The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Tras la legalización de las FARC, sus víctimas aspiran a formar un partido político

Foto: John Vizcaino | Reuters

Jorge Vásquez permaneció cuatro años escondido pues la amenaza de las Fuerzas Armadas de Colombia (FARC) era que si se se lo encontraban “acababan” con él y con su familia. “Esa era la orden”, afirma 16 años más tarde. The Objective lo ha entrevistado para conocer cuál es la postura de las víctimas de la guerrilla que mantuvo al país sudamericano en un conflicto que se cobró más de 200 mil muertes y que este mes ha pasado a convertirse en un partido político legal. 

Vásquez formó parte de las primeras 12 víctimas del grupo guerrillero que viajaron en agosto de 2014 a La Habana para participar en los diálogos de paz. Fue a Cuba en el rol de coordinador de la Mesa Nacional de Víctimas.

Hoy en día, es secretario técnico de la Mesa Departamental de Fortalecimiento y forma parte del Comité Ejecutivo de la Mesa Nacional de Fortalecimiento con las que, entre otras cosas, se pretende hacer seguimiento a que los acuerdos logrados en La Habana sean cumplidos por las partes.

Vásquez recuerda que durante el viaje, uno de los comandantes de la guerrilla le había contado cómo había sido el entramado de las amenazas que por años le hicieron. “La verdad es que era un tema político”, afirma.

“El Desplazamiento forzado se da porque llegaban amenazas, panfletos, mensajes, cd’s y comunicados en los que señalaban que nosotros éramos objetivo militar de ellos”.

La decisión de dejar el departamento de Tolima en 2001 se concreta cuando el grupo armado amenaza con reclutar a uno de sus hijos.

Para formar parte de la mesa que fue a La Habana, se dio un proceso.  “En 2013, 900 organizaciones, a través de unas elecciones, me eligen como primer Coordinador de la Mesa Nacional de participación de víctimas. Por esa condición, por ser víctima de las FARC y por tener una posición política frente al proceso, me llevan a La Habana”.

Las FARC se constituyeron como una guerrilla campesina en la población de Marquetalia al sur de Colombia en 1964. 53 años más tarde, el pasado primero de septiembre, culminó el congreso nacional en el que pasaron a convertirse en partido político acordaron incluso el nombre y el slogan que utilizarán.

Víctima de las FARC: Estamos conversando sobre la posibilidad de conformarnos en partido político

Un militante de las FARC escucha el líder del movimiento Rodrigo Londoño durante el lanzamiento del nuevo partido político llamado Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común. | Foto: Jaime Saldarriaga / Reuters

¿Cómo fue el proceso para que las FARC llegara a convertirse en partido político?

Todo lo que está sucediendo no es otra cosa sino parte de los acuerdos que se hicieron en La Habana entre el Gobierno Nacional y el grupo de las FARC. Es parte de los acuerdos. Nosotros hicimos parte inicial del proceso. En este momento, nos estamos conformando como comité verificador de la implementación de los acuerdos logrados allí.

Nosotros creemos que, como víctimas, debemos seguir haciéndoles un seguimiento porque allí se dan garantías, tanto a las víctimas del conflicto armado como a la guerrilla. Es la única forma de que se normalice (la situación) para que el proceso tenga un buen final en la región, que es donde se ha sentido el dolor, el desarraigo y la pobreza.

Queremos que (lo sucedido) pase a la Historia y haya una nueva forma de vivir para los campesinos en Colombia.

¿Qué piensa usted de la entrada a la política de parte de las FARC, conociendo el pasado violento y siendo usted una víctima?

Hay varias posiciones y yo como dirigente tengo que hablar de las dos que más escucho entre las víctimas. Una parte está muy dolida por todo el daño que se hizo, por las muertes de sus familiares, de sus seres queridos, por el desarraigo de la región, de esa real cantidad de cosas que pasaron allá, inhumanas producto de la guerra.

La otra posición, es que sabemos que es mejor eso (su legalización como partido) que el que sigan secuestrando a niños, adolescentes y pensar que se puedan seguir haciendo tantas cosas como las que se hicieron siempre: descuartizamientos de personas, tiros de gracia, secuestros, mutilaciones.

Mi posición personal es que es una gran oportunidad para Colombia, a pesar de todas las diferencias existentes, para que de alguna manera se pueda vivir más tranquilo. Que se pueda ir al campo. La idea aquí es que todos cabemos en Colombia.

Yo hace mucho rato superé la situación de tenerles a ellos fobia. Inclusive, antes de viajar a La Habana yo pensaba que cuando me encontrara con ellos iba a tener una reacción diferente. Pero lo he superado porque la vida nos enseña que tenemos una familia, que tenemos que trabajar por ella y que hay que salir adelante.

Tenemos, además, una familia que es Colombia, tenemos un trabajo que hacer.

¿Entre las propuestas de las víctimas ha estado el de la participación de ustedes en la política? Sobre todo, ahora tras la legalización de las FARC.

Nosotros llevamos esa propuesta a La Habana. Fue un escrito que pusimos en la mesa. Nosotros manifestamos que las víctimas teníamos igual o mayor derecho de participar en política ya que hoy los políticos utilizan a las víctimas para sacar sus votos pero no les interesa el proceso.

Es una gran oportunidad para que las mismas víctimas representen a las víctimas. No hay nadie que sienta más el dolor que una víctima. Por eso, buscamos la oportunidad de que se diera esa cosa que terminó siendo la Circunscripción Especial para la Paz pero donde, de alguna manera, condicionan la elección porque se limitaron a cuatro municipios del sur. Allí no quedamos muy conformes con el mecanismo pero algo se logró.

La creación de las denominadas Circunscripciones Especiales de Paz -pactadas en Cuba- darían, durante la transición, representación adicional en la Cámara de Representantes a las zonas más afectadas por el conflicto armado.

De acuerdo a una entrevista del medio colombiano El Tiempo hecha a Fernando Giraldo, profesor investigador del Departamento de Ciencia Política de la Universidad del Norte, estas circunscripciones “serían creadas de manera transitoria para brindar participación política a aquellas poblaciones cuyos territorios han sido históricamente afectados por la guerra”.

Tres características serían decisivas a la hora de escoger las zonas que las integrarían: “que sean lugares donde la presencia el conflicto armado haya sido considerable; que sus poblaciones hayan sido víctimas de condiciones de abandono y pobreza muy fuerte; y donde la presencia institucional del Estado es muy débil o inexistente”, explicó a ese medio el profesor. Por su parte, Vásquez considera que faltaron zonas por incluir.

De modo que propusieron que las víctimas también crearan un partido político…

Sí, estamos en esa idea. Estamos hablando con algunos departamentos donde nosotros estamos conversando sobre la posibilidad de conformarnos en partido político. En Colombia, a pesar de que es tan limitante la participación ciudadana, pues los partidos políticos han absorbido el proceso y no dejan que se constituya uno nuevo, nosotros estamos en esa gran tarea.

Hacia el final de la página, sostenemos que las víctimas, que somos ocho millones y medio de personas, algún día podamos andar como un partido político y tener nuestros parlamentarios e inclusive un aspirante a la Presidencia.

¿Cree posible que las FARC llegue al poder en algún momento?

Va a ser muy difícil porque hay mucho escepticismo en la población. Incluso en las zonas donde ellos estuvieron. Hay mucho dolor en ese proceso. Pero por eso es un proceso. Nada más importante y claro es que uno se mide con los hechos. Entonces vamos a mirar, seguramente, en las próximas elecciones cómo será la opinión de los colombianos ante la constitución de las FARC como partido.  Ahí vamos a hacer una medición de aceptación o no de un grupo de izquierda que llega a legalizarse en estos tiempos y en estos escenarios participativos.

Entre los políticos se rumorea que el nuevo partido que el 1 de septiembre se bautizó como Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común -manteniendo así sus siglas originales- no va a presentar a candidatos para las próximas elecciones de 2018 pero sí dará apoyo a algunos como, posiblemente, Piedad Córdoba.

El 30 de mayo, concluyó el desarme de la guerrilla bajo la supervisión de la Organización de Naciones Unidas y el presidente Juan Manuel Santos ese día proclamó que el conflicto con las FARC, que durante medio siglo desangró, a Colombia “realmente” había terminado. Tras la legalización de las FARC comienza una nueva historia. 

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.