Guatemala, en alerta por la muerte repentina de unas 2.500 reses

Sociedad

Guatemala, en alerta por la muerte repentina de unas 2.500 reses
Foto: Twitter

El Gobierno de Guatemala está en alerta por la muerte repentina de unas 2.500 cabezas de ganado de crianza en Petén, un departamento del norte del país y que hace frontera con México y Belice, ha informado este lunes una fuente oficial citada por AFP. El ministro de Agricultura, Ganadería y Alimentación, Mario Méndez, ha dicho en rueda de prensa que se conformó un equipo multidisciplinario estatal para detectar y controlar la causa de muerte repentina de los animales.

«Se ha ordenado el despliegue de una brigada de veterinarios y zootecnistas para identificar cuál es la enfermedad que está causando problemas y, con base en ello, combatirla inmediatamente», ha afirmado. El funcionario ha detallado que el grupo de incidencia estará presidido por funcionarios de su ministerio e integrado por miembros del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap), la Coordinadora para la Reducción de Desastres (Conred), el Ministerio de Salud, laboratorios médicos veterinarios de Petén y la Asociación de Ganaderos.

«Tomaremos muestras de sangre, tejidos, vísceras y líquidos corporales de novillas y vacas clínicamente sanadas, hembras y machos sacrificados en presencia del veterinario o con menos de 24 horas de haber muerto», ha comentado. Ha adelantado asimismo que se enviarán muestras a laboratorios de Argentina, Colombia, Estados Unidos y México para su análisis y, con base en los resultados, se pondrá en marcha un plan de contingencia.

Montenegro ha indicado que espera tener los resultados a principios de abril y comenzar a erradicar el mal en Petén, la provincia más grande del país y la más alejada de la capital, a unos 500 km de distancia. «Es importante aclararle a la población que esta situación no debe causar alarma» y que el ministerio «ejecutará las medidas sanitarias correspondientes para evitar que el problema crezca o ponga en riesgo la salud de los guatemaltecos», ha puntualizado. Ha señalado también que, aunque hasta el momento se ha reportado la muerte de unas 2.500 cabezas de ganado, no ha trascendido cuándo comenzó la mortandad.