Yolanda Álvarez: «Que los migrantes y los refugiados acaben echándose al mar es un fracaso de nuestra sociedad»
Foto: José Pedro Salinas| Cedida

Sociedad

Yolanda Álvarez: «Que los migrantes y los refugiados acaben echándose al mar es un fracaso de nuestra sociedad»

por María Hernández

El barco de la ONG Open Arms zarpó del puerto de Siracusa, en Sicilia, el 29 de julio de 2019 sin saber que su misión número 65 se convertiría en la más mediática de su historia y en la protagonista de un pulso político en Italia y la Unión Europea.

A bordo del barco solo había un medio de comunicación, TVE, con Yolanda Álvarez y Joaquín Relaño, que delante y detrás de la cámara, respectivamente, narraron el día a día de la misión más dura del Open Arms.

Ahora, más de un año después, Yolanda Álvarez ha decidido contar su experiencia a bordo del barco en Náufragos sin tierra, un libro en el que cuenta desde cómo vivía ella cada momento en el barco hasta las historias más duras de quienes salieron del infierno de Libia.

Yolanda cree que el periodismo, «sobre todo, tiene que ser humano». «Más que objetivo, que es difícil que lo sea, tiene que ser honesto, riguroso y justo», afirma la periodista valenciana, con quien nos encontramos pocos días después de la publicación del libro.

Se define como una «periodista de terreno» y, por eso, cuando le propusieron embarcarse en el Open Arms no lo dudó, igual que tampoco lo hizo cuando la misión se alargó más de lo debido y le ofrecieron un relevo. «Yo no podía concebir no quedarme hasta el desembarco».

Tras pasar casi un mes en el Open Arms, Yolanda defiende que «nuestro periodismo debe humanizar, porque en el momento que estamos viviendo en que hay un relato interesado de discurso antimigratorio, basado en el miedo y en el discurso del odio, creo que tenemos que contrarrestarlo con datos e historias reales». Historias como la de Hortensia, que cuando fue rescatada tenía graves quemaduras en las nalgas que se le infectaban y le impedían estar sentada. O la de Issiaga, a quien dispararon en los dos pies cuando intentaba huir de un centro de detención en Libia en el que no le daban de comer.

«El libro empieza con un proverbio árabe que dice ‘que la vida no te traiga todo aquello que puedas soportar’, porque las historias que a mí me han contado demuestran la gran fortaleza del ser humano, cómo pueden salir adelante después de haber sufrido tanto», afirma. «Creo que ese sufrimiento, para poder acabar con él y que no se siga produciendo, con la connivencia además de una Unión Europea que está cerrando los ojos a ese drama migratorio y a la barbarie que se está viviendo contra los derechos humanos de todo tipo en Libia, la mejor manera es estar informados, saber lo que ocurre y que no podamos decir que no nos lo han contado, que no sabíamos lo que estaba pasando».

Yolanda Álvarez: «Que los migrantes y los refugiados acaben echándose al mar es un fracaso de nuestra sociedad» 1

Foto: Francisco Gentico | AP

Con aquella misión del Open Arms no pudimos mirar a otro lado porque, desde luego, estuvimos bien informados. El foco de todos los medios de comunicación se puso en este barco que se convirtió en el protagonista de un pulso político liderado por el entonces ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini. «Salvini estaba haciendo campaña», recuerda Yolanda. «Lo que estaba intentando era un juego político con el que ganar adeptos a su causa, y con su discurso antimigratorio él ganaba votos, entonces yo creo que era una causa social que él convirtió en política».

«Eso es lo que no se puede hacer, estar con la política jugando con mensajes y con decisiones con las que lo que haces es jugar con vidas humanas, vidas que traen a sus espaldas un sufrimiento inimaginable», critica la periodista.

Precisamente por este sufrimiento, «tenemos que facilitar que salgan de ese infierno ya, hoy mejor que mañana». «Lo que no podemos hacer es cerrar los ojos, pero para nosotros es más cómodo hacer como si eso no ocurriera, porque nos genera una inquietud».

«Es gente que está atrapada en un absoluto infierno, de violencia, de esclavitud, de violaciones, de abusos, hay que sacarlos de allí como se pueda. Lo que no podemos es, desde las propias políticas de la Unión Europea, estar fomentando que ese círculo vicioso de las mafias con la connivencia del gobierno se siga manteniendo. Es que no tendrían que tener que echarse al mar, yo creo que los migrantes y los refugiados acaben echándose al mar es un fracaso de nuestra sociedad», afirma Yolanda, defensora de que se facilite «una migración regular y que pueda haber peticiones de asilo, de refugio, por cauces legales, pero que no se eternicen».

En su opinión, las políticas actuales son hipócritas. «No podemos hacer como si no pasara nada, como si Libia no fuera un estado fallido y como si no fuera un estado en guerra. Las leyes internacionales y el derecho marítimo dicen que cuando tú rescatas a alguien en alta mar, tienes que llevarlo al puerto seguro más cercano. Libia no tiene ningún puerto seguro. Cuando la Unión Europea está diciendo ‘señores guardacostas libios, vamos a ayudarles, vamos a reforzarlos para que quienes atrapen y quienes capten que quieran huir los devuelvan a Libia’, está infringiendo la ley, porque tenemos que socorrerlos, y tenemos que llevarlos a puerto seguro, que es lo que están haciendo las ONG. Ellos están haciendo lo que deberían estar haciendo los estados».

Yolanda Álvarez: «Que los migrantes y los refugiados acaben echándose al mar es un fracaso de nuestra sociedad» 2

Foto: Santi Palacios | AP

Sobre las acusaciones de los partidos de ultraderecha a las ONG, que aseguran que favorecen la inmigración irregular y pactan con las mafias de tráfico de personas, Yolanda lo tiene claro: «Evidentemente, no son las ONG las que favorecen ese tráfico, esas personas necesitan salir de allí, están en unas condiciones inhumanas, van a hacer lo que sea. Cuando una madre con dos bebés se echa al mar en una barquichuela en la que tú no irías ni a un kilómetro, por el oleaje y porque crees que te vas a hundir, cómo de desesperada tiene que estar. Esas personas están huyendo de un infierno y haya un barco de rescate o no, van a seguir huyendo». «A los traficantes les da igual que esos barcos estén o no, van a seguir», añade.

En el Open Arms Yolanda vivió momentos realmente duros y tuvo que escuchar las historias de quienes venían del verdadero infierno. Pero la periodista de TVE ya está más que curtida en este tipo de coberturas. Al preguntarle cuál fue la más dura, dice que, «sin duda, la última ofensiva militar israelí en Gaza, en verano de 2014, que fue la más sangrienta que ha habido, en la que la mayor parte de víctimas eran civiles y en la que vi realmente cómo se puede sembrar el terror en una población civil que está atrapada». «A mí me generó un antes y un después en el periodismo y creo que ahí aprendí mucho como periodista y como persona. Y después de eso, creo que la experiencia a bordo del Open Arms ha sido la segunda más intensa».

Tras haber visto todo el daño que es capaz de hacer el ser humano, Yolanda tiene claro que quiere seguir mostrándoselo al mundo. «Para mí la guerra o una crisis humanitaria como se vivió a bordo del Open Arms, o ver cómo la gente huye de atrocidades son violaciones de derechos humanos tan fuertes, son la peor cara del ser humano. Entonces creo que hay que darla a conocer para que deje de ocurrir, para que no se repita. Esa es nuestra función, y ahí es cuando más sentido cobra nuestra profesión».

María Hernández

De Murcia y madrileña de adopción. Escribo a menudo sobre derechos humanos e inmigración. También estudié Publicidad, pero lo mío es el periodismo. Y los viajes.