The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Esas verduras que asolean el invierno

Foto: Gaelle Marcel | Unsplash

El invierno, frío y oscuro, nos compensa con un tesoro natural, el de las hortalizas propias de la temporada, que los nutricionistas alaban por sus grandes aportaciones a la salud -vitaminas A o C, hierro, propiedades anticancerígenas y cardiosaludables…-, cosa sin duda valiosísima, pero a nosotros nos convencen más aún sus grandes virtudes culinarias.

Así que adentrémonos en el frío con esas verduras, empezando por dos clásicas y muy nutritivas (proteínas, ácido fólico): las verdes espinacas y acelgas. Este cronista, de pequeño, adoraba las espinacas pero mucho menos las acelgas, por su mayor acidez. Son verduras para adultos, que entendemos más tarde, y no digamos cuando descubrimos sus pencas: rebozadas, gratinadas, o rellenas de tomate y queso. ¡Inmensas!

Las espinacas, más suaves, son versátiles: los brotes jóvenes, en ensalada, quizá con unos taquitos de jamón o pan frito; con las hojas mayores, muchos acompañamientos para platos de carne y pescado, incluidas las sacrosantas ‘creamed spinach’ de los anglosajones con mantequilla, nata y a veces queso fresco.

Esas verduras que asolean el invierno 1

Para equilibrar nuestra dieta con su elevado contenido en fibra está toda la extensa familia de las crucíferas. | Foto: Danielle Macinnes | Unsplash.

 

Otra familia de temporada, la más nutrida, es la de las asteráceas: el la alcachofa, la escarola y la endibia, más frecuentes, y las a veces olvidadas -injustamente-, el cardo y la borraja. El cardo con almendras es un clásico, y las borrajas, de las que se dice que se quedan en nada -eso del “agua de borrajas”-, están sabrosísimas, por ejemplo, a la andaluza: guisadas con patatas y taquitos de jamón, a lo que se añade un sofrito de ajo y, al final, un par de huevos duros.

Explican los científicos que todas las asteráceas tienen pocas calorías y mucho látex y potasio, por lo que son diuréticas.

De esa familia, entre las ensaladas, hay una de mucha tradición en Madrid que combina sabores y texturas de forma inmejorable: la escarola, típica hoja invernal, que aquí se combina con granos de las últimas granadas de su temporada y una generosa ración de ajo. Un aceite virgen de arbequina -por la cosa del hermanamiento con Cataluña-, y a disfrutar.

Las alcachofas y sus corazones, que encontramos siempre en conserva, están gloriosas ahora, frescas. Y a menudo con jamón.

Finalmente está toda la extensa familia de las crucíferas: con repollo, berza, coles, coliflores, coles de Bruselas y brécol. Equilibran nuestra dieta con su elevado contenido en fibra, y con ellas se hacen unos entrantes de categoría. La tantas veces menospreciada coliflor, gratinada y por tanto con su sabor acentuado, es una delicia reconfortante.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.