La UE, abierta a negociar una futura relación cuando avance el acuerdo con Reino Unido

Política y conflictos

La UE, abierta a negociar una futura relación cuando avance el acuerdo con Reino Unido
Foto: Rene Rossignaud

Europa debatirá la futura relación con el Reino Unido cuando haya progresos en la negociación del «brexit», que está previsto que dure dos años, aunque descarta «negociaciones paralelas» sobre comercio. Así lo recoge el documento que el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha presentado este viernes en Malta. «Solo una vez hayamos logrado el suficiente progreso en la salida, podremos discutir el marco para la futura relación. Empezar conversaciones paralelas de todos los asuntos a la vez, como sugirió el Reino Unido, no va a ocurrir», ha advertido Tusk, en la rueda de prensa.

«En las negociaciones, la UE actuará unida. Va a actuar de forma constructiva durante todo el proceso y se va a esforzar para llegar a un acuerdo. La UE va a trabajar duro para lograrlo, pero se va a preparar también para gestionar la situación, si las negociaciones fracasan», según el documento. Los 27 están dispuestos a establecer «disposiciones transitorias» durante estas discusiones preliminares para limitar la incertidumbre post-Brexit.

Por su parte, el primer ministro de Malta, Josep Muscat, cuyo país preside la UE este semestre, ha incidido también en que no se van a producir «negociaciones paralelas» y que solo cuando haya un acuerdo con Reino Unido sobre los principios de su «retirada ordenada» y una vez que el Consejo Europeo considere que hay «suficientes progresos», se podrá comenzar a negociar el «nuevo acuerdo» con Londres. Esos avances los determinará, ha insistido Muscat, solo el Consejo Europeo, mientras que Tusk precisó que será «probablemente en otoño» cuando se evalúe si esos progresos se han producido.

El documento reconoce que la decisión de Reino Unido de abandonar la Unión «crea incertidumbres significativas que tienen el potencial de causar trastornos» para ese país, pero «también para otros Estados miembros». Los ciudadanos «afrontan» la posibilidad de «perder» los derechos de los que disfrutan, mientras que las empresas y negocios «perderán la predictibilidad y certidumbre» derivada de la legislación europea, advierte el texto. Por ello, apuesta por un enfoque negociador «en fases» que de prioridad a «una salida ordenada».

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha anunciado que visitará a la primera ministra británica, Theresa May, antes de la cumbre extraordinaria de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) que se celebrará el 29 de abril para aprobar las directrices del «brexit». «Theresa May y yo hemos acordado estar en estrecho contacto durante el proceso. Por eso visitaré a la primera ministra en abril antes el Consejo europeo», ha dicho Tusk, que ha incidido en que la UE no adoptará un «enfoque punitivo» en las negociaciones y ha anticipado que estas serán «difíciles, complejas e incluso con confrontación».