La Fiscalía subraya que Cospedal tenía «interés personal» en la operación Kitchen

Política y conflictos

La Fiscalía subraya que Cospedal tenía «interés personal» en la operación Kitchen
Foto: Geert Vanden Wijngaert| AP

La Fiscalía sostiene que la exministra y ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal tenía «interés personal» en la operación «parapolicial» de espionaje al extesorero del partido Luis Bárcenas, conocida como Kitchen, porque la documentación que se buscaba era «supuestamente comprometedora para ella».

Lo más importante: la Fiscalía pide la imputación de Cospedal por su interés personal en que la operación Kitchen tuviera éxito, debido a su condición de afectada por una documentación supuestamente comprometedora para ella o para otros dirigentes del partido. 

Así lo sostiene en el escrito, en el que Anticorrupción solicita al juez del caso Villarejo la imputación de Cospedal y del exministro del Interior Jorge Fernández Díaz en la pieza Kitchen por presuntos delitos de prevaricación, descubrimiento y revelación de secretos y malversación.

Para Anticorrupción, una «primera vinculación» de Cospedal con esta operación «estribaría en que tendría interés personal en que» ésta tuviese «éxito» por dos razones: como «afectada por documentación supuestamente comprometedora para ella misma» y también en el caso de existir «material comprometedor respecto de otros altos dirigentes» del partido.

La operación Kitchen, explica la Fiscalía, habría consistido en «la captación y manipulación» de Sergio Ríos, chófer de la mujer de Bárcenas, Rosalía Iglesias, para obtener información sobre el lugar donde ambos «ocultarían» material «comprometedor» para el PP y algunos de sus altos dirigentes a cambio de «una retribución mensual con cargo a gastos reservados y su acceso al Cuerpo Nacional de Policía».  El fin era sustraer este material al juez que investigaba el caso de los papeles de Bárcenas.

Encuentra también la Fiscalía otra «vinculación, si bien indirecta, de altos dirigentes del PP con la gestación de la operación» en una grabación efectuada por el excomisario José Villarejo en 2009 a Cospedal y a su marido, Ignacio López del Hierro -a quien también pide imputar-, en la sede del PP en Madrid.

Respecto a Fernández Díaz, Anticorrupción cree que los «indicios» de su participación para que se llevara a cabo la operación Kitchen «son muy numerosos y concluyentes», dado que fue ministro del Interior durante todo el periodo de dicho «operativo ilícito», financiado con cargo a «fondos reservados de su departamento y bajo la supervisión directa» de su número dos, Francisco Martínez, imputado en la causa.

Es más, dice que mantuvo con él comunicaciones «directamente relacionadas con la infiltración en el ‘zulo’ (lugar donde supuestamente estarían los documentos) en el momento de la obtención de la documentación comprometedora que se buscaba», y es aludido por Martínez en sus conversaciones como «una de las altas personalidades del PP responsables de la operación Kitchen».