Cómo Trump cambia la forma en la que los jóvenes perciben los medios
Foto: Susan Walsh

Política y conflictos

Cómo Trump cambia la forma en la que los jóvenes perciben los medios

La prensa le ha vuelto a jugar una mala pasada a Donald Trump. En un gesto sin precedentes, el diario The New York Times, uno de los medios de comunicación más respetados del mundo, ha publicado una tribuna de opinión sin firmar. El anónimo autor afirma ser parte de un grupo de "resistencia" dentro de la Casa Blanca que intenta contener los despropósitos del magnate. La publicación del demoledor texto no solo ha generado una previsible tormenta política en el Despacho Oval, sino que es el último episodio de una serie de desencuentros entre la prensa y Donald Trump.

por The Objective

Actualizado:

La prensa le ha vuelto a jugar una mala pasada a Donald Trump. En un gesto sin precedentes, el diario The New York Times, uno de los medios de comunicación más respetados del mundo, ha publicado una tribuna de opinión sin firmar. El anónimo autor afirma ser parte de un grupo de «resistencia» dentro de la Casa Blanca que intenta contener los despropósitos del magnate. La publicación del demoledor texto no solo ha generado una previsible tormenta política en el Despacho Oval, sino que es el último episodio de una serie de desencuentros entre la prensa y Donald Trump.

Otro histórico medio de comunicación estadounidense, la revista The Atlantic, ha publicado recientemente una encuesta con distintos adolescentes en la que da cuenta de la percepción que tienen los adolescentes de la prensa. ¿Resultado? Trump va ganando: la generación de inminentes votantes no confía en la información que lee.

¿Cómo ha logrado Trump levantar semejante descrédito ante las noticias? Con sus ataques, según The Atlantic. Ya durante la campaña electoral que lo llevó a la Casa Blanca popularizó la expresión «fake news«, que significa «noticias falsas», pero que en boca de Trump sirve para «denigrar artículos creíbles», según la revista. Al año siguiente, ya con Trump en la Casa Blanca, «fake news» se convirtió en la palabra del año para la editorial del diccionario Collins. En otras ocasiones, ha cargado también contra determinados medios, a los que ha llamado «los medios de las fake news» y entre los que se incluyen el citado The New York Times y la CNN, para decir que son «el enemigo del pueblo americano».

También llegó a vetar al diario The Washington Post durante la cobertura de la campaña electoral y ha atacado a periodistas concretos. El caso más sonado ocurrió cuando se mofó de un periodista con discapacidad de The New York Times.

Estas diatribas constantes han tenido un impacto en la juventud de su país, como constata The Atlantic. «No creo que haya medios de comunicación neutrales», considera Emma Neely, una joven de Tennessee de 19 años. «Cada escritor y editor tiene sus propios prejuicios. Lo que escriben, aunque contenga pocos prejuicios, sigue conteniendo prejuicios», amplía.

En la misma línea se expresa Angie, una neoyorkina de 16 años, que dice que ha aprendido de Trump a no fiarse de los medios. «Creo que todo este fenómeno le ha revelado a la gente que no se puede confiar en los medios de comunicación», dice.

Los hallazgos de The Atlantic se suman a los de un informe de 2017 elaborado por las organizaciones Data & Society y The Knight Foundation. En su investigación, destacaron tres temas que fueron «expresados repetidamente» durante sus entrevistas con los encuestados: «Los adolescentes y los jóvenes expresaron amplio escepticismo sobre las noticias y asumen que mucha de la información con la que se encuentran puede ser imprecisa o contener prejuicios», «los adolescentes y los jóvenes consultan generalmente múltiples fuentes de noticias para verificar las historias que se encuentran» y «un medio de comunicación se considera más creíble cuando sus prejuicios se conocen».

Una de las entrevistadas, identificada en el informe únicamente como una joven afroamericana de 22 años, considera que «las noticias solo son lo que la mayoría quiere oír. Nunca es toda la verdad y puede ser falsa en algunos aspectos. Hay prejuicios en el lenguaje, palabras cargadas». Es una opinión que comparte otra entrevistada, identificada como una joven hispánica y afroamericana de 23 años. «Las noticias no tienen que dar siquiera información precisa sobre una situación. Solo tienen que ser actuales y de interés de la sociedad en este momento… Siempre contienen prejuicios de un modo u otro», dice.