The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Semana Santa, una excusa más para el abandono

Foto: Alan Levine | Flickr bajo Licencia Creative Commons

Un perro nunca es un buen regalo. Se puede hacer con la mejor de las intenciones, sí, pero no está bien. Cuando una persona decide adoptar, se compromete, si todo sale bien, a cuidar, amar y respetar a ese animal por los próximo 10 o 15 años. Es, por lo tanto, una decisión que debe ser meditada y consultada con los otros miembros de la familia. Con la idea de promover la adopción responsable, en Navidad se realizan campañas de concienciación y hay asociaciones que incluso congelan las adopciones durante las fiestas para evitar así adopciones impulsivas. Sin embargo, cada año miles de perros esperan bajo el árbol.

Pasan las semanas y poco a poco disminuye la emoción por el nuevo miembro de la familia. Llega Semana Santa, el primer período festivo largo del año, y aumentan los abandonos. Así lo aseguran los responsables de Tiendanimal, que sitúan dicho incremento en nada más y nada menos que un 45%. La información, obtenida de asociaciones protectoras de animales con las que colabora la compañía, es alarmante y reafirma la importancia de educar y de invertir en la lucha contra el abandono y el maltrato animal.

Los perros necesitan las vacaciones tanto como cualquier humano. | Foto: Lottie/Flickr

 

Rafael Martínez-Avial, CEO de Tiendanimal, afirma que “la época de vacaciones es siempre problemática: el abandono sigue siendo un problema estructural que precisa una mayor intervención y cooperación de todos los agentes implicados para lograr disminuir esta cifra y que se pueda asegurar el bienestar de los animales domésticos”. En cuanto al camino a seguir, Martínez-Avial opina que “las claves están en la educación para solucionar problemas de conducta, la identificación adecuada para recuperarlos en caso de pérdida y la esterilización para evitar camadas no deseadas”.

A las vacaciones hay que sumarle el fin de la temporada de caza, una combinación terrible que hace que en esta época del año las organizaciones estén, en muchos casos, desbordadas. Por desgracia, el tema no parece mejorar con el tiempo. Todo lo contrario. Tomando como referencia los datos del mismo sondeo realizado el año pasado, se puede observar que la tasa de abandono ha aumentado un 5%, frente al 40% de 2017. Un dato preocupante que confirma que España sigue siendo el país de la Unión Europea con más casos de abandono animal. Es importante destacar que el abandono es maltrato y que, por supuesto, no hay excusa que valga.

Semana Santa, una excusa más para el abandono

Foto: Tony Alter vía Flickr bajo Creative Commons License.

Viajar de forma segura

Viajar con tu perro es una experiencia maravillosa, pero no es fácil. No nos vamos a engañar. Todavía queda mucho camino por recorrer en este sentido, pero afortunadamente cada vez son más los alojamientos en los que los perros son bienvenidos y las empresas que, conscientes de que para la inmensa mayoría de propietarios los perros son un miembro más de la familia, se dedican a promover el turismo con perros. Hay opciones para todos los gustos y presupuestos. Ahora bien, sea cual sea el destino, lo importante es viajar de forma segura.

En Semana Santa, el coche es el medio de transporte más utilizado. Es importante recordar que los perros no deben viajar nunca sueltos en el vehículo. Nunca. Es peligroso para él, pero también para los humanos. Un perro suelto puede distraer al conductor o incluso limitar sus movimientos y provocar un accidente. Además, tal y como se puede leer en la página web de la RACE, “llevar un animal en el coche sin un sistema de seguridad o de separación entre él y los pasajeros es motivo de sanción de hasta 100 €”.

En cuanto a los sistema de sujeción, es importante optar por los que están homologados mediante normas europeas. Hay tres opciones: arneses, son aquellos que sujetan a las mascotas mediante el cinturón de seguridad o los dispositivos Isofix, rejillas divisorias, que ofreces protección a los pasajeros y dan mayor utilidad al espacio del maletero y por último, los transportines, que se deben colocar en el suelo, detrás de los asientos delanteros. Para elegir el sistema que mejor se adapte a nuestras necesidades hay que tomar en cuenta el tamaño del animal, su peso y la duración del viaje. Para que el perro viaje lo más cómodo posible es importante dar un buen paseo antes de comenzar y parar con cierta frecuencia para que el perro pueda estirarse y descansar unos minutos.

Viajar en manada es más complicado,  pero nada que no pueda resolverse con un poco de organización. ¡Feliz viaje!

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.