The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Spannabis 2017, los tesoros escondidos de la industria del cannabis

Foto: LEONHARD FOEGER | Reuters

¿Qué hay en una de las mayores ferias de cannabis del mundo? Kilómetros de papel de fumar, lo último en vaporizadores, sofisticadas máquinas prensadoras que condensan cogollos en pegajosa resina y parafernalia recién inventada para exprimir el potencial de la controvertida hierba en una amplia gama de opciones. Llegados de todas partes del mundo, se ofrecen fertilizantes mágicos, una variedad inabarcable de semillas y cegadoras lámparas para el cultivo de interior. Hay cerveza artesanal de cáñamo, helados con sabor a Critical Haze, todo tipo de productos de cosmética y hasta aceites “vibradores” basados en las propiedades medicinales del cáñamo. También se encuentran allí abogados especializados en legislación cannábica, reivindicativos expertos compartiendo conocimiento y colectivos tejiendo puentes por la regulación y normalización del consumo de marihuana. Por haber, hay hasta una minimuseo que da la bienvenida a la exposición con un letrero que dice que “el Papa fuma maría”. Todo lo que esperas, pero también lo que no imaginas, es lo que encontramos en Spannabis 2017, el evento que convirtió a Madrid en la capital mundial del cannabis el pasado fin de semana.

La feria, que tuvo lugar en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo entre el 13 y el 15 de octubre tras más de 14 ediciones celebrándose en Barcelona, se considera una de las citas más importantes a nivel mundial, y es que es una de las más consolidadas del sector, recibe un gran número de visitantes y se considera de gran relevancia a nivel empresarial. Spannabis 2017 demuestra que la industria del cannabis pisa fuerte a pesar de los estigmas aún por derribar y, más allá del humo, hay aprendizajes dignos de expandir. Las diferentes facetas que la planta del cannabis ofrece, aparte de la marihuana y su uso recreacional, cobran protagonismo ofreciendo un nuevo sector en crecimiento industrial porque, además de los porros, la planta del cáñamo es uno de los recursos naturales más versátiles pero a la vez más marginados dentro del tejido comercial.

El efecto psicoactivo producido por el THC (Tetrahidrocannabinol) ha provocado que la marihuana se sitúe en la cabecera de las sustancias más consumidas del mundo, por lo que quien busca “colocarse” investiga formas de incrementar los niveles de este componente. Esta característica del THC es la que ha convertido el cannabis en droga blanda, sin embargo, el paradigma parece estar cambiando. Con la llegada de las variedades ricas en CBD (Cannabidiol), ya no se busca aumentar los efectos psicoactivos de la planta, sino expandir sus usos, ya que este compuesto no sólo contiene propiedades medicinales y curativas, sino que también es de utilidad para paliar los efectos adversos del propio THC. El nuevo modelo de industria, tanto para la marihuana recreacional como para otros productos derivados del cáñamo, parece enfocarse ahora en un uso más sostenible de la planta que busca paliar la consolidada estigmatización de su consumo.

Spannabis 2017, los tesoros escondidos de la industria del cannabis 4

Comestibles procedentes del cannabis | imagen vía The Objective

La revolución del cáñamo industrial

En el siglo XX se identificaron tres variedades de la especie herbácea Cannabis sativa L: sativa, índica y ruderalis, y a partir de estas dos últimas, mediante selección genética, se han conseguido variedades que apenas contienen THC, por lo carecen de efectos psicoactivos. A pesar de la extendida creencia que asocia el cáñamo con la marihuana y su uso recreativo, la planta puede derivar en más de 30.000 productos de consumo diferentes, muchos aún por explotar, que no tienen nada que ver con el fumar. Desde el textil o el alimentario hasta el medicinal o cosmético, pasando por la bioconstrucción o el biocombustible, las posibilidades de uso que la planta Cannabis Sativa L.  ofrece son casi ilimitadas y aunque en la feria el uso recreacional tenga una innegable presencia, las infinitas cualidades de la planta emergen desde cada rincón.

Buen ejemplo de ello es Cannabisur, una empresa familiar ubicada en La Alpujarra granadina dedicada desde hace mas de diez años al cultivo ecológico del cáñamo industrial. Sus impulsores quisieron reactivar la economía local a través de la agricultura, encontrando en el cultivo del cannabis la opción más viable y rentable. Fernando Montero, quien junto a su mujer María, su hijo y colaboradores como Kamal Perera, lleva a cabo este proyecto en plena expansión, asegura que el camino no ha sido fácil pero los frutos llegan. En sus comienzos, las autoridades interceptaban los productos de cáñamo por identificarlos erróneamente como marihuana, pero hoy en día son ellos mismos los que notifican a la Guardia Civil acerca de su producción anticipándose a posibles trabas, ya que su producción es 100% legal. El Real Decreto 1729/1999 autoriza 25 variedades de cáñamo industrial para el cultivo en España, siempre que sus semillas estén certificadas por la Unión Europea, organismo que permite la producción de cáñamo industrial y hortícola cuando el contenido en THC se encuentre por debajo del 0,2%.

Cada vez hay más interesados en comenzar a dar una nueva vida a sus terrenos cultivando la planta y los productos que de ella pueden derivarse ofrecen un amplio abanico de posibilidades, por lo que en estos momentos, explica Fernando, quien también fundó la Asociación Española de Productores y Transformadores del Cáñamo, la limitación es únicamente económica y cultural, debido a que para seguir avanzando se requiere desarrollar una industria cañamera que se vea apoyada en la investigación y desarrollo de nuevos productos, así como un mayor conocimiento de los beneficios de la planta a nivel socio cultural y empresarial, donde la planta sigue despertando recelos.

Spannabis 2017, los tesoros escondidos de la industria del cannabis 3

Helados de Canna Ice | Imagen vía The Objective

El cannabis que alimenta

Gambas en gabardina de cáñamo, croquetas con cáñamo bio, salmón marinado con semillas de cáñamo, cervezas artesanales de cáñamo, helados de cannabis… No sólo el sabor, sino también el alto valor nutricional de las semillas del cáñamo, ricas en proteínas y aminoácidos,  hacen de los alimentos derivados de la planta un manjar sabroso y también saludable. Entre las opciones recogidas en la feria destacan los menús del chef Xavi Petit, quien durante su conferencia impulsada por el Hash Marihuana & Hemp Museum, demostró que es posible cocinar sofisticados platos (con THC o sin él) utilizando aceites, aderezos y derivados del cannabis de forma creativa.  

También aprovechando el alto valor en proteínas de las semillas del cáñamo, los valencianos Canna Ice, con Luis Sancho a la cabeza, fabrican helados, gofres, crepes y galletas de cannabis. Éstos pueden adquirirse a través de su página web y en determinados eventos, como por ejemplo el Festival Viña Rock o el Arenal Sound, pero tal y como asegura Fernando, quien nos da a probar diferentes variedades, “es difícil comercializar este sabor en una heladería tradicional llena de abuelas comprando cucuruchos a sus nietos”. Razón no le falta al opinar que quizá su público deba tener un mayor conocimiento y aceptación de la planta en la que basan sus sabores, y

aunque sus productos carecen de THC y aún están estudiando cómo incluir el CBC en sus recetas, la cola en su stand hace pensar que muchos de sus consumidores sí esperan los mismos efectos de la marihuana al consumir su helado.

Spannabis 2017, los tesoros escondidos de la industria del cannabis 2

Uno de los tiradores de Cannabeer en el Spannabis | Imagen vía The Objective

El sediento público de Spannabis se concentra también a frente los stands de Green Bear, la primera cerveza 100% artesana de cáñamo madrileña producida por Biocañamo, y el puesto de la más conocida Cannabeer, cerca del escenario donde la música reggae invita a degustar sus productos. En ambos lugares, se tiran jarras y cañas en las que las propiedades del cáñamo (con un THC por debajo de 0.2 % y rico en CBD) se impregnan en el paladar. Piruletas, muffins, ginebras… la feria demuestra que la dieta cannábica no es sólo posible sino recomendable.

Cosmética cannábica y medicina natural

Los farmacéuticos Augusto Cuevas y Cristóbal Vidal, interesados en las propiedades y el uso cosmético de las plantas medicinales y los productos naturales dentro de las terapias alternativas fundaron el Instituto Europeo de Dermocosmética con el afán de que personas sin experiencia pudieran utilizar la marihuana con fines medicinales de forma segura. Aseguran que “seguramente estaremos de acuerdo con la necesidad de legalización de la marihuana para uso medicinal”, pero por ahora imparten cursos de forma individual y “en el Instituto estamos trabajando para llevar la marihuana a los Spas y Balnearios”.

A la espera de seguir los pasos de los cada vez más numerosos países que han legalizado el cannabis con fines medicinales, colectivos médicos reivindican una regulación clara y amplia para el acceso al cannabis medicinal en España de forma urgente. Carola Pérez, presidenta del OEDCM (Observatorio Español de Cannabis Medicinal), junto con el Dr. Guillermo Velasco y el Dr. García de Palau manifestaron en Spannabis de forma contundente los motivos de tal necesidad, repasando ejemplos empíricos del uso del cannabis para aliviar el sufrimiento de pacientes con dolor crónico y explicando el efecto de cannabinoides en enfermos de cáncer. Su petición aplaudida por todos los presentes. “Fundamentalmente les solicitamos que regulen el derecho al auto cultivo y al cultivo compasivo. Permítanos cuidarnos entre nosotros”.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.