Robos sin forzar la cerradura: por qué aumentan y cómo podemos proteger la casa
Foto: Jaye Haych| Unsplash

Sociedad

Robos sin forzar la cerradura: por qué aumentan y cómo podemos proteger la casa

Hablamos con el vicepresidente de la Unión de Cerrajeros de Seguridad sobre los robos en los que no se fuerza la cerradura y las mejores maneras de proteger una casa de este tipo de delitos

por María Hernández Solana

La cerradura destrozada, la puerta abierta y toda la casa revuelta, así es un robo en una casa tal y como nos lo imaginamos habitualmente. Pero los ladrones son cada vez más sofisticados y a menudo no dejan tantas pistas de su paso por nuestro hogar.

Hablamos con el vicepresidente de la Unión de Cerrajeros de Seguridad (UCES), José Luis García de Vicuña, sobre los robos en los que no se fuerza la cerradura y las mejores maneras de proteger una casa de este tipo de delitos.

Nuevas técnicas

«El método tradicional de la palanqueta que destrozaba el marco o rompía la cerradura todavía se sigue utilizando, pero sí que ahora hay muchas técnicas que son técnicas de cerrajero que se utilizan para entrar en los pisos sin que aparentemente hayan forzado absolutamente nada», explica Vicuña.

Con los años, «nosotros hemos ido perfeccionando nuestros métodos de apertura, con ganzúas especializadas, con técnicas más depuradas», explica Vicuña. El problema es que estos avances también los conocen los ladrones, que «también utilizan esta serie de técnicas para abrir las cerraduras sin daños exteriores».

La Unión de Cerrajeros de Seguridad (UCES) lleva años «pidiendo que se regule nuestra profesión y que de alguna manera se controle la venta de herramientas» para evitar que todo el mundo tenga acceso a este tipo de material, explica Vicuña. «Pero de momento no hemos conseguido nada de cara a las demandas que vamos haciendo a la administración», denuncia.

Además, se suma el problema de la dificultad de determinar qué es una herramienta de apertura, porque cosas como un martillo o un destornillador, de uso común, también pueden usarse para forzar cerraduras. Aunque sí es cierto «que hay unas herramientas técnicas muy específicas para abrir cerraduras, que es sobre lo que nosotros demandamos que haya un control de venta, pero hasta ahora no hemos tenido ningún tipo de respuesta», dice Vicuña.

¿Se puede saber si han manipulado la cerradura?

Este tipo de robos está creciendo, afirma Vicuña, que señala que en algunos casos incluso vuelven a cerrar la puerta tras salir de la casa. Por eso es muy complicado darse cuenta de lo que ha ocurrido, en ocasiones incluso pasan días hasta que la víctima del robo se da cuenta de que falta algo en la casa.

Robos sin forzar la cerradura: por qué aumentan y cómo podemos proteger la casa 1

Foto: Андрей Курган | Unsplash

¿Cómo podemos saber si han manipulado la cerradura? Este tipo de técnicas «no deja señales externas», por eso la única manera de determinar si la cerradura ha sido forzada o manipulada es hacerle una serie de pruebas que solo puede llevar a cabo el cerrajero.

«Por regla general se puede determinar, claro que sí, pero hay que pasarlas por un microscopio. Dentro de la cerradura sí que puede haber algunas evidencias, por eso es lo que nosotros llamamos cerrajería forense, hay que buscar esas evidencias que pueden quedar dentro de la cerradura por una serie de pequeños arañazos, residuos, etc.», explica Vicuña.

¿Cómo protejo mejor mi casa?

Igual que avanzan las técnicas para forzar las cerraduras, también hay materiales y sistemas cada vez mejores para proteger nuestras casas. «Hay cerraduras de muchos tipos y de muchos niveles de seguridad. Yo siempre digo que no tiene mucho sentido el que todos llevemos un móvil que vale como mínimo 600, 700 euros, e incluso bastante más, y tengamos una cerradura a veces que valen 20, 30, 40 euros. ¿La cerradura no está protegiendo todo lo que tenemos?», opina Vicuña.

Cuanto más invirtamos en la cerradura, más difícil lo ponemos para quien quiera forzarla. «Lo que decimos nosotros siempre es que es darle minutos a esa puerta, no es lo mismo que un caco tenga que estar 30 segundos o un minuto delante de la puerta que que tenga que estar 15».

Aunque nos podemos gastar miles de euros en la seguridad de nuestra puerta, Vicuña considera que a partir de «300, 350 euros ya le podemos dar un toque de seguridad». Lo que recomienda es que «un profesional revise la instalación» y nos diga «en qué nivel de seguridad puede estar y cuánto hay que invertir en este caso».

María Hernández Solana

De Murcia y madrileña de adopción. Escribo a menudo sobre derechos humanos e inmigración. También estudié Publicidad, pero lo mío es el periodismo. Y los viajes.