The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Perú

La NASA lucha contra la malaria

Redacción TO
Última actualización: 18 Sep 2017, 9:47 pm CET
Foto: Musuk Nolte | Reuters

En la selva amazónica, pocos animales son tan peligrosos para los seres humanos como los mosquitos que transmiten la malaria. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló en un informe de 2015 -publicado en diciembre de 2016-, que aquel año hubo 212 millones de casos y 429.000 muertes.

Perú es el país con la segunda mayor tasa de malaria en América Latina, de modo que su gobierno y algunos investigadores universitarios han acordado con la NASA emprender una lucha contra la malaria.

El Gobierno peruano pretende erradicar en cinco años la enfermedad de su territorio.

¿Cómo la NASA puede ayudar a mejorar esta situación? Sus satélites ya mapean los lugares donde convergen factores que son favorables para la cría de estos mosquitos. De modo que su data permitirá a las autoridades atacar en las zonas precisas para evitar los brotes.

En la selva amazónica de Perú el número de casos de malaria ha aumentado en los últimos cinco años y la contención de los brotes de malaria es un reto porque es difícil saber dónde se ubica la gente que puede contraer la enfermedad.

Muchas veces, los países no saben usar los recursos como la fumigación y mosquiteros porque desconocen las áreas vulnerables y los despliegan en sitios donde pocas personas se infectan.

Es por esto, que los datos de la flota de satélites de observación de la Tierra de la NASA, que son capaces de rastrear y prever los eventos ambientales que normalmente preceden a un brote, serán parte importante en la prevención de la malaria.

Un mapa que muestra los ríos de la Amazonía peruana y sus alrededores. Las precipitaciones y otras condiciones ambientales afectan la altura del río, lo que puede aumentar el número de criaderos de mosquitos a lo largo de sus orillas. | Foto: NASA's Scientific Visualization Studio

El Programa de Ciencias Aplicadas de la NASA colaborará aportando también fondos económicos para desarrollar el sistema que ayude a pronosticar brotes meses antes de que sucedan.