La aguja de la catedral de Notre Dame será reconstruida de manera idéntica

Cultura

La aguja de la catedral de Notre Dame será reconstruida de manera idéntica
Foto: Thibault Camus| AP

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, considera necesario restaurar la aguja de la catedral de Notre Dame de forma idéntica a como era antes del devastador incendio de abril de 2019, tras cambiar su idea inicial de darle un toque «contemporáneo». El jefe de Estado se une así al consenso de los arquitectos y de la opinión pública, justo el día en que el arquitecto responsable de las obras, Philippe Villeneuve, ha presentado un proyecto en ese sentido.

En contexto: más de un año después de que un incendio arrasara parte de la catedral de Notre Dame, en la capital francesa, Macron se ha convencido de que tiene que ser restaurada de manera idéntica, lo que ha resultado una sorpresa, pues había mencionado anteriormente la posibilidad de darle «un gesto arquitectónico contemporáneo». Ahora, las obras, que fueron suspendidas por la pandemia de coronavirus, se encuentran en una delicada fase de retirada del andamio instalado antes del incendio y que fue totalmente deformado por las llamas. 

La decisión de Macron ha sido anunciada tras una reunión de la Comisión Nacional del Patrimonio y de la Arquitectura (CNPA), compuesta de representantes elegidos, expertos y arquitectos de la obra. «El presidente confía en los expertos y aprueba las líneas maestras del proyecto presentado por el arquitecto responsable que planea reconstruir la aguja de forma idéntica», ha informado la presidencia.

El debate sobre la reconstrucción de la aguja, uno de los símbolos de París, ha suscitado divisiones. Villeneuve ha sido abiertamente hostil a la idea de algo «contemporáneo», mientras que la sugerencia de Macron de hacer algo contemporáneo estimuló la imaginación de muchos grandes arquitectos, que propusieron una aguja de vidrio, crear en el techo un jardín o una terraza panorámica.

«La preocupación del presidente era no retardar la obra ni hacer más complejo el proceso. Se requería clarificar las cosas», ha explicado la presidencia sobre el cambio de opinión de Macron. «Si se hubiera hecho una aguja contemporánea, se requería un concurso específico que planteaba una posible demora de la obra».

Macron prevé que la reconstrucción finalice en cinco años y que la reapertura llegue en 2024.