The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Estados Unidos

Led Zeppelin gana un juicio sobre el supuesto plagio de 'Stairway to Heaven'

EFE
Foto: AP | AP

Un tribunal estadounidense ha considerado que la banda Led Zeppelin no plagió su mítica composición Stairway to Heaven del tema Taurus, escrito tres años antes por la banda Spirit, algo que ya sentenció un tribunal diferente en 2016, tras varios años de polémica.

En la nueva decisión, dictada por un tribunal de San Francisco, un jurado ha decidido, con nueve votos a favor y dos en contra, que el pasaje inicial de la canción de Led Zeppelin, a pesar de su similitud, no es un plagio directo de la canción de Spirit. La decisión es la misma que en 2016 tomó otro jurado en un tribunal de Los Ángeles, aunque en esa ocasión fue de forma unánime.

El nuevo tribunal de apelaciones ha dicho que el juez de primera instancia hizo bien al no permitir que el primer jurado escuchara la grabación sonora de la canción supuestamente plagiada y escrita tres años antes por el guitarrista Randy Wolfe, de la banda Spirit. La decisión alega que en el momento en que Wolfe tenía los derechos de autor de la partitura de Taurus, en 1967, la ley de derechos de autor abarcaba solo las partituras escritas y no las grabaciones musicales, así que en lugar de escuchar la grabación completa de la banda, los miembros del jurado escucharon una reconstrucción parcial tocada por un guitarrista y basada en la partitura.

Los abogados de Led Zeppelin defendieron que los demandantes no habían logrado mostrar pruebas sobre la supuesta copia ilícita del tema y argumentaron, entre otros aspectos, que no han conseguido demostrar que Led Zeppelin escuchara Taurus antes de escribir su mítica canción.

Lo cierto es que Spirit y Led Zeppelin tocaron juntos en varias ocasiones a finales de los años 1960 y según los representantes legales de Spirit, el guitarrista Jimmy Page de Led Zeppelin pidió que les enseñaran los acordes iniciales de Taurus.

Pero aquella primera cita judicial se resolvió por decisión unánime de un jurado a favor de Led Zeppelin, que defendió en todo momento que el parecido entre ambas canciones se limitaba "a una escala cromática descendiente de tonos" muy popular en el mundo de la música, por lo que no podía ser susceptible de protección de derechos de autor.