The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Sami Garra, creativa y emprendedora: “Necesitamos evolucionar hacia la igualdad real y, sobre todo, nosotras necesitamos dejar de vivir con miedo”

Foto: Cedida por Sami Garra

Sami Garra es la reina del snail mail y todo un referente en el mundo del carvado de sellos. Pero su influencia en redes sociales va mucho más allá del espectro de lo hecho a mano. Sus publicaciones son el reflejo de su compromiso por hacer de este mundo un lugar mejor. En esta entrevista, Sami nos habla de feminismo, de adopción, de tenencia responsable y de cómo “ayudar a otras mujeres a ser más creativas y felices”.

 

Arquitecta de profesión, Sami Garra es una de esas personas valientes que con esfuerzo logra convertir su pasión en un estilo de vida. Hace muchas cosas y todas las hace bien, por eso, enseña a otros en lo que define como la escuela online “más happy de toda la galaxia. Un lugar para descubrir, soñar y aprender a ser feliz mediante el desarrollo de la creatividad”. Su blog y sus redes sociales, referentes en el mundo del DIY, son también una ventana a su original universo color pastel. Un universo en el que sus perros, Antú y Lúa, son dos de los grandes protagonistas.

Antú significa sol en mapuche y a este perrito el nombre le hace justicia. Durante años fue el responsable de iluminar -como solo un perro sabe hacer- la vida de Sami y Sergio, su socio y compañero de vida. A finales de 2018 se unió Lúa a la manada, no para hacerle sombra a Antú, sino para ayudarlo a brillar aún más. Durante estos meses, Sami ha compartido con sus seguidores de forma honesta y generosa todo lo relacionado con el proceso de adaptación por el que atraviesa un perro cuando es adoptado y lo importante que es respetar sus tiempos para que la transición se produzca de la forma más sencilla posible.

Antú, Lúa y Sami | Foto de Sami Garra.

¿Qué significa para ti que exista y celebremos cada vez con más fuerza un día y/o mes de la mujer?

Creo que tal hecho no hace más que reafirmar los vientos de cambio que se están generando desde dentro mismo de la sociedad. Y lo agradezco enormemente a todas y a todos los que luchan conmigo y por mí, con nosotras y por nosotras, porque es un cambio que necesitamos. Necesitamos evolucionar hacia la igualdad real y, sobre todo, nosotras necesitamos dejar de vivir con miedo.

Dicho esto, hay que hacer ruido todo el año. No me refiero a vivir de manifestación 365 días, sino a que tenemos que coger las riendas de nuestra vida y, cada una desde el lugar que tiene, luchar por su propio espacio y así también ganar el de todas. Si hay algo que somos las mujeres es creativas. Si hay algo que somos las mujeres es fuertes. Sabemos ser tan intensas y emocionales como prácticas; somos capaces, muy capaces, de encontrar soluciones ante cualquier problema.

Por eso confío en el cambio y sé que, al final, llegará.

En el terreno laboral, ¿alguna vez has sentido que el hecho de ser mujer ha implicado un reto adicional? ¿Te has enfrentado a la discriminación?

No me ha ocurrido en el trabajo nunca de forma directa. Tal vez porque, durante la mayor parte de mi vida laboral, he sido mi propia jefa. El machismo es tan cobarde que suele aparecer, sobre todo, en situaciones donde existe previamente una asimetría de poder o autoridad. Recuerdo, por ejemplo, que sí fue todo un reto, en varias ocasiones, ser estudiante de arquitectura porque teníamos profesores muy machistas. En primer año, tuve un profesor en Diseño que durante una corrección me soltó: “Vamos, usa esa única neurona que tienes dando vueltas en la cabeza y contesta”. El machismo, obvio, no estaba en la frase en sí, sino en que ese tipo de situaciones solo las vivíamos nosotras. Y nadie nunca decía nada. Ojo, nosotras tampoco.

¿Qué te llevó a dedicarte a la creatividad y el DIY?

Mi abuelo era pintor, crecí en su atelier entre pinturas y pinceles, dibujando y haciendo muñequitos de plastilina. Siempre me gustó el arte en todas sus formas y lo mismo me encantaba escribir que dibujar o montar maquetas. Por suerte, fue algo que mis abuelos me inculcaron siempre.

Nunca pensé que acabaría convirtiéndolo en un trabajo. Cuando me vine a España, tenía mucho tiempo libre al principio y volví a todo ese mundo creativo casi sin darme cuenta. Y como tenía que volver a empezar, lo vi como una oportunidad. Mi marido, que ahora también trabaja conmigo, me apoyó desde el principio y eso lo hizo todo muy fácil. Al final, conseguí convertir mis aficiones en un negocio. Y, al sumarse Sergio al proyecto, creamos nuestra escuela online, lo que me permitió dar rienda suelta a mi creatividad y ayudar a otras mujeres a ser más creativas y felices.

Foto de Sami Garra.

¿Qué es para ti la tenencia responsable? Y, si tuvieras que dar un consejo a una persona que está pensando en incluir un perro en la familia, ¿cuál sería?

La tenencia responsable es vital porque estamos hablando de seres vivos, animales que sienten, que sufren, que aman. No es una broma y no son un juguete. Si todos fuéramos capaces de tratar este tema verdaderamente de forma responsable, las protectoras y los refugios no estarían desbordados y tan faltos de recursos.

No tengo solo un consejo para alguien que quiera incluir un perro a su familia. El primero, que lo piensen bien. Es mejor charlar durante meses sobre el tema que tener un perro en un arrebato. También les pediría que no compren, que adopten porque hay montones de perros faltos de cariño y de espacio. En las protectoras y refugios hacen muchísimo por ellos, pero es tal el número de perros que tienen que es imposible atenderlos como merecen.  Y, por último, les aconsejaría buscar el momento adecuado para adoptar.

Traer un perro a casa con una historia detrás, no es fácil. Suelen estar asustados y, muchas veces, no están educados, así que necesitan tiempo. Tiempo real y de calidad para adaptarse a la casa nueva y ser parte de la familia. Casi mejor hacerlo con cierto tiempo libre o pudiendo tomarse algunos días de vacaciones para estar presentes en la adaptación.

¿Cuál es tu actividad favorita para pasar tiempo con tus perros?

Mis momentos favoritos siempre son los que nos incluyen a los cuatro. Lo que más disfruto es el rato de juego que tenemos por la noche, antes de cenar. Después del paseo, nos ponemos los dos en el pasillo de casa a jugar con ellos y sus juguetes. Es maravilloso verlos porque nuestra relación con ellos evoluciona y la que tienen ellos entre sí también. Y es tan bonito verlos así de felices.

Si pudieras tomarte un café hoy con dos mujeres -conocidas o no- que te inspiren en lo personal y en lo profesional, ¿a quién invitarías y por qué?

Invitaría a mi abuela y a mi suegra. No llegaron a conocerse, cosa que me habría encantado, pues se habrían encantado. Dos generaciones distintas de mujeres rebeldes, fuertes y trabajadoras. Siempre modernas a su tiempo. Siempre dándolo todo de sí. Tan iguales y tan distintas a la vez.

Habría sido una gozada sentarme a escuchar de tiempos pasados con las dos en la misma mesa. Porque antes me pasaba horas escuchando las batallas de mi abuela y ahora me gusta hacerlo con mi suegra. Hay tantas cosas en la historia de cualquier persona de las que podemos aprender.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.