India ejecuta en la horca a cuatro hombres por violar y torturar a una mujer en un autobús

General

India ejecuta en la horca a cuatro hombres por violar y torturar a una mujer en un autobús
Foto: Manish Swarup

India ejecutó el pasado viernes 13 en la horca a cuatro hombres responsables de la violación colectiva y tortura de una mujer en un autobús en Nueva Delhi en 2012, un caso que generó una oleada mundial de indignación.

Los cuatro condenados fueron ahorcados al amanecer en la cárcel de Tihar, informó a AFP el director de esa prisión, Sandeep Goel, en el primer caso de aplicación de la pena capital en India desde 2015.

El brutal ataque contra la joven Jyoti Singh provocó semanas de manifestaciones y sacó a la luz las alarmantes tasas de violencia sexual y la difícil situación de las mujeres en la India.

La pena capital parece tener un amplio apoyo en la mayor democracia del mundo, y la ejecución provocó pequeñas celebraciones fuera de la prisión en la mañana del viernes.

«La justicia triunfó. Es de vital importancia garantizar la dignidad y la seguridad de las mujeres», indicó el primer ministro indio, Narendra Modi, en su cuenta Twitter.

«Estamos satisfechos de que finalmente mi hija obtenga justicia después de siete años», dijo a periodistas la madre de la víctima, Asha Devi. «Las bestias han sido colgadas», añadió.

Singh, de 23 años, volvía a casa de noche después de ir al cine con un amigo el 16 de diciembre de 2012 cuando ambos pararon un autobús en Nueva Delhi, pensando que los llevaría a casa.

Sin embargo, se cruzaron con cinco hombres y un joven de 17 años, quienes a golpes dejaron inconsciente al joven y arrastraron a Singh a la parte trasera del autobús, donde la violaron y torturaron con una vara de metal.

La joven, una estudiante de fisioterapia, y su amigo fueron arrojados a la carretera. Singh alcanzó a identificar a los responsables, pero murió 13 días después en un hospital de Singapur por lesiones internas masivas.

De acuerdo con datos oficiales, se cometieron cerca de 34.000 violaciones en India en 2018, pero varios analistas consideran que ese número es apenas la punta visible del iceberg. En realidad, muchas más mujeres tendrían que denunciar estos hechos, pero hay demasiado miedo.

Se estima que en la actualidad hay 150.000 casos por violaciones que están siendo tratados en el lento sistema judicial indio.

El ataque a Singh y el hecho de que ella fuera parte de una generación de mujeres jóvenes que intentaban salir de una sociedad todavía muy tradicional, tocó una fibra sensible y desató una oleada de furia que sacudió a India, y alcanzó a todo el mundo.

De los seis acusados por el crimen, el más joven cumplió una condena de prisión, y uno de los adultos murió en un aparente suicidio cuando se encontraba detenido. Los cuatro ejecutados este viernes fueron condenados en septiembre de 2013.

Después de la tragedia, el gobierno endureció la legislación contra la violencia sexual y previó procedimientos judiciales acelerados.

Aunque casi 400 condenados se encuentran actualmente en el corredor de la muerte en India, las autoridades rara vez llevan a cabo ejecuciones, solo en casos emblemáticos. Las penas capitales se conmutan normalmente a cadena perpetua.