The Objective
Publicidad
Gastronomía

Receta de arroz con leche casero: cómo conseguir que este postre quede cremoso

Para hacer este postre solo vas a necesitar de cinco ingredientes: arroz, leche, azúcar, limón y canela en rama (y si quieres, leche condensada y anís estrellado)

Receta de arroz con leche casero: cómo conseguir que este postre quede cremoso

El arroz con leche es uno de esos postres que con casi total seguridad evocan a la infancia. Particularmente, y seguro que a más de uno de los que lee estas líneas le ocurre igual, mi receta favorita de este dulce es la que preparaba mi abuela materna. Pero claro, nos pasa lo mismo con diversos platos, que el simple hecho de la nostalgia nos hace recordarlos como sublimes.

Dicho esto, está muy claro la receta que hoy traemos a THE OBJECTIVE, un clásico que se sitúa en el podio de los postres (pugnando con la natilla y el flan). Aunque preparar arroz con leche a priori parece sencillo, podemos encontrar bastantes recetas que varían en los ingredientes o en algunos pasos.

De esa forma, y debido a esas posibles variantes, vamos a dejar claro que en la receta que te vamos a explicar a continuación tiene en la cremosidad su punto más importante. Hay que alejarse de esos arroces con leche caldosos.

Incluso en la elaboración de hoy vamos a innovar con un ingrediente que no entra dentro de la receta que se puede denominar como tradicional. Pero no te asustes, tampoco es nada extraño: estamos hablando del anís estrellado. Aportará un leve aroma que quedará genial con nuestro arroz con leche.

Qué arroz usar para hacer arroz con leche

A pesar de esa sencillez, tenemos que tener en cuenta que obtener un buen o mal resultado final puede depender, a parte de prepararlo bien, de la elección del arroz. Tenemos que ser consciente de que para esta receta no nos vale cualquier arroz. Lo que necesitamos es que sea un tipo de grano que absorba el sabor de la leche en el que se va a cocer y que suelte un poco de almidón para lograr esa cremosidad que buscamos. Por todo ello, nuestra elección va a ser un arroz de grano redondo.

Eso sí, a pesar de utilizar un arroz de grano redondo, tenemos que lavar un poco los granos antes de su cocción. Lo hacemos para eliminarle una parte de ese almidón, ya que si no, luego cuando nuestro postre se enfríe, el arroz se va a endurecer.

Ingredientes

  • 60 gramos de arroz de grano redondo
  • 1 litro de leche entera
  • Dos ramas de canela
  • Anís estrellado (opcional)
  • La piel de un limón
  • Una cucharada de mantequilla
  • 100 gramos de azúcar (opcional: una cucharada de leche condensada)
  • Canela en polvo

Cómo preparar arroz con leche paso a paso

  1. Iniciamos esta receta preparando una infusión con la leche, la piel del limón, la canela y, si lo hemos decidido, el anís estrellado. Ponemos una olla en el fuego fuerte, añadimos esos tres ingredientes y bajamos la intensidad a medio-bajo. El recipiente tiene que tener el tamaño suficiente como para que luego podamos añadir el arroz y remover sin problema. No queremos que la leche llegue a hervir, simplemente queremos que adquiera temperatura para que el líquido absorba lo máximo posible el sabor de la piel del limón y de la canela.
  2. Pasados unos 15 minutos es el momento de añadir la mantequilla, el azúcar, la leche condensada (si quieres echársela) y el arroz. Tal y como te hemos contado antes, lo tenemos que lavar ligeramente, pero tampoco es necesario quitarle todo el almidón. Este paso es fundamental, ya que de hacerlo bien es necesario para conseguir un arroz con leche cremoso. Y es sencillo, pero necesita atención y mucho mimo: con el fuego a la mitad de la potencia vamos a remover constantemente durante una media hora. Moviendo conseguimos que suelte ese poco de almidón que queremos y que además ni se pegue ni se queme a la base de la olla.
  3. Pasada esa media hora es el momento de retirar la piel del limón y las dos ramas de canela (ya han proporcionado el sabor que queríamos). Además, ahora es cuando vamos a comprobar como la leche empieza a espesar, pero no dejes de remover. La idea es que esté a fuego medio-bajo durante unos 10-15 minutos más. Aquí ya depende del gusto personal, pero con ese tiempo debería ser suficiente para lograr el arroz con leche cremoso.
  4. Pasado ese tiempo es momento de servirlo en recipientes que sean de una ración. Dejamos templar durante una media hora y luego lo introducimos en el frigorífico durante unas horas (mejor si lo tapas con papel transparente). Eso sí, el punto final lo tenemos que realizar justo antes de comerlo, y no es más que espolvorear un poco de canela en polvo al gusto.
Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D