Lo bueno del día: Las emisiones de CO2 de la India caen por primera vez en 40 años

Energía y medioambiente

Lo bueno del día: Las emisiones de CO2 de la India caen por primera vez en 40 años
Foto: Rajesh Kumar Singh

Las emisiones de CO2 de la India han caído por primera vez en cuatro décadas, y no solo como resultado del bloqueo del país por coronavirus . La caída en el uso de electricidad y el aumento de las energías renovables habían debilitado la demanda de combustibles fósiles incluso antes del impacto del coronavirus, según un análisis de Carbon Brief. Sin embargo, fue el cierre repentino a nivel nacional en marzo lo que finalmente hizo retroceder la tendencia de crecimiento de las emisiones.

El estudio ha avanzado que las emisiones indias de dióxido de carbono cayeron un 15% en marzo, y es probable que hayan caído un 30% en abril. Prácticamente toda la caída en la demanda de energía ha sido soportada por generadores a carbón, lo que explica por qué las reducciones de emisiones han sido tan dramáticas.

Además, revela que en el año fiscal que finalizó en marzo de 2020, las entregas de carbón disminuyeron alrededor de un 2%, una reducción pequeña pero significativa cuando se compara con la tendencia: un aumento en la generación de energía térmica del 7,5% anual durante la década anterior. El consumo de petróleo indio muestra una reducción similar en el crecimiento de la demanda.

Mientras tanto, el suministro de energía de las energías renovables ha aumentado durante el año y se ha mantenido desde que se produjo la pandemia.

Esta capacidad de recuperación que muestra el sector de las energías renovables ante la reducción repentina de la demanda causada por el coronavirus no se limita a India. Según las cifras publicadas por la Agencia Internacional de Energía (AIE) a fines de abril, el uso mundial de carbón disminuyó un 8% en el primer trimestre del año. Por el contrario, la energía eólica y solar solo han experimentado un ligero aumento de la demanda internacional.

Una razón clave por la que el carbón se ha llevado la peor parte de la caída de la demanda de electricidad es que cuesta más operarlo día a día. Una vez que se haya instalado un panel solar o una turbina eólica, los costes operativos son muy bajos y, por lo tanto, tienden a tener prioridad en las redes eléctricas.