe solicita una mayor regulación del consumo de vídeos en línea, como una serie de limitaciones a la cantidad de datos a los que tienen acceso los usuarios. También ha creado una extensión para el navegador Firefox llamada Carbonalyser, cuya misión es crear conciencia al ayudar a los usuarios a descubrir de qué cantidad de emisiones es responsable el uso de su ordenador personal.

Desde The Shift Project también quieren que las empresas de streaming –no solo Netflix, también HBO, Amazon y muchas otras– hagan cambios en sus plataformas para ayudar a reducir las emisiones. Por ejemplo, eliminar las características de reproducción automática podría rebajar drásticamente la cantidad de videos que ven los usuarios, reduciendo así las emisiones. Así que, antes de atiborrarte a Stranger Things o MILFs, piénsatelo bien.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.