Turismo después de la muerte
Foto: Un Investigador

Lifestyle

Turismo después de la muerte

<p>Pasear por cementerios es para muchos una manera de conocer mejor los destinos visitados. En este INVESTIGATIONS te ofrecemos una gu&iacute;a con los <a href="http://theobjective.com/es/#!se-convoca-un-concurso-para-encontrar-al-mejor-cementerio-de-espana-c9041">mejores cementerios del mundo para pasear o morir</a>. As&iacute; que si visitar camposantos te pone los pelos de punta, quiz&aacute;s ir a estos hermosos lugares te reconcilie con tus temores. Un poquito de valor y una c&aacute;mara fotogr&aacute;fica ser&aacute;n suficientes para realizar &ldquo;Turismo despu&eacute;s de la muerte&rdquo;.</p>

por The Objective

Actualizado:

Cementerio de Highgate (Londres, Reino Unido)

Entre los cementerios más bellos del mundo está el de Highgate es uno de los rincones más curiosos de Londres. Allí están enterradas históricas figuras como Karl Marx, George Elliot, Michael Faraday y los padres y hermanos de Charles Dickens. Sus tumbas de estilo victoriano y la frondosa vegetación llaman la atención de sus visitantes. Fue inaugurado a mediados del siglo XIX.

Crédito: Alastair Grant/AP PHOTO

Cementerio du Père-Lachaise (París, Francia)

El cementerio Père-Lachaise es el más grande de la capital francesa. Cuenta con un millón de tumbas y muchas personalidades célebres descansan allí como la cantante francesa Edith Piaf, el compositor Chopin, el escritor Oscar Wilde, el pintor Delacroix y el músico Jim Morrison (líder de The Doors). Muchos parisinos visitan el lugar como si fuese un parque. Aseguran que es un sitio ideal para pasear y leer.

Crédito: Michel Euler/AP PHOTO

 Cementerio Nacional de Arlington, (Virginia, Estados Unidos)

El cementerio Nacional de Arlington es un camposanto militar y un mar de lápidas blancas que se creó en tierras del general confederado Robert E. Lee durante la Guerra de Secesión americana a las puertas de Washington y a orillas del río Potomac. Aquí están enterrados veteranos de todas las guerras a las que soldados estadounidenses han asistido. La tumba del presidente Kennedy también se halla en ese inmenso espacio.

Crédito: Joshua Roberts/REUTERS

Cementerio de Luarca, (Asturias, España)

Un camposanto con una ubicación excelente, ese es sin duda el cementerio de Luarca en Asturias. Es uno de los cementerios más antiguos y quizás más bonitos de la costa del Cantábrico. El lugar con vistas de fotografía exhala tranquilidad por todas sus esquinas. Entre los personajes ilustres cuyos restos descansan en él está Severo Ochoa, premio Novel de medicina y fisiología en 1959.

Crédito: flickr.com

Cementerio de Lone Fir de Portland, (Oregón, Estados Unidos)

Fue creado para albergar a los creadores de la ciudad de Portland. Se caracteriza por la variedad de su flora ya que el lugar permite a los familiares plantar árboles o flores en honor de sus seres queridos. Es un escenario tenebroso pero hermoso. En otoño el suelo se cubre por una inmensa alfombra de hojas ocre que hace que esa estación sea un tiempo particularmente especial para visitarlo.

Crédito: skyscanner.es

Cementerio Alegre de Sapanta (Rumania)

Es uno de los lugares más coloridos de Rumania. Esto se debe a que después de la Segunda Guerra Mundial, el artesano Satan Ion Patras, dio vida a las estatuas y cruces del cementerio pintando flores y escenas cotidianas que representaran algo simbólico de la vida del fallecido.

Crédito: Europa Press

Cementerio de la Recoleta (Buenos Aires, Argentina)

Es el camposanto más famoso de Argentina. Allí está enterrada Eva Perón, la primera dama de Argentina desde 1946 hasta su muerte en 1952. Su tumba es una de las razones por las que todos los días cientos de turistas visitan el lugar. Numerosos otros líderes, científicos, presidentes y escritores argentinos como Adolfo Bioy Casares descansan allí.

Crédito: Natacha Pisarenko/AP PHOTO

Cementerio de Xoxocotlan (Oaxaca, México)

El cementerio Xoxocotlan queda a quince minutos de la ciudad de Oaxaca. Fue establecido por misioneros españoles en el siglo XVI. El día de los muertos (01 de noviembre) el lugar se convierte en una fiesta cuando los familiares se reúnen para celebrar a sus muertos. Decoran las tumbas con flores, velas, figuras y alimentos, mientras beben, comen y escuchan mariachis.

Crédito: Jorge Dan Lopez/REUTERS

Antiguo Cementerio Judío de Praga, (Praga, República Checa)

El antiguo lugar data del siglo XV. Por más de 300 años fue el único sitio donde se permitía enterrar a judíos. Hay más de 100.000 personas enterradas y aunque el espacio quedo pequeño para sus muertos, los familiares de estos acudieron a un truco para no violar la ley hebrea que establece que una tumba no debe destruirse o moverse bajo ninguna circunstancia: enterraron a sus muertos unos encima de otros.

Crédito: Europa Press

Cementerio Municipal de Punta Arenas (Punta Arenas, Chile)

El Cementerio Municipal de Punta Arenas ubicado en la ciudad de Punta Arenas, en la Región sur de Magallanes es considerado uno de los 10 camposantos más bellos del mundo debido a los cipreses de origen europeo que lo decoran y que le dan un estilo inglés. Fue construido en 1919.

Crédito: Europa Press

Cementerio Cristóbal Colón, (La Habana, Cuba)

En La Habana se encuentra otro de los cementerios más famosos del mundo. Ha sido catalogado como Monumento Nacional de la isla. Cuenta con 57 hectáreas de superficie y está lleno de impresionantes esculturas y obras de arte funerario. A la entrada hay un monumento de mármol de Carrara de grandes dimensiones que impacta.

Crédito: Mariana Bazo/REUTERS