La Diócesis de Astorga crea el primer órgano de España para atender a víctimas de abusos sexuales

Futuro

La Diócesis de Astorga crea el primer órgano de España para atender a víctimas de abusos sexuales
Foto: TIZIANA FABI

La Diócesis de Astorga, León, ha anunciado la creación de un órgano para atender a las víctimas de abusos sexuales, convirtiéndose así en la primera dentro de la Iglesia Católica española en crear un sistema de protección de este tipo, que será presentado oficialmente este miércoles.

La Diócesis ha enviado una carta a las víctimas de abusos donde se les informa sobre la constitución del órgano. «El obispo de Astorga ha creado una Delegación Episcopal para la atención a los menores y el acompañamiento de víctimas de abusos. Me presento a usted como encargada de dicha Delegación compuesta por especialistas en Derecho Civil y Canónico, sacerdotes, psicólogos y otros asesores que componen el equipo», ha explicado en el escrito la delegada episcopal para la protección y acompañamiento de víctimas de abusos, la psicóloga María José Díez Alonso.

A finales del año 2018, también en la Diócesis de Astorga se creó una comisión para la prevención y protección de los abusos sexuales a menores, después de que el Vaticano anunciase la suspensión del sacerdote José Manuel Ramos Gordón, acusado de delitos de abusos sexuales.

Ramos Gordón fue sentenciado por el Vaticano el pasado mes de septiembre a 10 años de suspensión debido a los abusos sexuales cometidos hace 35 años en el Colegio Juan XXIII de Puebla de Sanabria (Zamora). Los delitos fueron cometidos entre 1981 y 1984, aunque no salieron a la luz hasta que uno de los exalumnos denunció en febrero de 2017 que había sido víctima de los abusos del sacerdote. La sanción fue criticada por su levedad y las víctimas exigieron la expulsión de Ramos Gordón.

Esta no es la única suspensión a la que se ha enfrentado el sacerdote. Ramos Gordón ya fue expulsado durante un año por los delitos de pederastia cometidos en el seminario de La Bañeza, de los que fueron víctimas casi una treintena de alumnos.

El obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez, quien es además presidente de la comisión para la prevención de abusos sexuales, también ha estado en el centro de la polémica por, según las propias víctimas, encubrir lo sucedido y negar las indemnizaciones correspondientes. 

El anuncio de la Diócesis de Astorga se ha producido a pocos días del comienzo de la inédita cumbre convocada por el papa Francisco para tratar la pederastia en la Iglesia Católica. Durante cuatro días, los presidentes de conferencias episcopales de todo el mundo abordarán lo que el pontífice argentino ha calificado de «desafío urgente».