The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

¿Por qué son tan criticados los transportes solo para mujeres?

Foto: Sam F | Unsplash

Blablacar, la aplicación más popular para compartir viajes en coche, ofrece desde el año 2012 la opción “solo mujeres” que permite compartir coche en el que no viajen o conduzcan hombres. Aunque esta opción lleva años disponible, en los últimos días ha generado una gran polémica en las redes sociales.

Lo que se lanzó como una opción para promover la seguridad y la tranquilidad de las mujeres que no se sientan cómodas viajando con hombres desconocidos, ha acabado siendo el foco de una discusión entre quienes lo consideran necesario y quienes aún no comprenden la importancia de este tipo de medidas.

El miedo a vivir situaciones incómodas, que han sido denunciadas en numerosas ocasiones por usuarias de Blablacar, como que un hombre les proponga sexo en pleno viaje, que intente ligar con ella durante horas o incluso que la acose sexualmente, lleva a muchas mujeres a elegir esta opción, especialmente en el primer viaje elegido a través de sus servicios.

Sin embargo, hay quien todavía es capaz de entender que este tipo de situaciones ocurren y que, mientras algunos hombres no dejen de protagonizar estas escenas de acoso, iniciativas como las de Blablacar siguen siendo necesarias.

Muestra de ello son los numerosos tuits de hombres que han calificado esta opción de “absurda” e “innecesaria”, incluso de discriminatoria, y hay hasta quien defiende que debería estar también disponible para hombres. Tampoco han faltado los que han aprovechado esta oportunidad para basar sus críticas en argumentos racistas como que Blablacar debería incluir la opción de no aceptar a inmigrantes en los viajes.

Esta polémica demuestra que todavía queda mucho por hacer para acabar con el acoso sexual, pues todavía quedan hombres, y también mujeres, que no han comprendido su relevancia, pero afortunadamente hay mucha gente que ha utilizado este debate para recordar que las violaciones y el acoso sexual ocurren, por desgracia demasiado a menudo, y que ofrecer medidas de seguridad para las mujeres, aunque no sean la solución al problema, no está de más.

Otras iniciativas similares

Blablacar no es la única empresa que ha optado por ofrecer más seguridad a las mujeres. Las ciudades de Bilbao y Terrassa anunciaron a principios de febrero que, para evitar las agresiones sexuales en el transporte público, crearán trayectos específicos para mujeres en los autobuses nocturnos. El proyecto quiere permitir que las mujeres puedan bajar de los autobuses fuera de las paradas regulares y limitar, de esta manera, sus desplazamientos en solitario durante la noche.

Otra medida que ha sido duramente criticada es la de las plazas de aparcamiento para mujeres. Varios parkings de Europa y algunos de España cuentan con plazas reservadas especialmente para mujeres que se encuentran más cerca de la salida y del puesto de seguridad.

Los defensores de esta medida aseguran que está pensada para que las mujeres no tengan que atravesar el aparcamiento a solas y de noche, y se sientan seguras por estar cerca de los vigilantes de seguridad.

Sin embargo, sus detractores consideran que es una ofensa a la mujer porque insinúa que aparcan peor y necesitan un espacio diferente para hacerlo. Muchos de quienes las critican apuntan que en muchas ocasiones están señalizadas en rosa o con un mayor espacio que el resto de plazas, lo que consideran discriminatorio, y dejan a un lado los motivos más profundos que motivan a crear estos espacios seguros.

La violencia sexual en Europa

Estas medidas que tanta polémica han generado no han sido creadas por capricho de las empresas, y los datos lo atestiguan. Alrededor de 215.000 personas fueron víctimas de este tipo de delitos en 2015, de las cuales el 90% fueron mujeres. De todos estos ataques, un tercio fueron violaciones, es decir, unos 80.000 casos, según los últimos datos de Eurostat sobre los delitos sexuales.

El informe demuestra que más de 9 de cada 10 víctimas de violaciones y más de 8 de cada 10 víctimas de agresión sexual fueron niñas y mujeres, y un 99% de los detenidos por estos casos fueron hombres.

En España, esta situación es especialmente preocupante. Ocupa el sexto puesto en la lista de países europeos con más delitos sexuales, con 1.229 violaciones en el año 2015 y casi 10.000 casos de violencia sexual. En cuanto a los detenidos por estos casos, solo 60 mujeres están en la cárcel por este tipo de violencia frente a 3.145 hombres.

Estos datos, igual que los comentarios en las redes sociales, demuestran que el número de delitos sexuales y la presencia del acoso sexual en la sociedad es aún muy elevada y que, hasta que exista la solución perfecta a este problema, es necesario crear medidas que, al menos, intenten acabar con los delitos sexuales.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.