Hallan los cadáveres de tres miembros de una misma familia en Tenerife

Futuro

Hallan los cadáveres de tres miembros de una misma familia en Tenerife
Foto: Archivo

La Guardia Civil investiga la muerte violenta de tres personas de la misma familia, cuyos cuerpos con heridas de arma blanca han sido encontrados en una vivienda de la localidad de Guaza, en el municipio tinerfeño de Arona, han informado a Efe fuentes de la Delegación del Gobierno en Canarias. Los cuerpos corresponden a un matrimonio y el padre de uno de ellos, que fueron encontrados por el hijo de la pareja y nieto a su vez del otro fallecido. Este joven, de 23 años, también ha resultado herido en el suceso y según han informado a Efe fuentes de la investigación ha sido detenido tras su declaración. El chico presentaba cortes en las manos y sangre, según su testimonio, provocadas al forcejear con una persona con la que se encontró en su casa tras escuchar ruido y que posteriormente huyó.

La delegada del Gobierno en Canarias, Mercedes Roldós, ha confirmado que se está interrogando al joven, el único testigo de los hechos. La delegada ha llamado a no hacer hipótesis preliminares porque la investigación sigue en curso y es «prematuro».

Ahora los investigadores tratan de corroborar esta declaración y buscan indicios y huellas de la persona que, según el hijo del matrimonio y nieto del hombre asesinado, huyó de la vivienda.

La vivienda está en una finca de plátanos y los fallecidos, miembros de una misma familia, fueron encontrados tras un aviso de robo en el inmueble. Las muertes se produjeron por apuñalamiento, según ha informado La Opinión de Tenerife.

El padre, de 70 años, ha sido identificado con las siglas A.O.R. tiene un negocio en la zona de Los Cristianos, según la Delegación del Gobierno. Los otros dos fallecidos son un hombre de unos 80 años, y su hija de alrededor de 60 años. El hombre de unos 80 años era un conocido empresario del sector del plátano originario de La Palma y que había regresado a Canarias tras emigrar a Venezuela.

Los investigadores no descartan ninguna hipótesis sobre el suceso.