La Comunidad de Madrid se incorpora al sistema de receta electrónica interoperable

Mundo ethos

La Comunidad de Madrid se incorpora al sistema de receta electrónica interoperable
Foto: Manu Fernandez

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ha anunciado que esta semana la Comunidad de Madrid se incorporará al sistema de receta electrónica interoperable del Sistema Nacional de Salud, la última que faltaba, con lo que todos los españoles ya podrán retirar sus medicamentos en cualquier farmacia del país.

Esta es una de las cuestiones sobre las que ha informado la ministra en el Consejo Interterritorial de Salud, después de que Madrid haya cumplido todos los requisitos técnicos exigidos para completar definitivamente el mapa de la interoperabilidad del sistema público sanitario, que permitirá además acceder a los ciudadanos, también desde cualquier zona de España, a su historia clínica y «desplazarse por tanto con tranquilidad».

«Esto es un punto muy importante para la cohesión del sistema para la cartera común de servicios. La tarjeta sanitaria de cualquier comunidad autónoma, independientemente de su diseño gráfico, es válida en cualquier punto del SNS o en cualquier farmacia española porque se gestiona para todos con unas reglas comunes y desde un único sistema de información», ha recalcado Carcedo.

En este sentido, Carcedo ha recordado que la base de la interoperabilidad está en el sistema común de identificación personal, un sistema centralizado en el Ministerio de Sanidad. Esta base recoge la información de todas las tarjetas sanitarias y asigna a cada persona un código de identificación único para todo el SNS. El código y la base de datos son el soporte tanto del sistema de receta interoperable como el de la historia clínica electrónica compartida.

En el Consejo, la ministra además ha asegurado el próximo año se convocarán alrededor de 780 plazas más para la formación de profesionales sanitarios, de las que 450 corresponderán a médicos y 301, a enfermeros.

No obstante, algunos consejeros de comunidades como la de Navarra, Castilla y León, Galicia y Andalucía, han querido ir un poco más allá para solucionar el déficit de facultativos en el sistema sanitario y han reclamado una convocatoria MIR extraordinaria.