The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

El 'wardrobing' en las redes sociales: comprar, posturear y devolver

Foto: freestocks.org | Unsplash

Las redes sociales han hecho que no solo los famosos se preocupen por ser fotografiados con prendas que no les favorecen o por aparecer en varias fotografías con la misma ropa.

Comprar ropa para ponérsela una sola vez y luego devolverla era una práctica que ya se hacían algunos compradores antes del auge de las redes sociales, pero la presión de redes como Instagram para mostrar siempre la mejor imagen ha hecho que muchos consumidores vuelvan a revivir la tendencia del wardrobing, es decir, comprar ropa para utilizarla una sola vez y luego devolverla.

Los hombres, más propensos al wardrobing

Casi uno de cada diez británicos admite comprar ropa para utilizarla para una publicación en las redes sociales y luego devolverla, según una encuesta publicada por Barclays, uno de los principales bancos de Reino Unido que opera en numerosos países de todo el mundo. El dato más sorprendente de esta encuesta no es la cantidad de gente que devuelve ropa tras haberla usado para una fotografía, sino quiénes lo hacen.

La encuesta, realizada en más de 2.000 personas, choca con los estereotipos de que las mujeres son más presumidas que los hombres, pues destaca que son personas de entre 34 y 44 años las que más realizan esta práctica y, además, que la mayoría de ellos son hombres.

El 'wardrobing' en las redes sociales: comprar, posturear y devolver 2

Los hombres británicos gastan más en ropa que las mujeres. | Foto: rawpixel | Unsplash

Más hombres, un 15%, admiten haber llevado ropa con la etiqueta puesta por si quieren devolverla después, comparado con un 11% de las mujeres encuestadas. Además, uno de cada diez hombres asegura que les daría vergüenza que un amigo los viera dos veces con la misma ropa, frente al 7% de las mujeres.

Para terminar de romper el estereotipo, la encuesta revela que los hombres británicos gastan más dinero en moda que las mujeres. En total, gastan de media alrededor de 300 libras (330 euros) más al año que las mujeres.

Las facilidades para devolver la ropa

Esta tendencia de devolver la ropa tras haberla usado para una sola publicación en las redes sociales se debe, además de por la presión social para estar siempre a la moda, aumentada por las redes sociales, a las facilidades que dan las tiendas para devolver la ropa una vez comprada.

La política de muchos establecimientos online que permiten a los compradores no pagar la ropa hasta que se la hayan probado también contribuye a esta tendencia. Un 31% de los británicos reconocen que es más probable que devuelvan la ropa si la compran con la opción de probarla antes de pagar.

¿Cómo sacar más provecho a la ropa en las redes sociales?

Aunque las redes sociales ejercen una gran presión sobre sus usuarios, cada vez son más los que se rebelan contra la presión social de ir siempre a la última y de no mostrar a los demás que sí, repetimos modelito de vez en cuando.

Sin embargo, tener un perfil de Instagram envidiable sin volverse loco para estar a la última en el mundo de la moda es compatible con algunos sencillos trucos.

Un truco que puede funcionar muy bien es comprar accesorios llamativos que, al combinarlos con el mismo conjunto de ropa, le den un toque diferente que consiga que nadie se de cuenta de que repites el mismo outfit. Si además utilizas ropa que sea fácilmente combinable con diferentes prendas, se pueden conseguir varios conjuntos con tan solo unas pocas prendas.

Otra práctica que sirve a la hora de tener un perfil de instagram variado y que no se note la repetición de la misma ropa es cambiar el ángulo de las fotografías bastante a menudo. Si en una solo se ve desde la cintura hacia arriba y en otra se ve el cuerpo entero, por ejemplo, se puede repetir alguna prenda sin que se note.

El 'wardrobing' en las redes sociales: comprar, posturear y devolver 1

Prendas fácilmente combinables, como las chaquetas vaqueras, hacen más fácil crear conjuntos nuevos para cada ‘post’. | Foto: Benjamin Voros | Unsplash

Pero si lo que quieres es no repetir ropa de verdad, el alquiler es una buena opción. Además de publicar fotografías con la última moda de una manera más económica, esta práctica ayuda al medioambiente.

Cada año, 300 millones de kilos de ropa usada van a parar a los vertederos, y el 30% de la que se produce acaba convertida en residuos. El alquiler ayuda a reducir esta cantidad de prendas desechadas y consigue, además, que un feed de Instagram se parezca al de cualquier instagrammer de moda.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.