Una receta, mil historias: la cocina en el videojuego
Foto: Nainai’s Recipe| Steam

Cultura

Una receta, mil historias: la cocina en el videojuego

La cocina se ha convertido en un espacio seguro y un lugar de conexión gracias al videojuego

por Mariela González

La cocina siempre ha sido un espacio comunitario. Quizás uno de los más ancestrales que tenemos. Aunque nuestro ritmo de vida nos obligue con demasiada frecuencia a recortar el tiempo que dedicamos a prepararnos una comida saludable, todos reconocemos el goce que supone compartir esos momentos: cocinar para otros, intercambiar recetas o ideas. De algún modo, todo ello nos remonta a una herencia que a veces es difícil de rastrear; una estela donde la tradición queda desdibujada a causa de innumerables influencias externas. Tal vez no pensemos en ello a menudo, pero nunca cocinamos solos. Cocinamos con múltiples manos, y hacemos perdurar memorias y ecos que ni siquiera podemos identificar. 

Tal vez por eso, cocinar —aprender o recuperar el hábito— ha sido uno de los asideros de muchísima gente durante los periodos de confinamiento recientes. Hemos tratado de consolarnos sintiendo la cercanía de los demás a través de los sabores, rememorando esos instantes compartidos. Imitando y aprendiendo como forma de luchar contra la inmovilidad, o preparándonos para el momento en que la compañía vuelva a ser real y tangible. No puede ser casualidad que esta actividad haya tocado a tanta gente, y tampoco lo es que hayan surgido bastantes obras en el ámbito del videojuego dedicadas a explorar las conexiones a través de la cocina en este último año y medio de incertidumbre.

Una receta, mil historias: la cocina en el videojuego 4

Imagen vía Nainai Steam.

No podemos decir que la cocina sea un tema extraño al videojuego, en realidad. Somos muchos los que en su día nos enfrentamos a los desafíos de la simpática protagonista de Cooking Mama, más similares a puzles de habilidad que a la preparación de recetas reales; quienes hemos estado a punto de romper amistades a causa de los desquiciantes niveles de Overcooked!; o los que hemos descubierto si seríamos capaces de llevar un emporio culinario gracias a franquicias como Cook, Serve, Delicious! Ninguno de estos ejemplos pone el énfasis en lo que significa el acto de cocinar en sí. Cómo nos relacionamos con el proceso o con otros de manera íntima a través de él. 

Una receta, mil historias: la cocina en el videojuego 5

Imagen vía Venba Game Press.

Es lo que consigue de un modo bastante directo Nainai’s Recipe, un pequeño juego para PC en desarrollo, cuya demo puede descargarse gratuitamente en Itch. Estamos en 2020, hace poco que vivimos solos, y nuestra abuela —nainai es el nombre cariñoso que se le da a las abuelas en chino estándar— es quien nos enseña a cocinar enviándonos sus recetas tradicionales a través de una aplicación de mensajería instantánea. No existe demasiada complicación en cuanto a mecánica: el resultado del plato es casi lo de menos. Recibiremos sus alabanzas —cómo no—, quede como quede, y nuestras conversaciones servirán no solo para ir aprendiendo cómo desenvolvernos en la cocina, sino también para conocer algo más sobre ella. Una unión que se va fraguando gracias al cariño, mediatizada en esta ocasión no por el teléfono móvil con el que nos comunicamos, sino por los ingredientes que escogemos, los platos que van abriendo nuestra percepción y nuestros sentidos.

Una receta, mil historias: la cocina en el videojuego 1

Imagen vía Nainai’s Recipe Steam Store.

El hot pot es otra variedad propia de la cocina china, que algunos consideran importada de la región de Mongolia. Una olla con caldo hirviendo se coloca en el centro de la mesa, y los comensales, sentados alrededor de ella, van rellenándola con distintos ingredientes. El resultado es un plato copioso, que difícilmente puede terminarse si no es en compañía. Es por ello que llama la atención el título de Hot Pot For One: otro juego minúsculo disponible en Steam, desarrollado por dos autores de procedencia china.

Somos un estudiante extranjero pasando su primera Nochebuena lejos de su familia, aunque por suerte contamos con nuestros compañeros de piso. Nos espera una velada compartiendo un buen hot pot con ellos. O eso pensábamos, porque la suerte no acompaña: finalmente, cada uno tendrá sus propios planes y nos encontraremos solos en el apartamento, con un buen montón de comida con la que prepararnos una cena que a todas luces nos viene grande.

Al igual que Nainai’s Recipe, Hot Pot For One es un juego basado en físicas, aunque en este caso mucho más exageradas, al estilo que popularizó hace unos años Surgeon Simulator; de modo que el resultado de nuestra triste cena puede ser hilarante, con decenas de ingredientes tirados por el suelo, si no somos hábiles. Pero no podemos dejarnos engañar por el chascarrillo, porque hay mucho de melancolía en este pequeño título. Cada vez que escojamos un ingrediente, o cuando nos fijemos en alguno de los objetos a nuestro alrededor, un recuerdo se desbloqueará en nuestra mente. Algunos divertidos, otros nostálgicos, en lo que termina siendo una breve reflexión sobre la soledad y el desarraigo. De nuevo, la apertura de los sentidos y la conexión íntima a través de la cocina, y lo diferente que puede ser una cena si se convierte en un ejercicio solitario.

Una receta, mil historias: la cocina en el videojuego 2

Imagen vía ‘Hot Pot For One’ Steam Store.

Compartimos con los demás nuestra cocina también en un intento de recuperar el pasado, o de asegurarnos de dejar una impronta en el futuro, ya sea en forma de recuerdo o de legado. Es la idea que explora Venba, otro juego para PC en desarrollo, sin fecha de lanzamiento aún, que se define como «un juego de cocina narrativo». Nos lleva a conocer la historia de una madre india que emigra a Canadá en los 80, y cómo su empeño por mantener vivo el legado de la cocina familiar representa el esfuerzo de la integración en una cultura y un entorno nuevos, a menudo nada fáciles de asimilar.

Claro que la cocina también puede ser un lugar divertido, de descubrimiento o de experimentación. Si nos pica el gusanillo y no nos atrevemos a probar recetas en la vida real, o no disponemos del siempre preciado tiempo, propuestas como Soup Pot pueden ayudarnos. Otro juego para PC en desarrollo con una premisa mucho más sencilla: más de cien recetas para que las preparemos a nuestro ritmo, sin que nuestro nivel de experiencia sea determinante. Sin una historia que nos guíe, sin prisas ni metas que alcanzar. La cocina como un lugar acogedor y amigable, enmarcada en esa idea de lo wholesome que tanta presencia está teniendo en el videojuego últimamente. Como peculiaridad, Soup Pot tendrá una red social propia, in-game, de nombre Cookbook, en la que podremos hacer streaming de nuestras partidas en un espacio completamente seguro. 

Una receta, mil historias: la cocina en el videojuego 3

Imagen de ‘Soup Pot’ vía Steam.

La etiqueta «cocina» en plataformas como Steam o Itch se ha ido ampliando cada vez más para dar cabida a propuestas como éstas. «Simuladores de recetas» más o menos realistas, pero ante todo exploraciones de las mil y una historias que un simple plato puede contener. Crecimiento, conexión, y por supuesto todos esos abrazos que la distancia nos ha negado en los últimos meses. 

Mariela González

Periodista freelance y escritora especializada en género fantástico. Escribe crítica literaria y de videojuegos, centrándose especialmente en los creadores independientes, donde siempre hay nuevas fronteras por descubrir.