The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Estados Unidos

La vida de 300 millones de personas estará en peligro en 2050 por la subida del nivel del mar

Redacción TO
Foto: A.M. Ahad | AP

300 millones de personas en el planeta Tierra se verán afectadas en 2050 por la subida del nivel del mar —tres veces más de lo estimado hasta la fecha— a no ser que las emisiones de carbono se reduzcan significativamente y se fortalezcan medidas para la contención del agua, según un estudio publicado en la revista Nature. Esto está muy por encima de la anterior estimación de 80 millones. Este artículo señala asimismo que el continente asiático será el más afectado en cuanto al número de personas.

Este gran aumento se debe en una evaluación más sofisticada de la topografía de las zonas costeras de todo el mundo. Los modelos anteriores empleaban datos satelitales que sobreestimaron la altitud de la Tierra debido a los edificios y los árboles. Este nuevo estudio, para hacer las nuevas estimaciones utilizó un nuevo modelo de “elevación digital” bautizado como CoastalIDEM, gracias a datos obtenidos por satélite por la Shuttle Radar Topography Mission (SRTM) de la NASA.

“Estas nuevas evaluaciones muestran el potencial del cambio climático para remodelar ciudades, economías, costas y regiones globales enteras dentro de nuestras vidas”, ha afirmado Scott Kulp, autor principal del estudio y científico principal de Climate Central —organización sin ánimo de lucro creada para mejorar la información y la divulgación científica relacionada con el clima—.

“A medida que el nivel del mar vaya aumentado, las naciones tendrán que enfrentarse cada vez más a preguntas sobre si las defensas costeras pueden protegerlos y por cuánto tiempo”.

El mayor cambio en las nuevas estimaciones sobre la subida del nivel del mar se ha producido en Asia, que alberga la mayoría de la población mundial. Para 2050, el número de personas en riesgo por la subida del nivel del mar aumentará, por ejemplo, ocho veces más en Bangladesh o tres veces en China.

Esta amenaza ya se siente en Indonesia. El Gobierno anunció recientemente diferentes planes para cambiar la capital del país, ya que Yakarta está disminuyendo su espacio territorial y es cada vez más vulnerable a las inundaciones. Las nuevas cifras demuestran que 23 millones de personas están en riesgo por el ascenso oceánico, muy por encima de los cinco millones de la estimación de un estudio anterior.

El director científico y CEO de Climate Central ha señalado la posibilidad de que más países necesiten seguir el ejemplo de Indonesia a no ser que se fortalezcan las defensas marítimas o se reduzcan las emisiones de carbono. “Una cantidad increíble y desproporcionada de desarrollo humano se encuentra en tierras planas y bajas cerca del mar. Realmente estamos preparados para sufrir“, ha agregado.

El deshielo afectará a 2100 millones de personas 

Además, los científicos alertan de que la inestabilidad de las capas de hielo puede afectar hasta 2100 millones de personas para el año 2100. Strauss ha dicho que un estudio del Banco Mundial que empleaba datos antiguos de elevación digital estimaba daños de un trillón de dólares para mediados de este siglo, aunque esta cifra tendría que ser actualizada. Según el científico, serían necesarias mediciones topográficas más sofisticadas.

“El lado positivo de la investigación es que los beneficios de la acción son mayores, aunque muchas personas ya están amenazadas”, ha dicho. El estudio advierte de que una reducción rápida de las emisiones podría disminuir en 50 millones la población expuesta al riesgo por inundaciones anuales y en 40 millones a la población que ocupa actualmente zonas de tierra que podrían estar totalmente sumergidas.

El riesgo del ascenso oceánico también se extiende a España, principalmente a las zonas costeras de Huelva y Cádiz y al delta del Ebro. A mediados de siglo, las inundaciones costeras anuales podrían afectar a unas 210.000 personas en España y 340.000 para 2100.

El informe Climate Central hace también un especial énfasis en el efecto de las inundaciones en grandes ciudades de Estados Unidos como Nueva York, Miami y Boston, en Sídney (Australia) o Río de Janeiro (Brasil).