La actriz de 'Juego de Tronos' Emilia Clarke revela que sufrió dos aneurismas durante el rodaje

Cultura

La actriz de 'Juego de Tronos' Emilia Clarke revela que sufrió dos aneurismas durante el rodaje
Foto: Evan Agostini

La actriz Emilia Clarke, una de las protagonistas de la serie Juego de Tronos, ha revelado que mientras que rodaba la serie sufrió dos aneurismas, el primero de ellos en 2011, justo al terminar el rodaje de la primera temporada, cuando tenía 24 años.

Clarke, que ahora tiene 32 años, ha relatado en un artículo de The New Yorker, cómo vivió el estrés que le suponía la exposición pública por encarnar al personaje de Daenerys Targaryenen en Juego de Tronos y cómo tuvo que recurrir a un entrenador personal para canalizarlo.

La actriz ha contado cómo, durante un entrenamiento en Londres, sintió “como si una banda elástica estuviera estrujándole el cerebro”. Tras ser trasladada al hospital, descubrió que había sufrido un aneurisma, una ruptura arterial en el cerebro que causa la muerte de un tercio de las personas que lo padecen.

Cuando supo que tenía que someterse a una cirugía cerebral, sintió que “no tenía tiempo” para ello. Rememora, además, que durante la recuperación era incapaz de recordar su nombre completo, Emilia Isobel Euphemia Rose Clarke, y pensaba: “Soy una actriz, necesito recordar mis papeles, y ahora no recuerdo ni mi propio nombre”.

Mientras estaba en el hospital, los médicos le detectaron un segundo aneurisma de menor tamaño en el otro lado del cerebro, pero no fue operada. Sin embargo, en 2013 los médicos detectaron que este segundo aneurisma había duplicado su tamaño y, mientras representaba la obra Desayuno con diamantes en Broadway, en Nueva York, fue operada para eliminarlo.

Durante la operación hubo complicaciones, por lo que sus “oportunidades de vivir eran precarias” si no se sometía a otra cirugía, que supuso abrirle el cráneo y de la que tardó meses en recuperarse.

Ahora, la actriz ha anunciado el lanzamiento de una organización benéfica, SameYou, junto a socios de Reino Unido y Estados Unidos, para proporcionar tratamiento a gente que se recupera de este tipo de afecciones médicas.

«Hay algo gratificante, más allá de afortunado, en llegar al fin de Juego de Tronos. Estoy feliz de estar aquí para ver el final de esta historia y el inicio de lo que sea que venga después», concluye la actriz, que había mantenido sus problemas de salud en secreto hasta ahora.