La Cámara de Representantes de EEUU aprueba el segundo 'impeachment' a Donald Trump

La Cámara de Representantes de EEUU aprueba el segundo 'impeachment' a Donald Trump
Foto: BRANDON BELL| Reuters

La Cámara de Representantes de EEUU ha aprobado este miércoles, por primera vez en su historia, el segundo juicio –o ‘impeachment– a un presidente. Donald Trump ha sido acusado de «incitación a la insurrección»  tras el violento asalto al Capitolio de una turba de sus seguidores, en el que murieron cinco personas.

En contexto: la decisión da luz verde al Senado –controlado ahora por los demócratas–para abrir el juicio político, que se desarrollaría cuando Joe Biden ya esté en el poder, y que por tanto no tendrá como principal objetivo la destitución del mandatario sino su posible inhabilitación para ejercer futuros cargos políticos.

El partido republicano ha dado libertad de voto a sus legisladores. Por ello, se prevé que salga adelante en la Cámara Baja con el respaldo de la bancada demócrata, y al menos cinco legisladores republicanos han anunciado que se sumarán a la iniciativa: Adam Kizinger, congresista de Illinois; Liz Cheney, congresista de Wyoming; John Katko, de Nueva York; Fred Upton, por Michigan y Dan Newhouse, por Washington.

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, ha asegurado durante el debate previo a  la votación que Donald Trump «debe irse» ya que es «un peligro claro y presente» para el país.

Trump ha llamado calma y asegurado que se opone a cualquier violencia. «Ante las informaciones sobre más manifestaciones, insto a que NO haya violencia, NO se cometan delitos y NO haya vandalismo de ningún tipo. Eso no es lo que yo defiendo, ni tampoco lo que Estados Unidos defiende», ha asegurado Trump en un comunicado emitido por la Casa Blanca. También ha calificado el nuevo juicio político como algo «absolutamente ridículo» y «una continuación de la mayor caza de brujas de la historia de la política».

Los mensajes del mandatario sobre el asalto de sus seguidores al Capitolio son contradictorios: durante el ataque los describió como «gente muy especial», pero después intentó distanciarse de ellos y condenar la violencia.

Estados Unidos vive unos momentos de tensión política sin precedentes –en la historia reciente– a menos de una semana de que se lleve a cabo la ceremonia formal de traspaso de poder, prevista para el 20 de enero, en la que Biden asumirá la Presidencia. Las autoridades han efectuado ya un enorme despliegue policial en Washington, con más de 10.000 efectivos, y levantando vallas en torno al Capitolio, en cuyas escalinatas se llevará a cabo la ceremonia de investidura, para evitar las escenas de la caótica jornada del pasado miércoles que dieron la vuelta al mundo.