La Guardia Civil detiene a 10 personas relacionadas con el narcotráfico internacional

Mundo ethos

La Guardia Civil detiene a 10 personas relacionadas con el narcotráfico internacional
Foto: Rafa Alcaide

La Guardia Civil ha detenido a 10 personas en Bilbao y Madrid y ha intervenido 174 kilos de cocaína en varias actuaciones en el marco de la operación Chenche, un dispositivo internacional contra el narcotráfico y el blanqueo de capitales en el que han participado Colombia, Estados Unidos y Australia.

La operación se ha saldado de manera global con la detención de un total de 30 personas, la aprehensión de 787 kilos de cocaína, además de la intervención de más de 190.000 euros en metálico, un arma de fuego y 10 vehículos, todo ello en más de 20 registros.

Por medio de un comunicado, la Guardia Civil ha precisado que, junto al Grupo de Drogas de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, en la operación han participado el DJIN de la Policía de Colombia, la Policía Federal de Australia y las Oficinas del HSI (Oficina de Investigación de Seguridad Nacional de EE.UU) en Madrid y Bogotá.

La Guardia Civil ha destacado la detención en Cali del español J.J.M., alias «Mono» o «Pálido», que era un «objetivo prioritario» para las fuerzas policiales internacionales al figurar en investigaciones de narcotráfico en Colombia, Estados Unidos, Australia y varios países europeos.

En España, la operación se puso en marcha el pasado mes de mayo cuando las autoridades colombianas requirieron la colaboración de la Guardia Civil para investigar distintos envíos de cocaína con destino a España.

Así, agentes de la Guardia Civil y personal de la oficina del HSI en Madrid, identificaron a todos los componentes de los grupos criminales asentados en España y con vinculaciones en Colombia, receptores de estos envíos por vía aérea.

La operación se ha saldado con la intervención de 174 kilos de cocaína y 10 detenidos (siete colombianos, dos españoles y un dominicano) en Bilbao y Madrid.

También se ha intervenido un vehículo con una «caleta» o doble fondo para la distribución de la droga, 70.000 euros en metálico y documentación falsificada de Venezuela utilizada por uno de los cabecillas.