The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Vox grita alto y la España 'ultra' se despierta

“No los defraudaremos, es tiempo de trabajar”, ha prometido Abascal desde un balcón decorado con una gran bandera española y un arco de globos amarillos y rojos, que se ha ido volando antes de tiempo

Foto: Javier Lizon | EFE

Las encuestas esta vez no se han equivocado. Vox ha quedado como tercera fuerza política en España. El partido de ultraderecha ha logrado doblar sus escaños: ha sumado 52. Su líder Santiago Abascal lo ha celebrado entre banderas rojigualdas, gritos de “¡Viva España!”, “Puigdemont a prisión” y “¡A por ellos!”.

“Hoy celebramos nuestro crecimiento. Debemos celebrarlo, pero sin euforia. Aún hay incertidumbre sobre la respuesta que el Estado va a dar a los golpistas. Además, hay preocupación por la victoria del partido socialista”, ha dicho ante un grupo de 200 simpatizantes que se han acercado a la nueva sede del partido ubicada en el número 12 de la calle Bambú, antiguas oficinas del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 3 de Madrid.

“¡No los defraudaremos, es tiempo de trabajar!”, ha prometido el dirigente político quien ha hablado desde un balcón decorado con una gran bandera española y un arco de globos amarillos y rojos, que se ha ido volando antes de tiempo.

“Aquí no llega ni Dios”, había expresado un periodista mientras comentaba con otros sobre si la gente respondería a la convocatoria de celebración hecha por redes sociales pasadas las nueve de la noche. El espacio se llenó. Tampoco era muy amplio: la Calle de Consuegra, perpendicular a la Bambú. Los militantes se han puesto sus chaquetas y han optado por acompañar a Abascal durante su valoración de esta noche. Una noche muy fría, tanto fuera como dentro del partido, donde han ofrecido vino tinto para la prensa.

Vox grita alto y la España 'ultra' se despierta

En la sede de Vox han servido vino para la prensa | Foto: The Objective

Haciendo temblar paredes 

“El proyecto de Vox se consolida como una alternativa patriótica social”, expresó horas antes de hablar Abascal, Jorge Buxadé, portavoz de campaña de Vox, durante la primera valoración de la jornada electoral hecha por el partido conservador. Cuando había sido escrutado el 50% de los votos, el suelo y las paredes de la sede comenzaron a temblar por los zapatazos y gritos de alegría producto de la celebración de miembros de la organización.

Los más de 37 millones de electores llamados a votar han elegido a los representantes de los 350 escaños del Congreso y a los 208 del Senado entre las 1.276 candidaturas que han concurrido a estos comicios. El PSOE se ha mantenido como la primera fuerza política, aunque ha perdido tres escaños de los obtenidos el pasado 28 de abril.

No todo han sido vítores 

En esta zona de Chamartín, en Madrid, no solo se han escuchado aplausos por parte de los seguidores de Vox. “¡He pensado que venía a mi casa y no me han dejado entrar! ¿Con quién me puedo quejar?”, ha vociferado con enfado un militante del grupo político a quien los guardias le negaron, por razones de seguridad, el acceso horas antes de que se conocieran los resultados y mientras los periodistas comenzaban a entrar para hacer la cobertura. Claro, a los que se les permitió el acceso: unos 130.

Al mejor estilo de Donald Trump, Vox ha seguido su línea de hacer que los medios sean noticia y ha mantenido el veto al Grupo PRISA por un editorial publicado en El País, a pesar de que la Junta Electoral trasladara al partido la decisión de que no podía impedir a los periodistas asistir a sus actos electorales.

Representantes de Vox han argumentado este domingo a las puertas de la sede política a lo reporteros de ese grupo mediático que no es “un acto de naturaleza electoral” como indica la Junta Electoral, sino un “acto privado de seguimiento de resultados” y que por ello pueden elegir quién entra y quién no.

10N en directo | Los primeros sondeos dan de ganador al PSOE, Vox quedaría en tercer lugar 3

Varios medios cubren la sede de Vox. | Foto: The Objective

Hastío electoral

En estas elecciones, la participación (69,96%) ha caído seis puntos con respecto a las elecciones del 28 de abril, a pesar de que ha sido la convocatoria con más censo electoral en la historia de la democracia. El hartazgo ciudadano ha sido palpable. Son las cuartas elecciones generales en cuatro años y la segunda repetición electoral que se da en ese mismo período. No solo por esto el nuevo panorama político español era previsible, sino también porque España no es la excepción al auge de la ultraderecha populista europea que desde la Segunda Guerra Mundial no había tenido tanta influencia en el continente.

De este modo, las llamadas 100 medidas para la España Viva, plan electoral por el partido verde, parecen estar más vivas que nunca. Entre estas destacan “la suspensión de la autonomía catalana hasta la derrota sin paliativos del golpismo y la depuración de responsabilidades civiles y penales”, de modo que el conflicto en Cataluña, que ha estado en el centro del debate político, ha incidido en los resultados.

Abascal ante sus seguidores ha comenzado a cantar todas aquellas provincias donde el partido ha conseguido escaños. Tras anunciar que habían logrado dos diputados en Barcelona, los asistentes han comenzado a gritar con más fuerza. Por su parte, el dirigente ha afirmado creer que la formación “puede estar muy satisfecha, más allá de las incertidumbres, ya que se ha consolidado una alternativa patriótica que salva el orden constitucional en Cataluña”.

Más promesas

Entre otras de las propuestas más polémicas, Vox pretende eliminar las comunidades autonómicas, centralizando todas las competencias del Estado en el Gobierno central; deportar a los inmigrantes ilegales a sus países de origen y derogar la Ley de Violencia de Género.

Abascal en su discurso ha hecho referencia constante a estos puntos. “Fronteras seguras contra la inmigración ilegal”, “defensa a la vida y de la familia frente al relativismo”, han sido algunas de sus frases.

Vox grita alto y la España 'ultra' se despierta 2

Simpatizantes de Vox se han acercado a la sede del partido a celebrar el resultado electoral. | Foto: The Objective

Asimismo, entre las medidas más populares destacan establecer de una cuota de cero euros a los trabajadores autónomos si los ingresos no llegan al Salario Mínimo Interprofesional —que es una apuesta de Unidas Podemos—, así como la creación de una tarjeta sanitaria única.

Con el himno nacional de España como soundtrack, más globos rojos y amarillos –que ahora sí fueron lanzados al aire a tiempo para marcar el cierre del acto– y luces de bengala, la “reconquista que comenzó en Andalucía” amplía su andadura por todo el territorio nacional y la España ultra se despierta colocando a Vox como tercera fuerza en el Congreso.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.