Las momias más antiguas del mundo se derriten

Energía y medioambiente

Las momias más antiguas del mundo se derriten
Foto: IVAN ALVARADO| Reuters

Se trata de las momias Chinchorro, descubiertas hace 100 años en el desierto de Atacama, Chile. Con una fecha de datación de hace aproximadamente 7.000 años,  son unos 2.000 años más antiguas que las encontradas en Egipto. Sin embargo, en los últimos diez años la piel de las momias ha ennegrecido y ha comenzado a descomponerse. Los expertos culpan al cambio climático por este fenómeno.

Los científicos aseguran que el aumento de la humedad en el norte de Chile en los últimos años ha provocado que distintas bacterias se alimenten de la piel de las momias, que mutó en una especie de sustancia gelatinosa negra. Actualmente investigadores de la Universidad de Tarapacá, liderados por Sergio Medina Parra, abogan por que los restos humanos sean clasificados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, con el objetivo de salvar a las momias de un deterioro mayor. «La solicitud no es una meta en sí misma, sino el inicio de un proceso de mejores herramientas de conservación junto con el Estado chileno y la comunidad internacional», ha aclarado Medina.