La Generalitat de Cataluña abre sus puertos a los barcos que rescatan inmigrantes

Mundo ethos

La Generalitat de Cataluña abre sus puertos a los barcos que rescatan inmigrantes
Foto: Carlos Barba

La Generalitat de Cataluña ha acordado este martes abrir los puertos de su competencia a todos los barcos que rescatan inmigrantes en el Mediterráneo. Así, quedarán abiertos los puertos de Roses, Palamós, Vilanova i la Geltrú y Sant Carles de la Ràpita.

Estos cinco puertos, de los 19 que gestiona Puertos de la Generalitat, son los que reúnen las características necesarias “para acoger este tipo de embarcaciones de salvamento”, ha explicado Alfred Bosch, conseller de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia del Govern.

“La Generalitat de Cataluña abre sus puertas con el fin de acomodar a los barcos para que puedan atracar y hacer su trabajo, con el fin de salvar vidas en el Mediterráneo”, ha dicho Bosch.

Este acuerdo establece la calificación de “puerto seguro” para estos puertos y permitirá a las embarcaciones de ONG que trabajan en el Mediterráneo atracar en los mismos.

El acuerdo se ha adoptado después de que la Capitanía Marítima de Barcelona, que depende del Ministerio de Fomento, haya denegado el permiso al buque Open Arms para zarpar para realizar tareas de vigilancia al Mediterráneo central, lo que le obliga a estar amarrado en el puerto de Barcelona.

“Nuestra obligación no es pedirle al señor Josep Borrell permiso para rescatar a las personas, sino facilitar que puedan hacer estas tareas y exigir al Gobierno español que cumpla con sus obligaciones con el derecho internacional y los derechos humanos”, ha dicho Bosch, que se ha dirigido al ministro de Asuntos Exteriores.

“Nuestro trabajo es contribuir a ayudar a las personas, que están en riesgo, nuestro trabajo es ayudar a salvar vidas”, ha afirmado Bosch. “Tenemos la posibilidad, con los puertos plenamente gestionados por la Generalitat, para recibir estos buques de rescate”, ha añadido.

Tras denunciar que hay “323 personas registradas muertas en el Mediterráneo en lo que llevamos de año”, ha asegurado que “la labor humanitaria llevada a cabo por los buques es absolutamente necesaria” y que ayudar al rescate de estas personas “es una obligación política, pero también es una obligación moral”.