The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Sex Talk: Deja de utilizar el sujetador

Foto: Carola Melguizo | The Objective

Durante toda tu vida te han dicho que debes utilizar sujetador. Es más, incluso empiezas a llevarlo aun cuando no te han crecido las tetas. Y eso, ¿por qué? Cuestionarnos el motivo de las decisiones que tomamos y las acciones que realizamos es vital para saber si es algo que hemos meditado y en lo que creemos, o si por el contrario es algo impuesto por el sistema.

¿Cuál es la finalidad del sujetador? Pues esa, “sujetar”. ¿El qué? El pecho femenino. Pero la cosa va más allá. Se trata de un instrumento muy sigiloso que estereotipa el cuerpo y que hegemoniza la belleza. Todas las tetas deben ser redondas, juntas y sin pezones; al servicio del deseo y de la excitación. Lejos de la naturalidad que esta parte conlleva. En este punto, cabe recordar que la función del pecho femenino es la de alimentar, no la de empalmar.

Es difícil verte sin sujetador. Si te pruebas una camiseta o un vestido, durante los primeros días, no te reconocerás. Lógico, toda la vida viendo tus tetas redondeadas y resulta que no son así. ¡Oh, sorpresa! Pero la comodidad que se presenta o la conexión con tu propia belleza, estarán presentes desde el primer momento.

Pero, si dejo de llevar sujetador, ¿se me caerá el pecho? No, ¡al contrario! Estudios recientes han demostrado que el sujetador atrofia el músculo y hace que las tetas se caigan más rápido. Además de modificar el pezón provocando que se vaya hacia abajo. Y esto es totalmente cierto. En cuanto empieces a ir sin sujetador, ¡tus tetas se verán más bonitas! Estaremos trabajando la musculatura y dejaremos al cuerpo hacer su trabajo.

Ahora bien, parece que esté demonizando esta prenda de ropa y no es así. El sujetador puede ayudar a muchas personas que tengan el pecho muy grande y que, efectivamente, necesiten esa función de sujeción. O tal vez pueda ser un complemento o un accesorio a ese look que llevas. Es imprescindible cuando realizamos deporte. Y hasta aquí, ¡todo es maravilloso! Pero si llevas el sujetador porque te avergüenzan tus tetas o por miedo a marcar el pezón... ahí está el problema.

¿Qué tal si estás una semana sin él? Sal a la calle, admira cómo queda la ropa, ¡siéntete sexy! Al principio tendrás la sensación de que la gente te mira demasiado el pecho. Olvídate de todo. En muchas ocasiones, es solo percepción tuya. Y recuerda que si se marcan los pezones, ¡es algo normal! Todos tenemos esa reacción corporal. Es natural.

Venga, va. ¿Empezamos?

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.