'Las niñas' y 'La vampira de Barcelona', triunfadoras en los Premios Gaudí

Por: EFE

Cultura
'Las niñas' y 'La vampira de Barcelona', triunfadoras en los Premios Gaudí
Foto: Marta Pérez| EFE

Las niñas, ópera prima de la cineasta aragonesa Pilar Palomero, con los premios más importantes, y La vampira de Barcelona, primer largometraje de Lluís Danés, con cinco estatuillas, han sido las triunfadoras de una atípica gala, aunque sí se ha celebrado de manera presencial, de los XIII Premios Gaudí del cine catalán.

La gala: los Premios Gaudí, marcados este año por la pandemia, se han celebrado con 700 personas en el auditorio del Fórum, todos con mascarilla y en un horario de tarde-noche para evitar sobrepasar la hora del toque de queda. 

A las principales ganadoras se ha sumado la también debutante Núria Giménez Lorang, que ha ganado con My Mexican Bretzel los Gaudí a Mejor documental, Mejor guión y Mejor montaje.

En una vertiginosa ceremonia, sin presentador, ha habido momentos reivindicativos como los protagonizados por la presidenta de la Academia del Cine Catalán, Isona Passola, la ganadora del Gaudí de Honor, Carme Elías, o el equipo del telefilme La mort de Guillem, que han reivindicado la libertad de expresión, u otras intervenciones de los artistas que entregaban gaudís, como la de Leticia Dolera, con alusiones a los desahucios.

Como ya pasó con los Goya, Pilar Palomero ha coleccionado estatuillas con Las niñas, en la que volcó sus experiencias y recuerdos como alumna de una escuela religiosa en Zaragoza.

Con un 54% de candidaturas nominativas para mujeres profesionales, los galardones han seguido la tendencia premiando a 12 mujeres frente a diez hombres, al tiempo que ha habido reconocimientos a mujeres en categorías tradicionalmente masculinizadas como el premio de fotografía, que ha recaído en Daniela Cajías -también ganadora del Goya- por Las niñas.

En el apartado interpretativo, la Academia de Cine Catalán ha reconocido el luminoso trabajo de Candela Peña en La boda de Rosa, de Icíar Bollaín, crónica de un empoderamiento llevado hasta sus últimas consecuencias, en el que es su segundo Gaudí tras el conseguido con Una pistola en cada mano.

También repite como vencedora Verónica Echegui, y tras Katmandú, un espejo en el cielo ahora ha obtenido el Gaudí a mejor actriz secundaria por su visceral personaje en la trágica La ofrenda, de Ventura Durall.

En cuanto a los Gaudí a las mejores interpretaciones masculinas, los dos ganadores son debutantes: Mario Casas se ha llevado el Gaudí a mejor actor protagonista por su descenso a los infiernos urbanos de No matarás, de David Victori, después de haber sido nominado por El fotógrafo de Mauthausen hace dos años; y Alberto San Juan ha ganado el Gaudí a mejor actor secundario por Sentimental, de Cesc Gay, después de perder en una edición anterior por Mientras duermes.

Los Gaudí han consagrado asimismo la carrera de Carlos Marques-Marcet, ganador del Gaudí a la mejor película de televisión por La mort de Guillem, con el que sigue aumentando la colección de estatuillas.

Uno de los momentos más emotivos de la gala ha llegado con el Gaudí de Honor, que ha recogido Carme Elías de manos de Vicky Peña, su compañera en la función Què va passar amb Bette Davis i Joan Crawford?

En la platea, además de los artistas estaban el vicepresidente del Govern en funciones, Pere Aragonès; la presidenta del Parlament, Laura Borràs; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; la consellera de Cultura, Àngels Ponsa, y la Directora General de Instituto de Cinematografía y Artes Visuales del Ministerio de Cultura, Beatriz Navas, todos con la mascarilla negra facilitada por la Academia.