The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

¿Qué implica el acuerdo CETA?

Puede que estos días hayas oído hablar del llamado acuerdo CETA entre la Unión Europea y Canadá. Obviamente, no tiene nada que ver con la Generación Z (a pesar de ‘compartir’ nombre), pero sí que puede tener consecuencias sobre ella, y sobre todos los demás. Por eso, y aunque a veces cuesta entender estos grandes acuerdos comerciales, sí vale la pena intentar informarse sobre aquello que están firmando nuestros representantes parlamentarios.

La Unión Europea y Canadá han tardado siete años en fabricar el acuerdo CETA. Estas negociaciones han estado fuera del foco mediático, y hace unos días -el 15 de febrero-, el Parlamento Europeo le dio luz verde, a pesar de que cientos de personas se concentraron en Estrasburgo para oponerse a su aprobación. Cuando Canadá lo ratifique en primavera, dicho tratado empezará a aplicarse casi por completo, pero de manera provisional.

¿Qué es el acuerdo CETA?

El Comprehensive Economic and Trade Agreement tiene como objetivo eliminar el 99% de los aranceles sobre las mercancías exportadas entre la Unión Europea y Canadá. Se estima que la UE se ahorraría al año alrededor de 500 millones de euros, y el volumen de mercado entre los firmantes aumentaría en torno a un 20%.

Europa podría exportar a Canadá el 92% de sus productos agrícolas y alimenticios. Sin embargo, CETA no abriría el mercado de las aves de corral, ni tampoco de los huevos. Además, Europa solo importaría carne que no haya sido hormonada, al menos, eso asegura la UE.

Los puntos más polémicos

1. Según los críticos, el tratado favorece a las grandes multinacionales. Preocupa que se socaven normas europeas medioambientales, laborales y de consumo. Por ejemplo, las ONG alertan sobre la liberalización de los productos agrícolas porque Ottawa no cumple los estándares medioambientales que se exigen en la UE.

Desde de la Unión Europea se ha dado respuesta a este punto polémico. Cecilia Malmström, comisaria de Comercio de la UE, asegura que el acuerdo “no va a cambiar las normas de seguridad de alimentos o cualquier otro requisito de la UE, y que solo las instituciones europeas pueden hacer eso”.

2. Otro argumento en contra del CETA consiste en que gracias a este tratado las empresas europeas y canadienses tendrían un mayor acceso a los contratos con administraciones públicas, y se liberalizarían algunos servicios. Críticos como Mark Dean, de la ONG War on Want, afirma que CETA puede marcar un precedente para la privatización de servicios tan importantes como el sistema de salud.

El acuerdo CETA ha levantado una gran oposición social. (Foto: Thierry Monasse / AP)

El acuerdo CETA ha levantado una gran oposición social. (Foto: Thierry Monasse / AP)

Ante esto, la UE dice por escrito que “no se forzará a los gobiernos a privatizar o desregularizar sectores públicos como el agua, la sanidad o la educación”.

3. Otro punto muy polémico es la posibilidad de crear tribunales de arbitraje para resolver los conflictos entre inversores y Estados. Las grandes empresas podrían emprender acciones legales contra autoridades nacionales si se aprobasen leyes que fueran en contra de sus intereses comerciales. Algunos lo califican como la creación de un sistema judicial privatizado. Sobre la legalidad de estos tribunales aún se tiene que pronunciar el Tribunal de Justicia de la UE.

4. Las multinacionales estadounidenses utilizarían el CETA a través de sus filiales en Canadá, para tener acceso al mercado europeo. Algunos críticos, como la profesora de Derecho Laboral Adoración Guamán, consideran que este tratado es el Caballo de Troya de un TTIP fallido entre la UE y EEUU, que también fue muy criticado por las voces que hoy se levantan contra el CETA.

Por su parte, quienes han votado a favor del acuerdo entre la UE y Canadá (Partido Popular Europeo, Liberales, Conservadores y Reformistas, y algunos miembros del Partido Socialista) aluden a que “optan por la apertura y el crecimiento, frente al proteccionismo y el estancamiento”, en clara alusión a las políticas del nuevo presidente estadounidense.

¿Qué falta para su total aprobación?

Que lo avalen todos los Estados miembros de la Unión Europea. Es muy probable que los Países Bajos bloqueen este tratado si convocan un referéndum para su aprobación.

Todo indica que, pese a la votación favorable del Parlamento Europeo, el CETA tendrá difícil lograr un sí en todos y cada uno de los 28 Parlamentos que conforman la Unión. Pero todo puede pasar…

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.