Zarifa Ghafari, la alcaldesa más joven de Afganistán, a 'The Objective': «No le tengo miedo a la muerte, pero tengo prisa por salvar a mi familia»

Política y conflictos

Zarifa Ghafari, la alcaldesa más joven de Afganistán, a 'The Objective': «No le tengo miedo a la muerte, pero tengo prisa por salvar a mi familia»

Zarifa Ghafari señala que sus amigos están trabajando «administrando las cosas» por su «seguridad». «Estamos en una situación muy difícil», relata

por Lidia Ramírez

Actualizado:

Nadie se esperaba que todo cayera tan rápido. En 48 horas, los talibanes se hicieron con el control de Kabul. Hoy, el silencio impera y el miedo destruye todo rastro de identidad. Los talibanes han prometido una amnistía, hay quienes incluso piensan que la situación en Afganistán no es tan mala porque se hicieron con el país «pacíficamente» pero, como en una película de terror, todo se queda en silencio antes de que se vuelva realmente aterrador, con la diferencia de que esto no es ficción, es la vida real y está pasando a algo más de 6.000 kilómetros de España.

Más allá de las consecuencias geopolíticas, las principales víctimas de la llegada de los talibanes a Afganistán serán las niñas y mujeres. Si hay algo por lo cual se conoce a los talibanes es por el trato inhumano hacia ellas. Ya hemos podido ver imágenes de afganas completamente aterradas, como el testimonio viral de la directora de cine afgana Sahraa Karimi, quien publicó un vídeo en redes sociales corriendo por Kabul ante la toma de la ciudad por los talibanes: «Por favor, no se queden callados, vienen a matarnos», se escucha en las imágenes. Ella ya ha logrado huir del país y está «viva y segura».

Zarifa Ghafari, la alcaldesa más joven de Afganistán: «Estoy esperando a que los talibanes vengan a por gente como yo y me maten» 1

Twitter: @Zarifa_Ghafari

Sin embargo, miles de mujeres siguen atrapadas en un país que quedará bajo las más estrictas leyes islámicas y verán como los esfuerzos de toda una vida se derrumbarán en cuestión de segundos. Como es la situación de la alcaldesa de Maidan Shahr, capital de la provincia de Vardak, Zarifa Ghafari, quien en un breve mensaje vía Twitter nos ha comentado que en los próximos días hablará con The Objective, ya que ahora se encuentra en una auténtica encrucijada: «Tengo prisa por salvar mi vida y la de mi familia. Estamos en una situación muy difícil. Los amigos están trabajando para administrar las cosas por nuestra seguridad. No le tengo miedo a la muerte, pero es solo por la seguridad de mi familia», nos ha relatado escuetamente.

El 16 de agosto, en una entrevista telefónica con iNews, confesaba: «Estoy sentada aquí esperando a que vengan. No hay nadie que me ayude a mí ni a mi familia. Solo estoy sentada con ellos y mi esposo. Y vendrán a por gente como yo y me matarán. No puedo dejar a mi familia. Y de todos modos, ¿a dónde iría?». En ese momento, dijo que ya no podía hablar más.

Ghafari es una defensora, activista, política y empresaria afgana conocida por sus esfuerzos para empoderar a las mujeres en sus derechos en Afganistán. ​Actual alcaldesa de Maidan Shahr desde marzo de 2019, es considerada como una de las pocas regidoras afganas, así como la más joven nombrada a la edad de 26 años. Muy activa en redes sociales, su última publicación fue el 14 de agosto. En ella reprochaba a Antonio Guterres, secretario general de las Naciones Unidas, la inacción de la comunidad internacional.

«Mi querida patria, yo sé que estas sufriendo y con dolor.  Sé que es difícil para ti porque los extraños te queman y buscan tu destrucción. Pero tus verdaderos hijos que buscan construirte son muy duros pero con todo el coraje tratarán de sacarte de estos días malos», escribía el pasado 14 de agosto en un hilo en Twitter donde prometía quedarse en Afganistán «hasta el último momento» de su vida. «Ningún extraño podrá sacar este amor de mi corazón por ti».

 

Las declaraciones de Zarifa Ghafari, quien ya se enfrentó a amenazas de muerte de los talibanes y el Estado Islámico después de asumir sus deberes como alcaldesa, es el reflejo de la preocupación que hay por las niñas y mujeres afganas ante las restricciones que el régimen talibán llevarán a cabo, cuyas primera acción fue quitar la publicidad exterior con imágenes de mujeres sin portar su burka.

Las 29 leyes que los talibanes implantaron a las mujeres en Afganistán entre 1996 y 2001

Este grupo dominó la gran mayoría del país entre 1996 y 2001, un periodo en el que numerosos actores internacionales denunciaron violaciones a los derechos humanos y contra los derechos de las mujeres. Durante las dos últimas décadas estuvieron aislados en zonas remotas del país, pero combatieron contra el Gobierno afgano y las tropas internacionales y acrecentaron su influencia. Durante su régimen quedó prohibido el cine, la música, las fotografías y la televisión y se vetó prácticamente toda libertad para las afganas. Ahora, esto es lo que temen que vuelva a ocurrir a pesar de que hoy, en su primera rueda de prensa desde Kabul, han asegurado que «no se discriminará a las mujeres» en un intento de mostrar una imagen de moderación.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de The Objective (@theobjective_es)

Mientras tanto, miles de mujeres esperan una respuesta de la comunidad internacional para evitar una tragedia mayor bajo un régimen en el que ser mujer, niña o, simplemente, querer ser algo es un peligro.
Lidia Ramírez

De la tierra de los cinco Califas. Tras años viviendo en directo en la pequeña pantalla, ahora escribo sobre derechos humanos y progreso en The Objective. Siempre a compás.