Meghan Markle: Una actriz en la Corte de Isabel II
Foto: Andrew Cowie

Mundo ethos

Meghan Markle: Una actriz en la Corte de Isabel II

Ya es oficial. El príncipe Harry, el menor de los hijos del príncipe Carlos y la princesa Diana, se casa con la actriz norteamericana Meghan Markle, de 36 años.

por The Objective

Ya es oficial. El príncipe Harry, el menor de los hijos del príncipe Carlos y la princesa Diana, se casa con la actriz norteamericana Meghan Markle, de 36 años.

Mientras que muchos conocerán a Markle por interpretar a Rachel Zane en la serie Suits, la mujer que se unirá a la familia real británica es, además de actriz, trabajadora humanitaria y activista en campañas a favor de la igualdad de género.

Tres años mayor que el príncipe Harry, Markle nació el 4 de agosto de 1981 y creció en Los Ángeles, California. Estudió en un colegio católico femenino y se graduó como comunicadora en la Universidad del Noroeste, en Illinois, en 2003, poco tiempo después de haber empezado una carrera en actuación. La actriz y el menor de los de Gales se conocieron en mayo de 2016 en Canadá en un evento promocional de los Invictus Games.

En 2011, después de 7 años de noviazgo, contrajo matrimonio con el productor Trevor Engelson, de quien se divorció en 2013.

Carrera en actuación

Después de papeles menores en dramas de ciencia ficción como Fringe o la telenovela emitida en Estados Unidos a través de la ABC Hospital General, y cameos en películas como A Lot Like Love y Horrible Bosses , Markle encontró su gran oportunidad en el drama legal Suits, que ahora se encuentra en su sexta temporada y cuyos productores ya han comunicado que la joven abandona la serie.

En Suits, la comprometida del príncipe Harry interpreta a la ambiciosa Rachel Zane, quien también es la novia del abogado y personaje principal Mike Ross, interpretado por Patrick J. Adams.

También se la ha podido ver en películas de Hollywood como Get Him To The Greek y Remember Me.

Trabajo humanitario

Markle es embajadora de la campaña World Vision Canadá, una organización sin fines de lucro que busca mejorar la educación, alimentación y atención médica de los niños de todo el mundo. Como parte de esa función, viajó a Ruanda donde visitó el campamento de refugiados Gihembe. Así se puede ver en sus perfiles de redes sociales donde se muestra muy activa y donde cuenta con más de 1,1 millones de seguidores en Instagram y más de 330.000 en Twitter.

Además, el mes pasado, se la vio hablando con el primer ministro canadiense Justin Trudeau en la Cumbre Mundial One Young en Ottawa, una celebración de jóvenes líderes de todo el mundo.

Hace dos años, Markle escribió una columna para Elle sobre su herencia racial. De madre afroamericana y padre caucásico, escribió sobre la crisis de identidad que a menudo sufría en el colegio cuando tenía que marcar la etnia a la que pertenecía, ya que las opciones se limitaban a blanco, negro, hispano o asiático.

«Mi herencia mixta puede haber creado una zona gris en torno a mi identidad, manteniéndome con un pie en ambos lados de la cerca, pero la he aceptado, para decir quién soy, para compartir de dónde soy, para expresar mi orgullo de ser una mujer fuerte y de raza mixta», dijo.

Igualdad de género

Además de su trabajo humanitario, es conocida por sus campañas en favor de la igualdad de género. Fiel defensora de los derechos de las mujeres, ha respaldado públicamente la campaña He for She, creada por ONU Mujeres, y que promueve la igualdad entre hombres y mujeres. En 2015, pronunció un discurso ante el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, en el Día Internacional de la Mujer durante una audiencia de esta organización.

Sin embargo, como apuntan varios medios británicos, su activismo se remonta a la infancia, cuando con sólo 11 años escribió una carta a la entonces primera dama Hillary Clinton para protestar por el eslogan de un anuncio publicitario de jabones cuyo mensaje implicaba que las mujeres pertenecían a la cocina.