VOX: la «reconquista» que comenzó en Andalucía llega al Parlament de Cataluña
Foto: Anna Carolina Maier| The Objective

Política y conflictos

VOX: la «reconquista» que comenzó en Andalucía llega al Parlament de Cataluña

Vox vive otra noche electoral histórica, su tercera gran victoria en los últimos tres años. La formación de Santiago Abascal entra al Parlament de Cataluña como cuarta fuerza política

por Anna Carolina Maier

A VOX le van los balcones. La imagen con la que el partido celebraba convertirse en la tercera fuerza política nacional se ha repetido, esta vez no ante la estrecha Calle de Consuegra en Madrid, sino frente a la Gran Vía de Barcelona en el Hotel Avenida Palace.

Ignacio Garriga, el cabeza de lista, acompañado de Santiago Abascal -líder del partido- se ha asomado para celebrar, lo que considera, una nueva victoria. VOX se ha convertido este 14 de febrero en la cuarta fuerza política de Cataluña con 11 escaños, superando a Ciudadanos (6) y PP (3).

Sumando victorias

Es la tercera gran victoria del partido en los últimos tres años. La primera fue el 2 de enero de 2018, cuando quedó en cuarto lugar en las elecciones autonómicas andaluzas al lograr casi 400.000 votos que le dieron 12 escaños. En aquella ocasión el lema era: «La reconquista de VOX comenzará tierras andaluzas» y, al parecer, ya ha llegado a Cataluña.

Seis grandes y lujosas lámparas de araña cuelgan de la sala del hotel donde militantes y prensa se han reunido a esperar el cierre de la jornada electoral que estuvo marcada por una clara protagonista: la pandemia de COVID-19.

Esta vez no ha habido vino tinto ni comida, como en la generales del 10 de noviembre de 2019. De hecho, los organizadores han advertido en un email a los periodistas acreditados de que solo podrían ofrecer bebida envasada pero no «alimento al no haber encontrado un proveedor» que «ofreciera todas las garantías sanitarias que exige la situación de pandemia».

VOX: la «reconquista» que comenzó en Andalucía llega al Parlament de Cataluña 1

Santiago Abascal comparece tras el gran resultado de Ignacio Garriga | Foto: Anna Carolina Maier | The Objective

Lo que sí se ha repetido de aquellos comicios generales han sido los cánticos de «Puigdemont a prisión» y el temblor de paredes y el suelo de la sede que se sintió cuando entonces había sido escrutado el 50% de los votos por la celebración de los miembros de la organización. En esta ocasión la celebración se ha adelantado y el «temblor» se ha dado con tan solo un 1,7% de los votos escrutados cuando los resultados ya le daban a VOX nueve diputados por encima de Comú Podem (6), Ciudadanos (5) y Partido Popular (3).

Este domingo más de cinco millones y medio de personas estaban llamadas a las urnas en Cataluña para elegir la composición de su Parlamento y a su próximo presidente de la Generalitat, a pesar de la pandemia.

El PSC -que ha llevado a la cabeza al exministro de Sanidad, Salvador Illa– ha resultado ganador con 33 escaños, pero el bloque independentista es el que ha obtenido mayoría: ERC 33 escaños y Junts 32. Esta es la cuarta vez que se vota en la comunidad autónoma desde que comenzó el procés hace 10 años.

La lucha contra el independentismo, movimiento que Garriga califica de «mafia separatista», ha sido determinante y una clara bandera que ya había alzado el partido en todos los anteriores comicios en los que ha participado.

También el descalabro de Ciudadanos, que ha quedado de penúltima fuerza política, lo ha aprovechado el partido de derechas.

VOX sabe aprovecharse de las circunstancias. Amplía sus tentáculos dentro de la política española entrando a esta a través de los parlamentos autonómicos que «rechaza» ya que, aunque afirma defender la Constitución, olvida su octavo título en el que se establece la organización territorial de España al querer abolir las autonomías.

Para VOX ha sido un San Valentín más que romántico. Habrá que ver cuánto durará el enamoramiento.

Anna Carolina Maier

Periodista venezolana residente en España. En mi país cubrí Política. Obtuve el premio de la SIP por la cobertura de las protestas de 2017. En España me estoy reinventando. Amo el flamenco.