The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Palermo, una ciudad que merece mucho la pena

Foto: Tomás Antón Escobar | Unsplash

El sur de Italia tiene su encanto propio y su capital lo deja muy claro, muy rápido. Descubre Palermo.

 

Hay ciudades que lentamente te enamoran, ciudades que te impresionan, ciudades que sorprenden, ciudades a las que quieres mudarte inmediatamente… y luego hay ciudades como Palermo que es todas esas cosas o una mezcla de bastantes de ellas.

Al salir de la Stazione Centrale (la manera más práctica de llegar desde el aeropuerto) lo primero que te queda claro es que el despiste no es una opción. No en vano existe un cliché extendido sobre cómo conducen de los italianos. Palermo deja claro rápidamente que mirar a los dos lados antes de cruzar no solo es necesario, es vital. No se trata de comenzar por lo malo (de hecho hasta tiene encanto) sino de dejar claro algo que se debe tomar en cuenta de inmediato y nunca olvidar.

Palermo, una ciudad que merece mucho la pena

Fresco… y mojado. | Foto: Tomás Antón Escobar | Unsplash.

Palermo también deja claro rápidamente sus raíces mestizas, su mezcla de culturas, su diferencia de la italiana peninsular. Palermo es una suma de culturas, personas y sabores que es única. No es casual que su comida, eso por lo que volverás una y otra vez, sea tan especial. Palermo es como la pasta con sardina, hinojo, pasas y piñones: especial, extraña, reconfortante, nueva, atrevida, antigua, tradicional… es mezclar berenjena, pez espada y menta (otra pasta que hay que probar) o hacer bocadillos en brioches con helado. Es exceso y cercanía, aventura y familiaridad, historia de todos y de ninguno, mar y tierra.

Palermo es una ciudad que merece mucho la pena 1

Mondello, Palermo. | Foto: Vasily Kotlyarov | Unsplash.

Palermo es contrastes y cantidades. Pronto queda claro en esta ciudad, con una decadencia llena de encanto, que comer es importante y abundante. Todo en cantidades desafiantes, todo delicioso, todo indispensable. Las berenjenas en la pasta, en la parmiggiana o en la típica caponata, las alcachofas rellenas o hervidas en los mercados, el pez espada en envoltini, la sardina también en formato relleno o en pasta o esos extraños y deliciosos bocadillos de tortitas de garbanzo con perejil y ajo, o esos intestinos asados en los repletos pasadizos de los mercados que llenan todo de un olor delicioso, o los enormes y chorreantes arancini. Y no todo es salado. Los cannoli son un requerimiento y el helado (sí, dentro de una brioche redonda alla sándwich) es una delicia.

Palermo es una ciudad que merece mucho la pena 3

Si se viene a comer… se come. | Foto: Vitchakorn Koonyosying | Unsplash.

Palermo está llena de lugares, de gente, de cosas. La catedral es imponente y el Teatro Massimo permite revivir al visitante uno de los finales más famosos del cine, así como por casualidad. Allí está el mar, cerca del barrio de Kalsa (el Lavapiés de la ciudad), y el centro histórico reboza de mercados de visita obligatoria. Ballaró es el caos, esa esencia marroquí de otros tiempos hecha puestos de comida, ropa usada y básicamente todo lo que se pueda pensar. Todo convive: el pescado, con las fresas, con el abrigo de segunda mano, con una nevera usada. Ballaró es apasionante y requiere, sí, atención (coches, motos y gente todos optan por moverse de manera indiscriminada). Luego está Capo. Más ordenado, más grande y encantador. La zona de comida ofrece no solo puestos con calamares enormes y limones de tamaño desafiante, sino puestos para comer aperitivos entre los paseantes y el producto: alcachofas fritas, salchichas con pimienta, ricota ahumada, berenjena frita… la variedad es amplia y es recomendable acompañarla con un vino (eso sí, si estás acostumbrado a precios españoles el vino te parecerá caro).

Palermo es una ciudad que merece mucho la pena 4

Ballaró. | Foto: Simon & Erin de Never Ending Voyage.

Otro lugar que debes visitar son las Catacumbas de los Capuchinos. Están un poco más alejadas –hay un autobús que te deja cerca, y caminar tampoco es para tanto- y son las que tienen mayor cantidad de momias en Europa y solo se pueden describir como impresionantes.

Palermo está llena de plazas con fuentes e iglesias, como la Piazza Pretoria o Piazza Bellini, y de pequeñas placitas escondidas, como la encantadora Piazza Marina, llenas de sitios en los que comer o tomar algo. Quattro Canti, la convergencia de cuatro avenidas (que en algún punto son todas peatonales), es el lugar perfecto para ubicarte entre diversos puntos de la ciudad.

Palermo es una ciudad que merece mucho la pena 2

Fontana della vergogna. | Foto: JoseluBilbo vía Flickr bajo Licencia Creative Commons.

Palermo es eso finalmente: una convergencia. Una convergencia de culturas, de sabores, de estilos. Y esas, siempre, son las mejores ciudades: las que te enamoran de improviso y se quedan contigo, susurrando al oído que debes regresar.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.