Soy mujer, hetero y me gusta el porno lésbico
Foto: Rodolfo Sanches Carvalho

Lifestyle

Soy mujer, hetero y me gusta el porno lésbico

Un tema particularmente creciente es la constatación de que, pese a ser heterosexuales, muchas chicas se excitan al ver escenas de porno lésbico.

por The Objective

El placer femenino sigue ganando visibilidad e importancia social en los últimos años. Un tema particularmente creciente –que ocupa aproximadamente el 30% de las consultas a las sexólogas– es la constatación de que, pese a ser heterosexuales, muchas chicas se excitan al ver escenas subidas de tono entre otras mujeres. «Esto sucede porque las mujeres empatizamos al ver a otra mujer excitada, ya que hay una mayor carga erótica». Así lo asegura la plataforma Platanomelón.com, que asegura haber experimentado un importante incremento de consultas femeninas que indagan sobre “la normalidad” de su sexualidad y cómo incrementar su satisfacción sexual. Además, los últimos datos aportados por portales de contenidos eróticos constatan que aproximadamente el 80% de las mujeres usuarias visitan la sección de sexo lésbico.

Pornhub.com ya publicó datos sobre las principales búsquedas que realizan las mujeres en su web. ‘Lesbianas’ y términos relacionados con lesbianas, como ‘lesbianas tijeras’, ‘lesbiana seduce a chica heterosexual’ o ‘ligas lesbianas’, encabezan constantemente la lista.  Y en cuanto a los grupos de edad, el estudio de la página erótica asegura que las chicas entre 18 y 24 años son las que más porno lésbico buscan.

Soy mujer, hetero y me gusta el porno lésbico

| Foto: Sharon McCutcheon/Unsplash

¿Por qué las mujeres hetero ven porno lésbico?

«Lo encuentro menos intimidante porque a veces el porno hetero puede resultar bastante agresivo», «no encuentro atractivas las representaciones ‘típicas’ de la masculinidad, me parecen un poco aterradoras y me provocan vergüenza ajena», «los senos y otras partes del cuerpo femenino son muy bonitos y puedo identificarme con las actrices», «el porno hetero a menudo se centra en el placer del hombre»… Estas son algunas de las motivaciones por las que una mujer heterosexual se decanta por el porno lésbico. Son declaraciones recogidas en el estudio ‘Straight but Not Narrow; Within-Gender Variation in the Gender-Specificity of Women’s Sexual Response’, realizado en 2015 por la destacada investigadora sobre sexualidad femenina, Meredith Chivers, y que muestra como ante la visión de imágenes sexualmente explícitas que muestran erotismo lésbico, las mujeres muestran una respuesta fisiológica aumentada que sugiere excitación, independientemente de la preferencia sexual con la que se identifiquen.

Soy mujer, hetero y me gusta el porno lésbico 2


| Foto: Sharon McCutcheon/Unsplash

Poner en duda tu propia sexualidad

Este asunto, es un tema que no es baladí, ya que hay mujeres heterosexuales que ante su respuesta de excitación son capaces de poner en duda su matrimonio y su propia sexualidad. De esta forma, y ante tal revuelo, cabe poner luz al asunto de una vez por todas. Así, a la cuestión: soy heterosexual pero me excito con porno lésbico ¿quiere decir que me gustan las mujeres? La respuesta es clara: ¡no! (necesariamente).

Las sexólogas coinciden en afirmar que la típica foto de un calendario de un hombre guapo o de un anuncio de perfumes, son mucho menos atractivos para las mujeres que ver a dos chicas desnudas acariciándose. Esto sucede porque las mujeres empatizamos al ver a otra mujer excitada: “Nos gusta ver a una mujer disfrutar e imaginarnos que podríamos ser nosotras, ya que hay una mayor carga erótica”, afirma Maria Hernandosexóloga de Platanomelón.com.

Este fenómeno lo constata un estudio realizado por una conocida página de películas eróticas donde sus estadísticas arrojan que la categoría de vídeos preferida por el 80% de las mujeres que visitan el portal es la de «sexo lésbico». 

Soy mujer, hetero y me gusta el porno lésbico 3

| Foto: Chris Palomar/Unsplash

Orientación sexual versus el deseo y la excitación física

Adicionalmente, hay un dato que tenemos que conocer para entender todo esto: nuestros genitales van por libre. La excitación mental, mejor conocida como deseo, y la excitación física pueden no coincidir. En otras palabras, lo que le excita a tu mente no es necesariamente lo mismo que excita a tus genitales, porque éstos últimos son más sensibles.

Es decir, puedes estar mirando escenas de sexo lésbico y comprobar que tus genitales se han «despertado». Antes de que salten las alarmas o cuestiones tu orientación sexual hay que saber que quien dicta las preferencias sexuales es la mente, no los genitales. 

Con todo esto la conclusión es que hay grandes noticias para todas las mujeres: sea como sea, no te preocupes por cómo reacciona tu cuerpo al placer. Todo lo contrario.  Disfruta del erotismo que hay en ver a una mujer pasándoselo bien, si es lo que te excita. ¡Muchas mujeres ya lo han descubierto!