'Tiempo' y otras 8 películas que tienes que ver para olvidarte de tus ganas de ir a la playa
Foto: 'Old'| Blinding Edge Pictures

Cultura

'Tiempo' y otras 8 películas que tienes que ver para olvidarte de tus ganas de ir a la playa

La nueva película de M. Night Shyamalan (ahora en cines) se desarrolla en una playa idílica pero terrorífica. No es la única. En muchas historias, cosas malas pasan frente al mar... aquí tienes otros 8 ejemplos para consolarte si estás viviendo tu verano en el calor de la ciudad

por Nerea Dolara

 Sí, sí… ya hemos visto todas las fotos y vídeos y stories y reels y tiktoks de tus visitas a la playa. Sí, estás pasando el verano de tu vida mientras los demás se quedan derritiéndose de calor en las calles de la ciudad, a la espera de que sea su turno de disfrutar del mar. ¿Pero y si los planes playeros terminaran por ir muy mal?

Ahora mismo en los cines (ese oasis de fresco que tanto relaja en verano) está la nueva película de M. Night Shyamalan, Tiempo (cuyo título original inglés es Old). Y sí, hay una playa idílica, pero créeme no tienes ganar de pisarla. No es un spoiler decir que ese lugar, por hermoso y perfecto que sea, es un horror del que los personajes querrán salir corriendo… aunque no puedan. Tampoco es spoiler decir (todo esto está en el trailer y en el nombre de la película) que, sin saber cómo, nuestros protagonistas —varias parejas, algunas con hijos— descubrirán pronto que en este paraíso el tiempo pasa, y no es un eufemismo, volando… por lo que si no salen de allí pronto, no solo tendrán un bronceado envidiable si no muchos, muchos años más. 

Tiempo nos recuerda así, que la playa puede ser maravillosa, pero no siempre todo es sol y arena blanca… también puede ser una pesadilla. Y no es la única película que nos muestra que no todo es alegría bajo el sol. Así que no sufras si aún no te has metido al mar este verano, que después de ver estas recomendaciones vas a pensar que tal vez no está tan mal eso de quedarse pasando calor en la ciudad. 

Tiburón (1975)

Es imposible no poner a esta obra maestra y precursora de los “blockbusters” en una lista sobre los peligros de las vacaciones. Steven Spielberg no solo da un curso de dirección de suspenso con sus tomas bajo el agua acompañadas una banda sonora que seguro estás tarareando en tu cabeza, sino que además entretiene. Es sabido lo que sucedió cuando esta historia sobre un pequeño pueblo de veraneo es asolado por un tiburón: el público no quiso meterse más al agua temiendo que les pasase lo mismo que a estos ingenuos visitantes en bañador. 

Lo imposible (2012)

Sí, las posibilidades de que un tsunami golpee una playa en la que estés son escasas, pero no elimina el pánico casi animal que se siente al ver esa gran ola chocar contra el resort frente al mar en que está la familia conformada por Naomi Watts, Ewan McGregor y sus tres hijos. Lo que sigue es terrorífico a un nivel muy humano. Aquí no hay monstruos, asesinos o animales hambrientos… hay destrucción muy real y miedo del más humano: el del dolor y el de morir o descubrir que han muerto las personas que quieres.  

Solamente se vive una vez (Head Above Water) (1996)

Esta poco conocida película es una de esas joyas escondidas de los noventa que juega con el humor negro, el suspenso y el horror con resultados muy disfrutables. Cameron Díaz es la nueva esposa de Harvey Keitel (un juez mayor que ella) y están pasando su luna de miel en una remota casa de playa   de la familia de ella que su atractivo amigo de la infancia cuida cuando no hay nadie allí. Mientras su esposo y su amigo se van de pesca, su ex novio (Billy Zane) aparece sin avisar… y luego todo se torna complicado y mortal. Solamente se vive una vez es parte de ese genero de películas de enredos en que la trama se complica y cada vez hay más muertos. Y es muy divertida de ver. 

Una escapada perfecta (A Perfect Getaway) (2009) 

Esta pequeña joya desconocida del suspenso cuenta la historia de una pareja de recién casados (Milla Jovovich y Steve Zahn) que disfruta de su luna de miel en una zona recóndita de Hawai. Pero la felicidad dura poco. Tras unos días se encuentran con otro grupo de turistas que les cuentan que acaban de asesinar a otra pareja de recién casados. Así que deciden, junto a otras dos parejas, volver a una zona más poblada y, bueno, las cosas no terminan nada bien… decir más sería arruinar la experiencia.  

La playa (2000)

¡Ay qué ideal sería escapar de la estresante civilización y fundar una comuna feliz en un lugar paradisíaco! Eso pensaban los habitantes de La playa hasta que todo comenzó a salir muy, muy mal. Leonardo DiCaprio y dos amigos franceses, que hace durante su viaje a Tailandia, logran llegar a este recóndito lugar y ser aceptados en este espacio de libertad fuera de lo establecido… pero cuando las cosas comienzan a complicarse, estos mismos «hippies» relajados hacen la vista gorda ante el dolor y la muerte y se plantean incluso llegar al asesinato para mantener su forma de vida… y eso, claro está, mata cualquier vibra de relax playero de la que hubiesen podido presumir antes. 

El naufrago (2000)

El pobre Tom Hanks no tiene idea de que al subirse al avión de envíos de Fedex va a terminar aislado en una isla, rodeado de paquetes y sin posibilidad de rescate. Este clásico de los noventa relata la supervivencia del personaje de Hanks (acompañado por el adorado y llorado Wilson) en este lugar hermoso, pero desierto. Y si piensas que ser un naufrago en una playa perfecta tal vez no es tan malo, solo recuerda que se corta con corales cuando una ola casi lo ahoga, se tiene que arrancar un diente con un patín de hielo y se plantea suicidarse en más de una ocasión. 

Soul Surfer (2011)

Ser surfista es peligroso. Te enfrentas a olas enormes que tienen muchas maneras de hacer daño, pero en el caso de la protagonista de esta película (una historia basada en la vida real de la surfista Bethany Hamilton) no es el agua el problema. A los 13 años, Hamilton fue atacada por un tiburón y perdió un brazo. Y aunque la historia termine por ser inspiradora (la deportista superó su trauma y volvió al agua) es difícil olvidar el horrible ataque con el que empezó todo. 

Dunkerque (2017)

Sí, estos pobres soldados británicos no están en la playa de vacaciones, pero definitivamente su experiencia no les va a dejar ganas de volver a pisar la arena, ni para tomar el sol. En esta genial recreación, a tres tiempos y en tres espacios, de la desesperada situación de las tropas aliadas inglesas a la orillas del mar francés y sus frustrados intentos de rescate, los jóvenes y asustados soldados forman filas frente al agua a la espera de los botes que vendrán a salvarles la vida… pero son asolados por aviones, bombas y en general un sentido de pánico muy palpable. 

Nerea Dolara

Periodista cultural. He colaborado en L’Officiel, Harper’s Bazaar, Univisión, Esquire y Forbes. Actualmente escribo en TO acerca de cultura y entretenimiento