The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

España

La inmigración compensa la caída de población en España

Foto: ALVARO BARRIENTOS | AP

La población de España aumentó en 74.591 personas durante la primera mitad del año 2018 y se situó en 46.733.038 habitantes. En este periodo, el saldo migratorio positivo, de más de 120.000 personas, compensó la caída demográfica más de 46.000 personas, según los datos publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Estas cifras consolidan el crecimiento de la población española, iniciado en el segundo semestre de 2015.

En total, la población de extranjeros ha crecido en 100.764 personas y la población de nacionalidad española se ha reducido en 26.173 personas.

Entre las principales nacionalidades, los mayores incrementos se dieron en la población venezolana, colombiana y marroquí, y los mayores descensos se han producido en la población de Reino Unido, Ecuador y Rumanía.

En términos relativos, los mayores crecimientos fueron para los residentes de Venezuela, Colombia e Italia (4,4%). Y los mayores descensos para los nacionales de Ecuador, Reino Unido y Bulgaria.

Por otra parte, un total de 166.318 personas abandonaron España con destino a algún país extranjero, lo que supone un 15,6% menos de emigrantes que el año anterior.

Los países que más inmigrantes españoles han recibido son Reino Unido, Francia y Estados Unidos, y también destacan Ecuador y Colombia como los principales países de destino para la emigración española.

En cuanto a las comunidades autónomas, los mayores incrementos en términos relativos se dieron en Islas Baleares, la Comunidad de Madrid y las Islas Canarias, y los mayores descensos se dieron en Ceuta, en Castilla y León y en Asturias.

Estos datos se publican dos días después de que se dieran a conocer los datos sobre los nacimientos en España, que bajaron un 5,8% en el primer semestre del año, la cifra más baja desde el año 1941, cuando comenzó la serie histórica. En total, nacieron 179.784 bebés, mientras que las muertes aumentaron un 2,1 %, hasta 226.384 personas.