La Justicia francesa investiga a un exconcejal de Anne Hidalgo por una acusación de violación

Política y conflictos

La Justicia francesa investiga a un exconcejal de Anne Hidalgo por una acusación de violación
Foto: Francois Mori| AP

La Justicia francesa ha abierto una investigación contra Christophe Girard, exconcejal de Cultura de la alcaldesa parisina, Anne Hidalgo, para estudiar las acusaciones vertidas contra él por un hombre que este domingo afirmó a The New York Times que abusó de él en los años ochenta. La Fiscalía parisina ha indicado este martes en un comunicado que las pesquisas se han lanzado por el delito de violación por parte de una persona depositaria de autoridad. La investigación encargada a la Brigada de Protección de Menores de la Policía pretende determinar si los hechos denunciados constituyen una infracción penal y si han prescrito.

En contexto: Girard, de 64 años, estuvo al frente de la Cultura en la alcaldía parisina hasta el pasado 23 de julio, día en que dimitió para poner fin a la polémica por sus vínculos con el escritor Gabriel Matzneff, acusado de pederastia.

Aniss Hmaïd, tunecino de 46 años, ha explicado en el diario neoyorquino que conoció a Girard en la estación balnearia de Hammamet, en el noreste de Túnez, cuando él tenía 15 años. Según su relato, el político francés, que en ese momento trabajaba en Yves Saint Laurent, abusó de él una veintena de ocasiones en los años siguientes a partir de ese primer encuentro. «Se aprovechó de mi juventud», sostiene. «Arruinó mi vida». A cambio, según su relato, Girard le consiguió un trabajo temporal en su casa de verano en el sur de Francia y en la prestigiosa firma de moda.

Hmaïd apoya su denuncia en sus nóminas de ese tiempo y en fotografías del antiguo responsable municipal de Cultura, en una de las cuales Girard aparece desnudo. La defensa del político francés niega rotundamente esas acusaciones y ha anunciado la presentación de una denuncia por calumnia. «Al haber prescrito los hechos denunciados, la palabra del acusador contra la del acusado queda bajo la apreciación del tribunal de la opinión, donde demasiado a menudo la presunción de culpabilidad en materia de infracciones sexuales queda por encima de la presunción de inocencia», lamenta su abogada, Delphine Meillet, en Le Monde.