The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

6 momentos clave para sentir los Sanfermines

Foto: SUSANA VERA | Reuters/Archivo

“Uno de enero, dos de febrero, tres de marzo, cuatro de abril, cinco de mayo, seis de junio, siete de julio San Fermín, a Pamplona hemos de ir…”. Seguro que has cantado más de una vez esta melodía aunque nunca hayas acudido a los Sanfermines. Una de las fiestas más conocidas y populares dentro y fuera de España comienzan cada año con el Chupinazo. Entre el 6 y el 14 de julio, las calles de Pamplona son un constante ir y venir de personas de todas las nacionalidades. Los Sanfermines son mucho más que sus encierros, es impregnarse de una tradición que se remonta al siglo XII.

El Chupinazo

La plaza del Ayuntamiento de Pamplona acoge cada año el 6 de julio a decenas de miles de personas que esperan el famoso Chupinazo con el que el consistorio inaugura las fiestas en honor a San Fermín, su patrón – que comparte con San Francisco Javier. “Pamploneses, pamplonesas, ¡viva San Fermín!”. Esta es la frase mágica que es recibida cada año con júbilo y gritos de “¡Viva San Fermín!” coreada por los asistentes. Vestidos de blanco y mostrando el tradicional pañuelo rojo, al acabar el acto se lo anudan al cuello, convirtiéndolo así en compañero inseparable durante los siguientes nueve días, el 14 de julio, cuando acaba la fiesta.

Hasta 2016 la persona encargada de lanzar el cohete desde el balcón era un miembro del Ayuntamiento. Ahora el chupinazo recae en un ciudadano elegido mediante votación popular de asociaciones vecinales.

Siete claves para disfrutar de los sanfermines

El Chupinazo marca el comienzo de los Sanfermines | Foto: Vincent West / Reuters

 

Los encierros

Si por algo son conocidos los Sanfermines es por los encierros, emblema de esta fiesta. El primero se celebra el mismo 7 de julio, coincidiendo con la festividad de San Fermín. Cada año, las televisiones de todo el mundo, fotógrafos llegados desde todos los rincones, muestran esta intensa y en ocasiones accidentada carrera de 848,6 metros por las estrechas calles de Pamplona que finaliza en la plaza de toros.

A los expertos mozos que cada año corren delante de los morlacos y los cabestros, se suman numerosos turistas con más o menos pericia que quieren experimentar, aunque sólo sea una vez, qué se siente al correr delante de seis imponentes astados.

Los encierros comienzan a las 08.00 horas de la mañana desde el tramo de Santo Domingo. Antes de que suelten los toros, los mozos cumplen con el tradicional cántico ante la imagen de San Fermín para pedir protección al santo en castellano y en euskera.

“A San Fermín pedimos,
por ser nuestro patrón,
nos guíe en el encierro
dándonos su bendición”.

Para correr los encierros hay que tener en cuenta unas normas, fundamentales para garantizar la seguridad de todos los participantes, dada su peligrosidad, como advierten las autoridades. Agentes de la policía local puede sacar del tramo de la carrera a quien no cumpla con dichas medidas de seguridad.

Siete momentos para disfrutar de los sanfermines

Corredores en el quinto encierro de los Sanfermines de 2016 | Foto: Susana Vera / Reuters

 

El Encierrillo

Pocas personas saben que la noche anterior a cada encierro se desarrolla el conocido Encierrillo que consiste en trasladar los toros que van a protagonizar el encierro del día siguiente a los corrales de Santo Domingo desde los Corrales del Gas. La peculiaridad de este momento en plena fiesta es que se realiza en absoluto silencio con objeto de evitar alterar a los toros y cabestros, que son conducidos por los pastores a lo largo de apenas 300 metros. Hay pases diarios limitados a un reducido número de personas que tienen expresamente prohibido hacer fotos con flash.

Actos religiosos en torno al santo

Quizá no sean muchos los turistas que acuden a Pamplona en Sanfermines pensando en participar en ceremonias religiosas que se conmemoran en torno al santo. Convertido en símbolo de la ciudad para la mayoría de sus vecinos, durante la semana hay tres importantes actos religiosos en la capital navarra que suelen estar muy concurridos.

Vísperas: A las 20.00 horas del día 6 se celebra en la capilla de San Fermín de la Iglesia de San Lorenzo una misa con presencia de la corporación municipal, vestida con el tradicional traje de gala.

Procesión: el 7 de julio es el día del santo y se celebra “una de las tradiciones más arraigadas de los Sanfermines, ya que su origen data del siglo XII”, según el Ayuntamiento . Los miembros del consistorio se visten de nuevo de gala y, junto al Cabildo de la catedral, acuden a la iglesia de San Lorenzo para recoger la talla de San Fermín y sacarla en procesión por las calles del centro de la ciudad. Durante el trayecto, el santo va a compañado por “gigantes y cabezudos, txistularis, dantzaris, timbaleros, representantes de los gremios históricos, la Hermandad de la Pasión y la Congregación Mariana y la banda municipal de música La Pamplonesa”. Como en las mejores procesiones también hay espontáneos que se arrancan con coplas o jotas dedicadas al patrón. Tras la procesión se celebra una solemne misa en la iglesia. Como colofón a este día, la catedral acoge el conocido como “el momentico”, en el que los gigantes bailan al son de txistus y gaitas, mientras suenan las campanas.

Octava: el 14 de julio a las 10:45 horas se celebra el tradicional acto religioso en la capilla de San Fermín con el que se pone fin a las fiestas, que se remonta a 1689.

Cinco claves para disfrutar de los sanfermines

La talla de San Fermín procesiona cada año por las calles de Pamplona el 7 de julio | Foto: Eloy Alonso / Reuters

 

Las Dianas

Si los encierros son el símbolo de los Sanfermines, uno de los acontecimientos más populares de estas fiestas son las Dianas. Cuando muchos de los vecinos y turistas aún no se han acostado o están a punto de hacerlo tras una larga noche de diversión, a las 06.45 horas de la mañana la banda municipal La Pamplonesa recorre el casco antiguo interpretando cuatro partituras sin descanso; son las llmadas Dianas.

Pobre de mí

Tras unos intensos días de diversión, encierros, corridas de toros, bailes, conciertos y poco descanso, el 14 de julio a las doce de la noche llega el momento de la despedida con el tradicional ‘Pobre de mí’ con el que se dan por concluidos los Sanfermines.

Miles de personas se congregan en torno al Ayuntamiento para cantar “Pobre de mí, pobre de mí, que se han acabado las fiestas de San Fermín”, con sus pañuelos aún anudados al cuello y portando una vela encendida en la mano, para escuchar al alcalde que, desde el balcón, se despide de todos hasta el año siguiente.

Seis momentos clave para sentir los Sanfermines

El ‘Pobre de mí’ pone fin a los Sanfermines | Foto: Susana Vera / Reuters

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.