La justicia de EEUU obliga a pagar una cirugía de cambio de género a una reclusa transexual

Energía y medioambiente

La justicia de EEUU obliga a pagar una cirugía de cambio de género a una reclusa transexual
Foto: Rebecca Boone

Un tribunal federal ha ordenado al estado de Idaho (Estados Unidos) realizar y pagar una cirugía de cambio de género a una reclusa trans que sufre de disforia de género severa y que corre el riesgo de autolesionarse seriamente.

El Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito ha dictaminado que negarse a practicar la cirugía a la presa Adree Edmo constituye un «castigo cruel e inusual» que está prohibido por la Constitución.

Edmo, que tiene ahora 31 años, se ha identificado como mujer desde que tenía cinco o seis. Fue condenada en 2012 a 10 años de prisión por abusar sexualmente de un niño de 15 años en una fiesta.

Durante su encarcelamiento, Edmo cambió oficialmente su sexo en su certificado de nacimiento para que coincida con su identidad. Sin embargo, sigue encarcelada en una prisión para hombres, según informa la cadena estadounidense CBS.

Los funcionarios de la prisión le permitieron someterse a terapia hormonal desde 2012, pero Edmo continúa sufriendo desde entonces «disforia de género severa«, una sensación extrema de desconexión entre su cuerpo y su identidad reforzada por sus órganos sexuales masculinos.

«Seguro que tratarían a un prisionero con cáncer, con diabetes o con otras afecciones crónicas», ha dicho una de sus abogadas Deborah Ferguson a KBOI-TV. «Por lo tanto, tenemos una afección médicamente reconocida que es muy tratable y hemos estado intentado darle el tratamiento que tanto necesita».

La justicia de EEUU obliga a pagar una cirugía de cambio de género a una reclusa transexual 1

Una foto de 2014 de Adree Edmo. | Crédito: Idaho Department of Correction | AP

Según documentos judiciales, Edmo ha intentado castrarse dos veces con una hoja de afeitar. «No quiero morir, pero soy una mujer y las mujeres no tienen éstos», escribió en una nota después de su primer intento de castración en 2015. Después ha seguido infligiéndose heridas en los brazos y exhibe una conducta de riesgo suicida.

Edmo ha hecho público un comunicado en el que se muestra “aliviada y agradecida” de que el tribunal reconociera su derecho a un tratamiento médico necesario para recibir la cirugía que necesita: “Espero que mi caso ayude a entender al Estado de Idaho que no puede negar tratamiento médico a las personas transgénero”, según recoge el comunicado del Centro Nacional por los Derechos de las Lesbianas.

Años de disputas en los tribunales

En 107, Edmo demandó al departamento de prisiones de Idaho por rechazar realizarle y pagarle una cirugía de cambio de género. En 2018, la corte del distrito de Idaho ordenó a la prisión que debía hacer frente a este tratamiento porque Edmo padecía “disforía severa de género”.

El tribunal impuso mitad de junio de 2019 como fecha límite para que Idaho pagara por esta operación. Sin embargo, el estado apeló porque dice que el proceso le ha costado ya más de 325.000 dólares, según recoge la CBS.

La decisión de la corte de apelaciones de este 23 de agosto pone fin a la disputa y obliga al estado a proveer esta operación de “confirmación de género” por ser “médicamente necesaria”.

Sin embargo, el gobernador de Idaho, Brad Little, ha dicho que tiene la intención de apelar esta decisión ahora ante la Corte Suprema de EEUU.

«La decisión del tribunal es extremadamente decepcionante», ha dicho Little en un comunicado obtenido por KBOI-TV. «Los trabajadores contribuyentes de Idaho no deberían verse obligados a pagar la cirugía de reasignación de género de un delincuente sexual condenado cuando es contrario a las opiniones médicas del médico tratante y de múltiples profesionales de la salud mental».

Edmo, que se espera que salga de prisión en 2021, no es la única reclusa que ha solicitado esta operación. Se han presentado otras cinco solicitudes desde principios de 2019, según el Departamento de Prisiones de Idaho.