El Teatro del Barrio se convierte en un banco de alimentos durante la crisis del coronavirus
Foto: Yeyei Gómez

Mundo ethos

El Teatro del Barrio se convierte en un banco de alimentos durante la crisis del coronavirus

La Plataforma La CuBa (Lavapiés, Cuidando del Barrio) distribuye alimentos y productos de primera necesidad a unas 670 familias.

por Fátima Elidrissi

Actualizado:

Los vecinos de Lavapiés se han organizado en la Plataforma La CuBa para atender a 670 familias vulnerables y 150 personas sin hogar del barrio. Los productos provienen de donaciones, económicas o en especie, de ciudadanos, colectivos del barrio y empresas. Además, el propio Teatro ha reconvertido su sistema de venta de entradas para facilitar los donativos.

 

En España tres millones de personas estaban en riesgo de exclusión social antes de la crisis sanitaria derivada de la pandemia de COVID-19. De modo que el obligado confinamiento y la paralización de la actividad económica solo podían agravar esta situación. Para responder a la emergencia social y ayudar a las familias más vulnerables del barrio de Lavapiés a superar este bache, los propios vecinos y vecinas se han organizado creando un banco de alimentos con sede en el Teatro del Barrio.

Actualmente la Plataforma La CuBa (Lavapiés, Cuidando del Barrio), nombre de esta iniciativa en la que participan unos 120 voluntarios, distribuye alimentos y productos de primera necesidad a unas 670 familias, unas 500 desde el comienzo de la crisis y 170 más a partir de esta semana gracias a las donaciones. “El único requisito es acercarse y decir que tienes hambre”, explica Miguel Egea, vecino de Lavapiés y voluntario de La CuBa, que explica su funcionamiento. “Cuando una familia solicita la ayuda, y sale de la lista de espera”, que según cuenta no deja de crecer, “lo que hacemos es asignarle una madrina”, vecinas y vecinos del barrio que trabajan como voluntarios y, en muchos casos, también son beneficiarios de estos productos.

“Cada madrina se encarga de 10 o 15 familias y les hace un seguimiento muy cercano para atender sus necesidades, ver hasta dónde podemos ayudar o derivar. Estos vecinos están en contacto con la plataforma aquí, en el Teatro del Barrio, y cada día conciertan dos o tres citas para entregarles sus cestas o, en el caso de personas con dificultades para trasladarse, como madres solteras o personas mayores, se reparte a domicilio”, continúa diciendo.

El Teatro del Barrio se convierte en un banco de alimentos durante la crisis del coronavirus

Foto: Luis Camacho vía Teatro del Barrio.

Los productos de las cestas o cubas provienen de donaciones, económicas o en especie, de ciudadanos, colectivos del barrio y empresas. Todas se pueden realizar directamente en el Teatro del Barrio (calle Zurita, 20) o a través de su sistema de venta de entradas, reconvertido para la ocasión a través de la web www.plataformalacuba.org/ayudanos, donde se pueden “adquirir” cubas desde cinco euros. Además, destacan la colaboración del Banco de Alimentos del Barrio (BAB), que distribuye parte de los artículos recogidos en sus cajones solidarios ubicados en comercios y establecimientos de la zona como los mercados de San Fernando y la Cebada o el Carrefour de Lavapiés.

Teatro del Barrio nacimos en 2013 con una voluntad de ser importantes en el tejido social y político, entendido como el modo de vida, del barrio. Siempre hemos intentado ser altavoz y lugar de recogida de asociaciones y personas que tengan algo que decir. Y ahora, que el local está cerrado, creo que tiene sentido que acojamos esta iniciativa”, cuenta Ana Camacho, gerente de esta sala cooperativa, sostenida en parte gracias a sus socios. “Nos llamaron hace tres semanas porque comenzaron en un local del equipo de fútbol Dragones de Lavapiés atendiendo a las familias de los chavales, pero enseguida se les quedó pequeño” y desde el 22 de abril este espacio se ha convertido en el epicentro de la iniciativa.

“A pesar de la gentrificación, Lavapiés es un barrio con un contexto socioeconómico precario, tanto entre la gente que se acerca a solicitar las cubas como entre los voluntarios, que la mitad estamos en paro o ERTEs”, cuenta Egea. “Entre las familias vulnerables, muchas jamás habían recurrido a un banco de alimentos y encontramos personas de todas las nacionalidades”, añade.

El Teatro del Barrio se convierte en un banco de alimentos durante la crisis del coronavirus 2

Detalle de la ilustración de Yeyei Gómez vía Teatro del Barrio.

Gracias a la colaboración con la Red de Cuidados Madrid Centro también intentan dar respuesta a otro tipo de necesidades como asesoría legal y laboral o el acompañamiento de las personas quienes lo necesitan. Y en el mismo teatro reparten unas 150 comidas diarias a 300 personas en situación de calle con el apoyo del restaurante La Lorenza, que elabora los platos, y asociaciones como Plaza Solidaria o Sol y Barrio de Las Letras.

La Plataforma La CuBa nace con el objetivo de desaparecer lo antes posible, porque esto significaría que la Administración ha dado una respuesta real al problema o que la gente ha dejado de pasar hambre en este barrio. Además, la reapertura del Teatro del Barrio se vislumbra en la Fase 2 de la desescalada. “Hemos hecho una valoración económica de lo que nos supone abrir con un tercio de ocupación y, aunque no sea rentable, estamos buscando fórmulas para reinventarnos. En el momento en que eso pase tendremos que buscar otro espacio, pero seguiremos formado parte de La CuBa”, asegura Camacho.

Entre los espacios que sugieren para continuar su labor se encuentra Tabacalera. Pero todos están de acuerdo en que deben ser los servicios públicos quienes se hagan cargo de esta situación. “Entendemos que no tengan la capacidad de reaccionar a una urgencia, pero tiene que haber un momento en que cojan el relevo”, comenta Camacho en este sentido. “Tienen que movilizarse recursos para que deje de haber hambre y necesidad en nuestro país. Mientras podamos mantener una despensa solidaria en el barrio la mantendremos. Pero lo haremos sin dejar de exigir a la Administración que asuma su responsabilidad”, remata Egea. 

Fátima Elidrissi

Periodista freelance. Colabora con El Mundo y The Objective. Sus pasiones son la televisión, el cine, la literatura y el teatro.