The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Corea del Sur

La muerte de un actor surcoreano reaviva el debate sobre las tragedias del K-Pop

The Objective
Foto: Ahn Young-joon | AP

El actor de K-drama (telenovelas coreanas) Cha In-ha ha aparecido muerto en su casa el miércoles, según ha declarado la policía a Reuters. Cha In-ha se une lista de muertes en la esfera de entretenimiento surcoreano, es el tercero en los últimos meses. La noticia ha agitado el debate sobre la presión social que sufren los jóvenes artistas. Hasta el momento, no se conoce la causa de su muerte.

Cha, cuyo nombre real es Lee Jae-ho, debutó en el mundo del cine en 2017. Antes, pertenecía a la banda de K-Pop Surprise U, que ha sacado dos álbumes. El martes, el actor y cantante había dejado un mensaje a sus fans en su cuenta de Instagram: "Que todo el mundo tenga cuidado de no coger un resfriado".

View this post on Instagram

다들 캄기조심⛄️

A post shared by 차인하 (@chainha_715) on

No hay indicios que lleven a pensar que el actor sufría algún tipo de cyberbullying que otros artistas de K-Pop si sufrían. Su muerte llega justo después de la de Koo Hara, cantante de K-Pop,  el mes pasado. La cantante había sido víctima de ataques personales en redes sociales.

El pasado octubre, otra estrella de K-Pop, Sulli, miembro de la banda f(x), se suicidó. En este caso, la artista se había declarado explícita y públicamente en contra del cyberbulling. 

Todos estos casos han creado recelo ante la industria de entretenimiento en Corea del Sur. Han dejado al descubierto el lado oscuro de una de las armas diplomáticas más poderosas del país a la hora de ejercer su poder blando ante la comunidad internacional.

Kim Dae-han, residente en Seoul, ha declarado a Reuters que su visión sobre las celebrities ha cambiado a raiz de las últimas muertes: "Creo que, aunque su vida parece muy sofisticada, en realidad sufren mucho".

Además, la industria también se ha visto envuelta en escándalos sexuales. La semana pasada, dos exintegrantes de una banda de K-Pop entraron en prisión por participar en una serie de violaciones en grupo.